Un estudio científico salido a la luz en el Diario Británico de la Diabetes y la Enfermedad Vascular y difundido el 26 de abril pasado, sugiere que las dietas de ayuno pueden ayudar al tratamiento o prevención de las personas con diabetes y enfermedades cardiovasculares, junto con los beneficios ya reconocidos en la pérdida de peso.

Pese a que el ayuno intermitente está de moda, la evidencia científica de cómo estos regímenes puedan afectar a la salud humana no resulta toavía contundente en todos los casos.

Dietas de ayuno intermitente en obesidad e hipertensión

Esl estudio fue realizado por un equipo dirigido por el Dr. James Brown de la Universidad de Aston, en Birmingham, Inglaterra, el que evaluó las ventajas y limitaciones en el tratamiento de la obesidad y la diabetes tipo 2 mediante dietas de ayuno.

El formato básico del ayuno intermitente consiste en comer en días alternos, un día "normalmente" y al otro día restringido en calorías. Esto se puede hacer en días alternativos, o que dos días a la semana son clasificados como "día de ayuno". Este tipo de ayuno intermitente ha demostrado en estudios previos, ser tan eficaz o más eficaz que estar midiendo las calorías diarias para perder peso. La evidencia de los ensayos clínicos muestran que el ayuno puede limitar la inflamación del tejido celular, mejorar los niveles de azúcares y grasas en la circulación y reducir la presión arterial.

El organismo en estado de ayuno cambia su forma de seleccionar las calorías que quema, mejora el metabolismo y reduce el estrés oxidativo.

Tratamiento contra la obesidad y ayuno intermitente

En el caso del Reino Undio, solo el fármaco orlistat está disponible para las personas con obesidad y la cirugía gástrica es una alternativa relativamente rara y cara.

En cambio los cambios en la dieta siguen siendo el tratamiento más común usado para las personas obesas. El ayuno es conocido como un coadyuvante en estos tratamientos de sobrepeso pero hasta ahora se basaban en situaciones de "morir de hambre" en forma intermitente. Actualmente los regímenes de ayuno intermitente son más fáciles de mantener y son más reconocidos para ayudar a eliminar el exceso de peso.

Los científicos han sabido desde 1940 que el ayuno intermitente ayuda a perder peso y puede reducir la incidencia de la diabetes en animales de laboratorio. Estudios recientes han confirmado que la restricción de la ingesta de calorías podría revertir la diabetes tipo 2 en algunas personas. Los investigadores midieron la función mejorada del páncreas y la disminución de depósitos de grasa asociada con la resistencia a la insulina que se manifestaron en personas que estaban en ayunas.

El ayuno intermitente y los beneficios cardiovasculares

En modelos animales los científicos han demostrado que el ayuno intermitente tiene algunos beneficios cardiovasculares similares a hacer ejercicio, tales como la mejora de la presión arterial y la frecuencia cardíaca y la reducción del colesterol. El ayuno también parece ayudar a las personas con enfermedad cardíaca isquémica. El ayuno puede incluso proteger el corazón aumentando los niveles de adiponectina, una proteína que tiene varias funciones importantes en el metabolismo de carbohidratos y lípidos y en la biología vascular.

El principal responsable del estudio, James Brown, dijo: "El ayuno intermitente puede hacer que se alcancen la mayor parte de los beneficios observados con la cirugía bariátrica, pero sin los costos y sin los riesgos asociados con la cirugía". Sin embargo destacó que: "Si el ayuno intermitente se puede utilizar como una herramienta para prevenir la diabetes en los individuos de alto riesgo o para prevenir la progresión en los recientemente diagnosticados casos de diabetes tipo 2, sigue siendo una alternativa tentadora, pero que se encuentran actualmente en proyectos para los ensayos clínicos a fin de evaluar la eficacia de esta forma de intervención del estilo de vida en diferentes grupos de pacientes".

Ayuno intermitente y enfermedad de Alzheimer

Por otra parte, el ayuno intermitente es una dieta cada vez más popular, sobre todo desde que llegó a los titulares en el período previo a la Navidad 2012 después de la publicación de un libro sobre el tema: "La dieta de los días alternos" del Dr. James Johnson. Se afirma que además de la pérdida de peso, la dieta de ayuno intermitente puede ayudar en una vida más larga y en la prevención enfermedades neurodegenerativas, como la demencia y la enfermedad de Alzheimer.

Fuente: Sciendaily y SAGE.