La revuelta en Siria hace que el régimen utilice toda su capacidad de represión. De ahí que la policía de Siria utilice la violencia contra aquellos que luchan contra la dictadura de Bashar al-Assad. Las torturas y los malos tratos se repiten en todos los centros de detención contra los opositores al régimen.

Muertos en las cárceles de Siria

El número de muertos de personas detenidas que han fallecido en las cárceles de Siria en los últimos meses ha aumentado terriblemente. Naturalmente no se trata de un hecho fortuito sino el producto de un proceso de maltrato y de torturas que se inicia en el mismo momento de la detención. Amnistía Internacional ha elaborado un informe sobre estos maltratos y torturas en las cárceles sirias, que son fruto de la represión generalizada que lleva a cabo de forma desesperada el régimen de Bashar al-Assad para evitar su caída. Así, mientras en los últimos años se registraban una media de cinco muertes al año en centros de detención, en los últimos cinco meses han muerto 88 personas bajo custodia en Siria.

Malos tratos y torturas

El número de torturados y asesinados muestra la brutal represión a la que son sometidos los defensores de la democracia, y los que intentan acabar con el régimen asesino de Bashar al-Assad. Entre las decenas de casos, destacan dos casos por su crueldad: Hamza Ali al-Khateeb, de 13 años, fue detenido por la policía siria. Al cabo de los días, su cuerpo fue entregado a la familia con contusiones por todo el cuerpo y el pene cortado. El Dr Saker Hallak fue detenido, y su cadáver apareció en la cuneta de una carretera.con fracturas en las costillas y los brazos y le habían arrancado los ojos y mutilado los genitales.

Denuncias de Amnistía Internacional

Esta represión debe entenderse dentro del contexto de las diferentes revueltas árabes (Egipto, Túnez, Libia...). Son muchas las muertes en Siria, víctimas del ejército y las fuerzas de seguridad. Amnistía Internacional denuncia esta violencia en los siguientes términos: "Amnistía Internacional ha elaborado una lista con los nombres de más de 1.800 personas muertas y los heridos y detenidos se cuentan por millares. Muchas de las personas detenidas se encuentran en régimen de incomunicación o en lugares desconocidos donde se exponen a sufrir tortura o a morir. Todo apunta a que esta represión forma parte de ataques generalizados y sistemáticos contra la población civil, lo que en algunos casos podría constituir crímenes contra la humanidad. "

Al mismo tiempo Amnistía Internacional ha iniciado una campaña internacional. La página web del Informe sobre Siria de Amnistía Internacional lo refleja: "(Amnistía Internacional) ha lanzado una ciberacción para que Brasil, Sudáfrica e India, tres de los seis miembros del Consejo de Seguridad que se han opuesto a medidas más duras, apoyen una respuesta firme del Consejo de Seguridad. La organización lleva recogidas más de 45.000 firmas pero se necesitan muchas más para que la presión internacional haga que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas actúe de una manera más adecuada a la situación."