La atropina es un medicamento antiespasmódico que actúa reduciendo los espasmos producidos en el aparato digestivo, la uretra, las vías biliares el riñón y el útero. Asimismo reduce las secreciones que producen estas glándulas. La atropina se presenta en ampollas de 0.25 mg./ml., 0.50mg./ml. y 1 mg./ml.

Mecanismo de acción de la atropina

La atropina actúa por los receptores muscarínicos mediante un antagonista competitivo con la acetilcolina y otros antagonistas colinérgicos. Estos receptores se bloquean con dosis terapéuticas aunque no afecta a los receptores nicotínicos del ganglio autónomo ni a la placa neuromuscular.

Indicaciones y uso de la atropina

La atropina, como otros anticolinérgicos, posee distintos usos. No obstante, su utilización más habitual está relacionada con el periodo perioperatorio. Sus usos más frecuentes son la medicación preoperatoria, el tratamiento de reflejos en los que se produce bradicardia y, combinada con otros medicamentos anticolinérgicos, como prevención ante los efectos colinérgicos muscarínicos durante la reversión de los bloqueantes neuromusculares no despolarizantes.

Dosis de atropina

La administración de atropina como antimuscarínico será en dosis de 0.3 a 1.2 mg. cada 4 a 6 horas por vía intramuscular (IM), intravenosa (IV) o subcutánea (SC).

Para radiología intestinal se administrará dosis de 1 mg. por vía IM.

En el caso de la preanestesia se administrarán 3 dosis de 0.3 a 0.6 mg. de atropina. La primera 30 minutos antes por vía SC, después, 15 minutos antes, por vía IM y 5 minutos antes por vía IV.

Para la arritmia postinfarto un bolo IV de 0,5 mg. que se repetirá hasta alcanzar los 2 mg.

Para la bradicardia la dosis será de 0.5 mg. por vía IV cada 5 minutos hasta alcanzar los 2 mg.

Para la asístole se administrará una dosis de 1 mg. por vía IV que podrá repetirse a los 5 minutos si fuera necesario.

Para la preanestesia la dosis será de 0.01 mg. por kg. de peso hasta un máximo de 0.5 mg. que se podrá repetir a las 4 o 6 horas en caso de que fuera necesario.

Como anticolinérgico se administrarán dosis de 0.01 mg. por kg. cada 4 o 6 horas hasta un máximo de 0.4 mg.

Farmacocinética de la atropina

La acción de la atropina se inicia al cabo de uno o dos minutos. Su duración, por vía intravenosa, oscila alrededor de los 30 minutos, mientras que por vía intramuscular o subcutánea se prolonga entre 45 minutos y una hora.

Se metaboliza a través del hígado en un 50 a 75%, siendo excretado por vía renal.

La sobredosis puede provocar síndrome anticolinérgico central, con casos de alucinaciones, sedación e incluso coma, que deberá tratarse con fisostigmina en dosis de 1 a 2 mg. por vía IV.

Interacciones de la atropina

La atropina interfiere en la absorción de otros medicamentos. Sus efectos antisialogogos (reducen la secreción salivar) aumentan al combinarse con fármacos de acción anticolinérgica. Tal es el caso de los antidepresivos tricíclicos, antipsicóticos, antihistamínicos y drogas para tratar el mal de Parkinson.

La atropina durante el embarazo y la lactancia

Aunque los estudios experimentales con animales no han manifestado efectos adversos para el feto, no existen estudios bien controlados en mujeres embarazadas. Se sabe que la administración intravenosa de atropina atraviesa la placenta.

En cuanto a la lactancia también se sabe que se excreta en la leche materna y que puede inhibir la lactancia. Aunque la atropina se considera compatible con la lactancia, cabe señalar que los lactantes son más propensos a los efectos tóxicos de los anticolinérgicos, por lo que debería evitarse un uso prolongado de atropina.

Efectos secundarios y contraindicaciones de la atropina

La atropina puede provocar diversos efectos. A nivel oftalmológico puede relajar los músculos ciliares y el iris. Los afectados por glaucoma de ángulo estrecho no deben hacer uso de este fármaco.

La atropina puede acelerar el ritmo cardiaco, por lo que deberá utilizarse con precaución en aquellos pacientes con antecedentes de infarto agudo de miocardio.

Los efectos gastrointestinales se traducen en una disminución de la motilidad y de la secreción gastrointestinal, así como de la producción de saliva.

Puede provocar retención urinaria así como la relajación de la musculatura de uréteres y de la pelvis renal. Otros efectos incluyen midriasis, taquicardia o estreñimiento.

La atropina está contraindicada para todos aquellos pacientes con hipersensibilidad a este fármaco, los afectados por hiperplasia prostática, retención urinaria, estenosis pilórica o íleo paralítico.

Podéis seguir mis artículos en Twitter.