A finales de los años noventa Renfe adquiere los trenes de la serie 594, más conocidos como “TRD”, poco después los trenes de la serie 598, ambos para servicios “Regionales” para servicios con distancias de 250/ 400 kilómetros aproximadamente.

El nexo común de estos trenes es su bajo consumo y su relativo bajo coste de mantenimiento, así podían sustituir a los viejos automotores 592 y 593, que acusaban muchas averías, además estos trenes fueron diseñados para otros servicios mientras que los 594 y 598 fueron diseñados específicamente para estos servicios de viajeros de media distancia.

Estos nuevos trenes eran insuficientes, además en algunos corredores como La Coruña – Vigo y Madrid – Salamanca tuvieron una subida espectacular en el número de viajeros desde 1998 hasta 2008, por ello Renfe tuvo que pedir a la industria nuevos trenes.

Automotor diésel de gran calidad CAF

Aunque los automotores 594 y 598 tenían sus ventajas, también tenían sus inconvenientes, los 594 sufrieron muchas averías y estos modelos no dejaban de ser un comienzo hacia un tren de mejor calidad.

Los 599 de CAF son unos trenes donde su fabricante aprendió de sus propios fallos, ha conseguido un tren que además de poder circular a 160 km/h dispone de una parte eléctrica muy mejorada, un frontal aerodinámico muy similar a la serie 598.

Está formado por tres coches, dos motores con cabina de conducción y un coche intermedio de suelo bajo que además dispone de una plataforma con máquina de bebidas y aperitivos, este coche es ideal para personas de movilidad reducida, cochecitos para niños y equipajes pesados.

Estos trenes no disponen de bogies preparados para la basculación en curvas como algunas unidades de sus predecesores, pero sí de una preinstalación para en un futuro poner bogies nuevos de tipo “Brava”, aptos para dos anchos de vía diferentes y así alternar las líneas convencionales y las de alta velocidad.

Tren Renfe Media Distancia

El automotor diésel 599 cumple con todas las condiciones para estos servicios, buena velocidad punta, buena relación peso potencia (por lo tanto buena aceleración) y un gran confort para los viajeros, en las salas se dispone de asientos abatibles (todos de clase “Turista”), pantallas LCD de información, megafonía, enchufes en los asientos e iluminación individual y unos WC bastante prácticos.

Algunas de sus características son las siguientes:

  • Año de fabricación: 2008.
  • Unidades fabricadas: 50.
  • Peso: 157 t.
  • Velocidad máxima en servicio comercial: 160 km/h.
  • Potencia: 1528 Kw.
  • Motores: MAN 4x382 kW D2876 LUE 623.
  • Número de plazas: 187 (1 PMR).
  • Autonomía: 1.200 km.
  • Mando múltiple: tres trenes.

Estrategia de Renfe Media Distancia

Con las cincuenta nuevas unidades del automotor diesel 599, Renfe podrá retirar del servicio los trenes de la serie 596 y 592 que todavía circulan por la red ferroviaria española, y por ello el gasto en mantenimiento y consumo de combustible quedará reducido, además se prevé la remodelación de toda la serie 594, para un mejor uso y funcionamiento.

Los principales corredores de media distancia con más frecuencias y tráfico estarán dotados con estos trenes, más fiables y adaptados al viajero.

Servicios ferroviarios del automotor diésel 599

Los trenes 599 de Renfe empezaron sus servicios de manera regular en las líneas Salamanca – Madrid (en el depósito Charro tienen en parte su mantenimiento) y el corredor Atlántico La Coruña - Vigo.

Luego fueron ampliando su radio de acción a otras partes de España como Salamanca – Valladolid – Palencia, luego Salamanca – Zaragoza (haciendo muchos kilómetros para ser un servicio de media distancia) y sobre todo por la zona de Andalucía, servicios desde Sevilla hacia Málaga y Almería, además suelen verse por la Zona de Granada, Ronda y Algeciras.

Otros corredores con mucho potencial a tener en cuenta son el Valencia – Teruel – Zaragoza – Huesca (conocida esta línea tradicionalmente como el “Central de Aragón”) y también el tramo Valencia - Cartagena.

Renfe ha querido transformar los servicios de Media Distancia con automotores diésel nuevos, aprendiendo de antiguas experiencias y con un precio de billete muy competitivo respecto al autobús, una política comercial mucho mejor que la realizada con el AVE, pero que Renfe no le da todavía mucha importancia cuando el futuro del ferrocarril en España pasa por unos precios populares y pequeñas inversiones en infraestructuras en la red convencional, en lugar de multimillonarias inversiones que consiguen pocos viajeros, como el caso de la red de alta velocidad en Castilla – La Mancha que ha resultado un fracaso.