La obsesión con el tamaño del pene, está llevando a muchos varones a pensar seriamente en entrar a un quirófano para aumentar el tamaño de su pene.

Tal es la obsesión que algunos llegan a desarrollar, que intentan cualquier barbaridad para alargarse el pene o aumentar su grosor hasta límites insospechados, creyendo que así su ego o autoestima crecerá al igual que su miembro viril.

En los próximos párrafos se intentará desvelar cómo ven estas personas su vida, y cómo les gustaría llegar a tener su miembro viril, las obsesiones o traumas, pasando por fáciles ejercicios naturales o pagando ingentes cantidades de dinero por pasar por quirófano y aumentar el tamaño y grosor de sus miembros viriles.

Obsesionados por el tamaño

Un símbolo de dominio, una fuente de placer, un juguete que usar en la intimidad, una tarjeta de presentación, son algunos de los pensamientos de ciertos hombres que dan a su pene, está claro que lo sobrevaloran sobre cualquier parte de su anatomía, dándole a éste una importancia casi, o por no decirlo, obsesiva.

Tal obsesión les lleva a no tener otra meta en su vida que la de hacer aumentar su pene a un tamaño mayor que el del vecino.

Muchos, por no nombrar a la mayoría, han pensado alguna vez en aumentar su tamaño del pene, creyendo que a las mujeres les impactará más y tendrán unas relaciones más satisfactorias, pero, ¿hemos tenido en cuenta que opinan las mujeres sobre el tamaño o grosor del pene?, ¿cual sería el pene perfecto para ellas?, a ver qué sacamos en claro con la opinión de las mujeres respecto al tamaño perfecto o forma perfecta del miembro viril.

Las féminas opinan sobre el mito del pene

Sin ir más lejos y tras consultar a varias mujeres de todos los estatus sociales, razas y credos, la mayoría de ellas sí que están de acuerdo en algo: grande o pequeño, lo que desean por parte de su pareja es habilidad y menos estética, el tamaño importa, pero muchas no se refieren a la longitud del pene, prefieren el diámetro, pero eso sí, prefieren a un amante que sepa llevarlas a un estado de iluminación, que sepa las teclas que debe de tocar para que ellas disfruten del momento.

La habilidad en el coito supera al tamaño del pene por mayoría absoluta, sabiendo todo esto es hora de empezar a estudiar la anatomía de la mujer y escuchar su opinión, pudiendo aprender a escucharlas o dialogar se podrá llegar a una intimad más emocionante y satisfactoria por ambas partes.

Mecanismos de agrandamiento o cirugía peneana

En la Red se pueden encontrar mil y una soluciones aparentes para el agrandamiento manual del pene, desde aparatos que estiran el miembro en posturas incómodas y en periodos largos de tiempo, bombas de aire, que sirven más que nada para aumentar el tamaño y grosor para el tiempo justo de la relación o coito, después todo vuelve a su estado inicial y vuelta a empezar.

Los que lo tienen más claro y poseen la materia prima y el dinero, acceden a la cirugía simple o más complicada: con una simple incisión se suelta el tendón, dando así una caída más larga a su pene, posteriormente hay que realizar unos ejercicios bastante duros de estimulación para que todo haga efecto y sea un agrandamiento de por vida. Después, aportando otro capital aún mayor, ya se puede iniciar el proceso de engrosamiento.

Posibilidades hay varias, resultados, para todos los gustos. No se puede pensar en aumentos de 5-8 centímetros en dos días, estos procesos conllevan largos meses de ejercicios y mantenimientos llegando a aumentar el pene en unos 2 milímetros al mes.