Augmentine está compuesto por dos fármacos diferentes; la amoxicilina y el ácido clavulánico. El primero se encuadra dentro del grupo de las penicilinas y en ocasiones puede ocurrir que pierda su eficacia, es decir, se inactiva. El ácido clavulánico tiene la propiedad de evitar que ocurra tal cosa. Augmentine se utiliza en bebés, niños y adultos.

Augmentine puede administrarse acompañado de alimentos o no. En caso de presentarse molestias estomacales lo más indicado será tomarlo en las comidas.

Augmentine se presenta en comprimidos normales y de acción prolongada, en gotas, en polvo para solución inyectable o para perfusión o polvo para solución oral.

Indicaciones sobre el augmentine

Augmentine está indicado en el tratamiento de la neumonía comunitaria causada por Streptococcus pneumoniae resistente a la penicilina. Augmentine también es eficaz para infecciones del tacto superior como la sinusitis o la otitis media, infecciones del tracto respiratorio inferior como las bronquitis crónicas o la bronconeumonía, infecciones genitourinarias y abdominales como la cistitis, sepsis intraabdominal o sepsis pélvica e infecciones de la piel y los tejidos blandos como los abscesos dentales, celulitis o mordeduras de animales.

Contraindicaciones y efectos secundarios del augmentine

Augmentine es, en general, un medicamento bien tolerado. Los efectos secundarios, cuando aparecen, suelen ser leves y transitorios. Entre los más comunes se han observado problemas de tipo gastrointestinal y, más ocasionalmente, algunos efectos hepáticos.

Augmentine no debe administrarse en caso de alergia a las penicilinas. También está contraindicado en aquellos pacientes con mononucleosis infecciosa o con antecedentes de ictericia, así como insuficiente hepática asociada a este fármaco. El tratamiento con augmentine podría alterar los resultados de los análisis de glucosa en orina en el caso de los pacientes con diabetes.

Dosis en niños y adultos de augmentine

La dosis habitual que suele administrarse en adultos es de 500/125 mg. 3 veces al día o 875/125 mg. 2 o 3 veces diarias, dependiendo de la patología y de la severidad de la infección. Las mismas dosis son aplicables en el caso de niños con más de 40 kg. de peso.

En niños hasta 2 años se administrará augmentine en gotas a razón de 40 mg. por kg. de peso al día. Esta dosis se dividirá en 3 tomas diarias. En infecciones más graves se podrá duplicar la dosis.

En niños de 2 a 7 años se administrarán dosis en suspensión de 5 ml (125/31.25 mg) cada 8 horas.

En niños de 7 a 14 años la dosis administrada será de un sobre de 250/62.5 mg. cada 8 horas.

Todas estas dosis podrán incrementarse hasta 40 mg. por kg. de peso al día cuando se trate de infecciones graves o bien cuando las bacterias se muestren menos sensibles al medicamento.

La duración habitual del tratamiento oscila entre los 7 y 10 días.

Augmentine durante el embarazo y la lactancia

La experimentación animal en dosis elevadas, bien por vía oral o parenteral, no ha mostrado efectos adversos para el feto. Aunque se sabe que el medicamento puede atravesar la placenta, no existen datos insuficientes en cuanto a la utilización de augmentine en mujeres embarazadas. Como ocurre en estos casos, y salvo indicación contraria del especialista, es preferible evitar el tratamiento, sobre todo durante el primer trimestre.

En el caso de la lactancia ocurre otro tanto. Aunque augmentine se considera apto para lactancia hay indicios de que en algunos casos puedan aparecer diarrea o erupciones cutáneas en el lactante. A pesar de que no es muy probable, siempre que pueda evitarse, lo mejor es no tomar el medicamento, salvo prescripción facultativa.

Podéis seguir mis artículos en Twitter.