Existen diferentes clases de buceo, como el buceo técnico, el buceo practicado en cuevas llamado también espeleobuceo, el buceo practicado en lagos y ríos, llamado buceo de altura, o el buceo militar entre otros.

Sin embargo, un hecho constatado claramente desde tiempos remotos es la necesidad primitiva del hombre de sumergirse en el agua a pulmón para conseguir alimentos o riquezas. Es el origen del buceo propiamente dicho, también denominado buceo libre o apnea en tiempos más modernos, donde el hombre es capaz de aguantar la respiración durante un tiempo considerable para conseguir un objetivo.

Todas las disciplinas en mayor o menor medida tienen un punto en común, y es la poderosa unión entre el hombre y el agua para poder aprender y usar sus recursos de forma productiva en el increíble y bello mundo azul.

Algunos de los mejores sitios para bucear del mundo son México, el Mar Rojo o las Maldivas.

Buceo recreativo

En esta modalidad el buceador utiliza una botella de aire comprimido que lógicamente le permitirá respirar bastante tiempo debajo del agua a través de un regulador y dotarle así de mayor tiempo para poder observar el medio acuático.

Algunos elementos básicos del equipo de buceo recreativo son entre otros:

  • Chaleco estabilizador: Mediante un mecanismo de inflado y desinflado con latiguillo a la botella nos permite tener mayor o menor flotabilidad bajo el agua. Lo controlamos mediante dos botones en una especie de tráquea del chaleco.
  • Cinturón de lastre: Es una especie de cinturón dotado de pastillas de plomo que permitirán al buceador hundirse de forma progresiva hasta el fondo de la profundidad deseada, pero debe ser acorde al peso de cada persona.
  • Profundímetro y manómetro: Dos elementos imprescindibles a modo de consola que salen de uno de los latiguillos y que debe vigilar el buceador. Uno nos dirá en que límites de profundidad nos estamos moviendo, ya que todos no son aptos para el buceo recreativo, y el otro nos dirá cuánto aire nos queda antes de entrar en reserva.
  • Regulador principal y fuente de aire alternativa: Son las válvulas que adaptan la presión de la botella para que podamos respirar aire comprimido bajo el agua. Tendremos la principal y la secundaria para que pueda utilizar otro buceador en caso de emergencia al bucear siempre por seguridad en pareja. Los reguladores a grandes rasgos frenan la adaptan la enorme presión del aire de la botella para que los buceadores puedan respirarlo bajo demanda y de forma progresiva.
  • Ordenadores de buceo: Nos darán información más detallada, sobre todo la alarma para hacer paradas de seguridad de descompresión antes de subir a superficie o niveles de nitrógeno acumulados en nuestros tejidos.
  • Gafas, aletas, cuchillo, escarpines y neopreno: Todos ellos nos los darán en un curso profesional de buceo antes de realizar la formación en el agua, siendo también opcional el uso de guantes para no cortarnos con rocas y corales o si hace demasiado frío, dependiendo de dónde y en qué época vayamos a bucear.

Seguridad en el buceo

Se parte de la base de que el buceo recreativo es seguro siguiendo todo el reglamento y cumpliendo con los objetivos de seguridad más importantes, pero no obstante siempre hay un nivel de riesgo incontrolable que exige conocimientos técnicos, físicos y mucha templanza y seguridad en uno mismo ante cualquier imprevisto.

La regla más importante es nunca bucear solo, siempre se debe tener a un compañero como mínimo próximo por si por ejemplo nos quedamos sin aire y debemos usar su fuente de aire alternativa entre otros imprevistos.

Otra de las reglas de oro de seguridad del buceo recreativo es nunca aguantar la respiración ya que podemos tener graves consecuencias por enfermedad descompresiva. Siempre usaremos para respirar el regulador, y en caso de tos, trago de agua involuntario nunca soltarlo y toser a través de él, sobre todo si estamos a 20 metros de profundidad y antes queremos hacer una parada de seguridad de algunos minutos por descompresión.

Tendremos en cuenta siempre que a mayor profundidad mayor rapidez en el consumo de aire porque el volumen de aire desaparece más rápido, y por tanto menos tiempo podremos estar.

Y a mayor profundidad mayor nitrógeno que debe expulsar nuestro organismo para no tener efectos tóxicos.

Belleza del mundo submarino

El objetivo de cualquier buceador es no solamente aprender a bucear de forma más eficaz y profesional conforme aumente su número de inmersiones, sino sobre todo el poder explorar la gran riqueza y belleza de las profundidades y la vida acuática.

Desde los centros autorizados de buceo nos llevarán a sitios estratégicos donde podremos observar rayas, morenas, pulpos escondidos en cuevas de piedra, peces de diferentes formas y un sinfín de elementos más como bellos corales y cuevas entre otros.

Lo más importante es conservar este bello entorno como buceadores profesionales para proteger nuestro planeta y sus océanos, los cuales nos han dado todo antes de que existiera el hombre y tuviera contacto con el mágico mundo azul.