La avena de la familia de las Gramíneas, cuyo nombre científico es Avena sativa, L., es una planta anual de tallo tipo caña, sus hojas en forma de vainas son largas y planas, las flores se agrupan en espiguillas y el fruto es largo y puntiagudo.

Esta planta es medicinal por las muchas propiedades saludables que aporta a nuestro organismo. En la India a los adictos al opio suelen desintoxicarles con unas cuantas infusiones de avena, por eso se dice de ella que tiene la virtud de quitar los deseos de fumar.

Propiedades de la avena

El componente principal de la avena es el almidón, y también es rica en vitamina B1, B6 y E, y minerales como el potasio, el fósforo, el calcio, el magnesio, el hierro y el azufre. Las propiedades principales de esta planta medicinal son:

  • Energéticas, alimenticias, diuréticas, laxantes, refrescantes, emolientes, hipoglucémicas y tónicas.
Es excelente para la diabetes, ya que su aporte en fibra contribuye a mantener el azúcar de la sangre en niveles óptimos, y sus grasas insaturadas ayudan a reducir el colesterol.

Para trastornos gastrointestinales, su consumo es beneficioso en casos de gastritis. En afecciones del sistema nervioso debido a su contenido en avenina una sustancia de acción sedante, la avena está indicada en casos de nerviosismo, fatiga, insomnio y estrés. También es recomendable para la tos catarral, y el reuma.

Y aunque esta planta medicinal tiene un bajo contenido en gluten, no es aconsejable para las personas celiacas. Otras aplicaciones estarían en el alimento a los animales domésticos.

Beneficios de la avena, recetas con avena

Las partes utilizadas de esta planta medicinal con fines terapéuticos, están en sus semillas y en su paja.

La harina de la avena se obtiene del grano por diversos métodos de molición, y de esta harina se sacan diversos comestibles. En Escocia hacen de la harina una especie de harina que llaman “avenato” y la consumen como una sopa que alimenta muy bien y se la dan a los enfermos.

Cociendo el grano molido sin vaina, sus beneficios saludables son superiores a los de su propia harina, y es un alimento reconstituyente, muy aconsejable por sus sales minerales, para niños, ancianos y convalecientes, También es bueno para los cólicos nefríticos.

Las tisanas hechas con los granos de esta planta medicinal son diuréticas, laxantes y tonificantes, asimismo son eficaces en las afecciones renales y de gran poder nutritivo para lactantes. Para preparar estas tisanas es suficiente con cocer durante media hora en un litro de agua hirviendo unos 30 gramos de grano de avena.

Una infusión de avena tostada y triturada, se toma para aliviar los costipados.

Cremas con avena, galletas de avena: los beneficios de la avena en la cosmética y alimentación

Las cremas elaboradas con avena están muy indicadas en la dermatitis atópica del adulto y para la delicada piel del bebe.

Se comercializan cremas y jabones tanto para adultos como para niños, además de geles, leches limpiadoras, lociones, cremas hidratantes, cremas de manos, etc..

En alimentación también se elaboran exquisitas galletas de avena, muy saludables desde el punto de vista dietético y nutricional, y muy recomendables para las personas diabéticas, siempre que en sus ingredientes no lleve incorporado azúcar. Si las galletas de avena son de elaboración casera, se pueden endulzar con fructosa, para que sean aptas para diabéticos.

Cultivo de la avena

Dependiendo del clima, esta planta se siembra en una u otra época del año, así en las zonas frías se siembra a comienzos de primavera por el mes de marzo, sin embargo, en las zonas templadas se realiza a principios de otoño.

El cultivo de la avena requiere terrenos previamente bien abonados y estercolados, y florece de finales de primavera a principios del verano.

La recolección se lleva a cabo en los meses del estío y más tarde se separa el grano de la paja. Por el contrario si se quiere hacer heno se recolecta cuando el grano todavía no esta maduro del todo.

Origen e historia de la avena

Dioscórides ya hablaba de las propiedades de esta planta en sus tratados medicinales, sirviendo para emplastos para la tos.

El valor alimenticio de la avena, como sémola, se conoce desde la antigüedad. Importada de Oriente fue empleada durante largo tiempo, únicamente, como alimento para los ganados. Pero debido a nuevos descubrimientos, se van reconociendo sus propiedades medicinales, siendo necesaria en el crecimiento de los niños y útil para los diabéticos por las virtudes hipoglucémicas.

Paracelso decía que para curar la sarna había que echarse sobre un campo de avena, frotándose la piel con los tallos mojados con agua.

Si le ha gustado este artículo, puede utilizar los botones de Tweet, G+1 o Facebook para compartir con sus amigos en redes sociales.