En el género australopiteco podemos diferenciar varias especies de homínidos: australopiteco, afarensis, australopiteco grácil o africano y australopiteco parántropo. Los australopitecos parántropos se diferencian a su vez en robusto, boisei y etíope. Los hallazgos efectuados en África del Sur se han realizado en el fondo de cuevas mezclándose los huesos de homínidos con los de otros animales, mientras que los restos encontrados en África Oriental han aparecido cerca de ríos y lagos en espacios al aire libre.

Australopiteco Afarensis

A este homínido pertenecen los restos más famosos de la prehistoria; Lucy, y las huellas de Laetoy. Lucy fue encontrada en 1974 en la región etíope de Afar. Es una hembra de 1,10 metros de altura, 25 kilos de peso y una capacidad craneal de300-400 centímetros cúbicos. Su antigüedad es sobre los 3,5 millones de años. En un primer momento genero dudas para clasificarla como australopiteco. Se pensó que pertenecía a una especia anterior a esta. Finalmente tras muchos estudios termino siendo el mejor ejemplo del australopiteco afarensis. Las huellas de Laetoy se produjeron hace 3,6 millones de años, tras una erupción volcánica. La ceniza cayó sobre el suelo y quedó reblandecida por la lluvia. Por esta superficie pasaron varios homínidos y otros animales más dejando la huella de su paso. Las huellas de animales bípedos eran de distinto tamaño por lo que se pensó que eran de homínidos de distinto sexo. Esta teoría se vio reforzada al descubrir un tercer tipo de huella bípeda superpuesta a las anteriores, que por su pequeño tamaño se identificó con las de un niño. Desgraciadamente estos dos restos tan importantes no aparecieron vinculados a ningún tipo de resto material, lo que nos hubiera facilitado muchísima información sobre esta especie.

Australopiteco Grácil o Africano

Las primeras informaciones sobre esta especie se dieron en 1924, al vincularla a los hallazgos efectuados en Taung. Se caracteriza por una estatura media de 1,35 metros, 20 kilos de peso, y una capacidad craneal de 400 centímetros cúbicos. Sus rasgos físicos están más cerca de los monos que del género homo, y se considera que todavía estaba muy vinculado a la vida arborícola. Su antigüedad se marca entre 2,7 y 2 millones de años. Los restos tampoco han aparecido vinculados a herramientas. Y aparecieron en grutas junto a huesos de otras especies animales. Una teoría defiende que eran cazadores y que sus armas eran de madera, de ahí el motivo por el que no se han conservado hasta nuestros días. Por el contrario otra teoría defiende que la ausencia de útiles no es debido a que fueran de madera, sino a que no eran cazadores sino cazados, al igual que el resto de animales encontrados.

Australopiteco Parántropo

Los distintos tipos de parántropo que conocemos es debido a diferencias regionales. El robusto aparece asociado al sur de África, el etíope al áfrica oriental y el boisei a Tanzania, entre los dos anteriores. El boisei se caracteriza por una potentísima mandíbula, lo que nos hace pensar que su dieta de vegetales y frutos secos provocaron esta fuerza en la mandíbula. También contaba con grandes cuencas oculares y amplias fosas nasales. Su altura era sobre1,5 metros y su capacidad craneal de 500 centímetros cúbicos. Se les data sobre 2,7 millones de años. En un primer momento se considero que fabricaban cantos tallados, pero al aparecer junto a estos restos de homo hábilis, se descartó esta posibilidad.

Otras especies

En los últimos años se ha producido el descubrimiento de nuevas especies de australopiteco. El australopiteco anamensis se encontró en Etiopía y es el más antiguo ya que se le data en 4 millones de años. El australopiteco Barelgazali se data entre 3,5 y 3 millones de años y al contrario que el resto de especies australopiteco no se encuentra en el sur o el oriente del continente africano, sino que se localiza en el centro, en el Chad. El australopiteco garhi es datado sobre 2,5 millones de años de antigüedad y lo más importante de esta especie es que sus restos han aparecido asociados a restos óseos de otras especies animales en los que se aprecia desgarros por el uso de útiles de piedra. Aunque estos cantos tallados no han aparecido este hecho le acerca al género homo.