Las características del ser humano lo convierten en un ente dañino, que gusta del peligro y de desafiar lo prohibido.

El gusto y las emociones son cosas que suelen no respetar ciertos parámetros, como la amistad, el parentesco y la moral y es por eso que suelen surgir casos algo comprometedores, donde siempre habrá una o más víctimas.

Suele ser común que una persona sienta atracción por algún familiar de su pareja, como un primo o un tío o viceversa, lo cual no debe pasar de una simple atracción platónica y el pariente político elegido no debe tener tanta cercanía consanguínea.

Pero se han dado casos donde aquello se vuelve caótico y las cosas van más allá de lo que deberían, lo que trae como consecuencia problemas y mucho sufrimiento.

Casos

Cuando se habla de casos caóticos, quiere decir aquellos donde se rompen los parámetros de la moralidad, como por ejemplo una relación entre cuñados, entre suegro y nuera, entre yerno y suegra, entre madrastra e hijastro o entre padrastro e hijastra. En un poco de menor medida, pero no menos terrible, entre tíos y sobrinos políticos.

Todos estos casos denotan una carencia de moral y respeto hacia el familiar afectado, rompen los lazos más cercados y fuertes y traen mucho sufrimiento, peleas y distanciamientos entre los miembros de la familia.

También están aquellos casos donde los miembros de la familia son menos cercanos, como primos o tíos en segundo o tercer grado; pero lo que lo hace inmoral no es la cercanía consanguínea, sino la cercanía filial que hay, ya que si dos primos se quieren como hermanos, la traición dolerá igual como si la hubiera hecho un verdadero hermano de sangre.

Análisis desapasionado

La única barrera que se opone en las relaciones entre parientes políticos es la moral, impuesta por los mismos seres humanos; porque si se habla sin apasionamientos, un pariente político es un perfecto extraño, no existe vínculo sanguíneo y por lo tanto no existen obstáculos biológicos que impidan una relación entre estos.

Los sentimientos humanos, los valores como la empatía, la gratitud, entre otros hacen que las personas establezcan límites.

El punto de vista moral

No es una buena acción buscar a una persona que ya tenga pareja en primer lugar y que encima, aquella pareja sea una persona de la misma familia y es por eso que ante la sociedad está mal visto.

También es una carencia de empatía y una no aplicación al dicho "No hagas a otros lo que no te gustaría que te hagan a ti", ya que la persona afectada de seguro sufrirá mucho, la familia se separará en bandos, donde la manzana de la discordia serán aquellos que iniciaron la relación bajo estas condiciones.

También hay una cuestión que hace que la familia se desordene y haya paradojas consanguíneas, en el caso de que existan hijos. Por ejemplo si un hombre llega a tener hijos con su madrastra, aquellos niños serán hermanos de los hijos que su padre tuvo con aquella mujer, en lugar de que fueran los sobrinos.

Los hijos de la madrastra serán hermanos del que ahora es su nueva pareja y los hijos de estos serán los nietos de la pareja anterior, pero hermanos de sus hijos.

Estos desórdenes son casos que se dan, que hacen que las familias creen desunión y es típico de los seres humanos buscar lo prohibido, cuando personas del sexo opuesto están en todas partes y a la orden del día.