El ántrax, también conocido como carbunco bacteriano, afecta especialmente al ganado y otros vertebrados herbívoros menores, aunque tiene la capacidad de atacar a todos los animales de sangre caliente, razón por la que los seres humanos pueden contagiarse si entran en contacto con animales infectados. El ántrax está causado por la bacteriaBacillus anthracis”, un bacilo aeróbico esporulado. La palabra anthracis, que proviene del griego, significa carbón, debido al color negro de las lesiones cutáneas.

Las esporas del ántrax resisten los cambios del ambiente y soportan el calor, así como los diferentes desinfectantes químicos durante largos períodos de tiempo. Pueden persistir en la tierra durante años.

Contagio del ántrax

El ántrax es mucho más frecuente en regiones agrícolas de Sudamérica, Centroamérica, Asia, África, Oriente Medio y algunas partes de Europa. Por lo general, el contagio del ántrax se produce debido a la exposición a los animales infectados. El contagio puede suceder de tres formas: cutánea (entrando en contacto con animales infectados), por inhalación (respirar las esporas) o gastrointestinal (ingerir carne contaminada). Las esporas del Bacillus anthacis sobreviven en la tierra durante muchos años, por lo que las zonas afectadas resultan especialmente peligrosas. Cabe destacar, sin embargo, que el contagio de persona a persona es muy improbable.

Sintomatología del ántrax

Los síntomas del ántrax están relacionados con la forma de contagio, aunque en general suelen presentarse durante los primeros siete días.

El contagio más frecuente es el cutáneo, con cerca del 95%, que se produce cuando la bacteria entra en contacto con alguna herida al tocar animales infectados. En la piel aparece una protuberancia que se asemeja a la picadura de un insecto que, poco después, pasa a convertirse en una bolsa llena de líquido para, posteriormente, transformarse en una úlcera indolora de 1 a 3 cm que se caracteriza por un área negra en el centro, a partir de la cual la infección puede propagarse provocando una septicemia. Pocas veces hay un desenlace fatal si se recibe la terapia antimicrobiana adecuada. Si no es así la mortalidad se cifra en el 20% de los casos.

En los casos de contagio por las vías respiratorias, evoluciona del siguiente modo: durante el primer día no hay síntomas, en los cinco días siguientes se presenta tos seca y una sintomatología semejante a la de la gripe común. A partir de ahí aparece una mejoría mientras evoluciona a forma bacteriológica. Al octavo día aparece dificultad respiratoria acompañada de cianosis y una sudoración abundante debido al aumento de la toxina. Al día siguiente hay un agotamiento del oxígeno y se produce la muerte celular. Aparece el fallo cardíaco y respiratorio.

Si la infección se produce a través del tracto digestivo, los síntomas experimentados son la fiebre, náuseas, dolores abdominales, vómitos sanguinolentos y diarrea severa. La tasa de mortalidad fluctúa entre el 25% y el 60%.

Tratamiento y vacuna contra el ántrax

En la actualidad existe una vacuna eficaz en un 93% para ser empleada con los seres humanos. Dicha vacuna está fabricada y distribuida por BioPort Corporation.

También existen vacunas específicas para animales. Estas no deben usarse con los seres humanos.

Se recomienda la vacunación en los siguientes casos:

  • Personas que trabajan en laboratorios y están expuestas a la bacteria.
  • Personas que trabajan con pieles de animales que proceden de zonas en las que pueda haber ántrax.
  • Personas que viven en áreas donde hay alta incidencia de ántrax.
  • Militares destinados en zonas de alto riesgo.
  • En caso de mujeres embarazadas solo se recomienda la vacunación si es imprescindible.

Medicamentos para el antrax

El tratamiento se lleva a cabo mediante antibióticos específicos. El que se considera más efectivo es la ciprofloxacina. La dosis adecuada es de 500 mg cada 12 horas. El tiempo que debe utilizarse varía en función de cómo evolucione la enfermedad, pudiendo variar entre 20 días y dos meses. También la penicilina y la doxiciclina se utilizan para tratar el antrax.

Podéis seguir mis artículos en Twitter.