Hacia 1977 Renfe quería renovar el parque de automotores, los ferrobuses de la serie 591 necesitaban ser relevados y los TAF iban a ser dados de baja en 1980, al agotar su vida útil.

Después de probar en vías españolas un prototipo de automotor Fiat y analizar el buen comportamiento de un modelo de automotor diésel de la marca MAN en Alemania, Renfe decide adquirir 70 unidades de automotores MAN aparte de otras unidades del modelo Fiat.

Automotor diésel 592, mecánica alemana MAN y exterior español

Los trenes de la serie 592, son de transmisión hidráulica, casi toda la mecánica es de la empresa alemana MAN, el exterior es idéntico a la serie 593, por ello se les llamó igualmente “Camellos”, por las “jorobas” que forman los equipos de aire acondicionado.

La idea era sustituir a los trenes TAF en trayectos de larga distancia y a los Ferrobuses y ómnibus con material convencional en trayectos de media distancia, todo este material era muy viejo y con demasiadas averías, por ello se necesitaba una renovación urgente.

El tren está formado por dos coches motores y un coche intermedio. Inicialmente eran todos de clase única (segunda clase), pero algunos fueron adaptados para que tuvieran una sala de primera clase, recibiendo los asientos de primera de los TER y también un pequeño servicio de bar, obviamente estos trenes hicieron servicios de larga distancia.

Características del automotor diésel 592

  • Fabricantes: Ateinsa, Macosa y MAN.
  • Nº de unidades: 140 unidades (origen) y 67 (Tras las reformas).
  • Año de recepción: 1981 a 1984.
  • Distancia entre topes: 70.214 mm.
  • Anchura máxima: 2.860 mm.
  • Altura máxima: 3.965 mm.
  • Peso en vacío: 130,4 t.
  • Peso en servicio: 153 t.
  • Peso por eje: 10,91 t (Motor).
  • Velocidad máxima: 120 Km./h la serie 592.0 y 140 Km./h la serie 592.2.
  • Potencia: 169 kW Man BTXUE 3256, 230 kW Man D2866 LUE 601.
  • Capacidad combustible: 900 l (592.0) y 1200 l (592.2).
  • Número de motores: 4 motores-2 por cada coche motor MAN BTXUE 3256 y MAN D2866 LUE 601.
  • Transmisión: Voith modelo: L211r.
  • Sistemas de freno: 2, Neumático y Electro-Neumático con 2 frenos de disco en cada eje.
  • Sistemas de seguridad: ASFA, Hombre Muerto y sistema K-Micro.
  • Mando múltiple: 3 unidades.
  • Número de plazas: 228-592.0 Media Distancia, 200-592.2 y 592 Cercanías.

Servicios ferroviarios realizados

La serie 592 es uno de los automotores de Renfe más polivalentes, han realizado servicios de media distancia, de largo recorrido y también de cercanías, además han tenido reformas a lo largo del tiempo para adaptarse a diversos tipos de servicios, dando un resultado excelente.

El primer servicio comercial fue en marzo de 1982 entre Valencia y Gandía, sustituyendo a los ferrobuses que eran un símbolo por aquella zona.

Paulatinamente fueron ampliándose los servicios hasta Alcoy, Murcia, Alicante y Cartagena, por lo tanto la zona sureste de España fue su primera zona hegemónica.

Más adelante, nuevas unidades fueron asignadas al depósito de Zaragoza en 1983, para unir esta ciudad con Valladolid, Lérida, Huesca, Canfranc, Teruel, Balaguer, Cervera de Segarra y La Pobla del Segur. Además en caso de fallar el TER Barcelona – Salamanca, un 592 hacia el servicio.

En 1985 seis trenes pasaron de la base de Zaragoza a la de Granada, entonces desde la capital granadina se realizaron los servicios hasta Sevilla, Almería y Linares, itinerarios clásicos del ferrocarril español.

En larga distancia los servicios más habituales fueron el Madrid – Algeciras, Valencia – Irún / Bilbao, Bilbao – La Coruña, y Madrid – Valencia además del servicio Madrid – Ferrol.

A finales de los años ochenta, fueron dados de baja de forma masiva los ferrobuses y los coches de viajeros de la serie 5000, por lo tanto los ómnibus prácticamente desaparecieron. Por ello los 592 pasaron a realizar más servicios regionales.

Una unidad fue utilizada como prototipo para circular a 140 Km/h en un servicio “Intercity”, pero los resultados no fueron los esperados.

Más adelante, estos trenes fueron reformados para ampliar su vida útil, siendo usados en los años noventa para servicios regionales y de cercanías en la zona de Levante.

Sin duda alguna, los 592 demostraron ser superiores a sus hermanos los 593, además fueron trenes muy versátiles y fácilmente adaptables a cualquier tipo de servicio, llama la atención que Renfe no tuvo demasiada suerte con material rodante de transmisión hidráulica, pero en este caso fue un éxito, estos trenes han pasado a la historia como un material de calidad.