El unir la música y las especies en riesgo de extinción ha dado como fruto un innovador trabajo de Antonio Tarragó Ros, músico y compositor argentino autor de Naturaleza, una obra musical que consta de dos volúmenes de excelencia lírica y musicalidad.

Pero también las especies con mejores posibilidades de conservación que aquellas en peligro han sido y son musas inspiradoras, poniéndole alas a los sentimientos humanos.

Músicos populares

Tal como lo expresa con certeza Andrés Calamaro, músico popular argentino en su tema Carnaval de Brasil, “...las musas no son mujeres ausentes, no son cuchillos en los dientes...”, ya que ellas permiten dibujar, a través del simple perfil de un ave, las ansias y deseos humanos.

Jorge Cafrune, otro músico y compositor folclórico argentino, escribió en colaboración con Nicolás Bustillo Pato Sirirí. Una exquisita poesía, que delinea en el vuelo y silbo característico del ave la soledad del poblador humilde del campo rioplatense. “Pato Sirirí, que de noche pasa. ¿Adónde te vas buscando amor?” Así comienza la canción, que más adelante prosigue: “ ...En el espinel pescador de estrellas, yo busco una de ellas, que alumbre mi vida Pato Sirirí”. Una hermosa forma de asociar la actitud del ave con la búsqueda frustrada del amor por el peón de campo.

La musa alada

El Pato Sirirí (Dendrocygna viduata) es un ave autóctona de la región pampeana que habita en esteros, bañados, lagunas y cuerpos de agua de llanura con abundante vegetación. Se alimenta de vegetales acuáticos y pequeños crustáceos e invertebrados. También se lo conoce popularmente como Pato Silbón y Pato Viuda.

De plumaje colorido, su cara, parte anterior y superior del cuello son blancas, contrastando con la parte posterior de la cabeza, cuello, vientre y un pequeño collar, que son de color negro. Se complementa el resto del cuerpo con una variada gama de marrones oscuros y rojizos y patas de color gris azulado, según la descripción del ave que realiza el proyecto Alas del Palmar.

Uno por tres

Existen tres variedades: el Sirirí colorado (Dendrocygna bicolor), el Sirirí vientre negro (Dendrocygna autumnales) y el Sirirí pampa (Dendrocygna viduata), diferenciándose entre ellos por la distribución de colores en el plumaje.

Anida en el suelo, en depresiones entre los pajonales costeros de los cuerpos de agua, agrupándose en bandadas y permaneciendo durante el día a orillas de las lagunas donde es habitual verlo caminando. Realiza la mayor parte de sus actividades en crepúsculo y la noche, y durante el vuelo emite un silbido característico, hecho que es destacado en la canción de Cafrune.

Los riesgos

Los riesgos que actualmente enfrenta son producto de la acción del hombre, como por ejemplo la caza indiscriminada tanto legal como furtiva, la contaminación por agroquímicos de su hábitat y la falta de una cultura arraigada de cuidado y respeto de la biodiversidad, ya que se le caza por diversión.