Elegir un modelo de la gama de Aston Martin, es una elección repleta de dificultades. Debido al nivel de calidad y deportividad de la marca inglesa, cualquiera de sus modelos se convierte en una opción a gusto del comprador.

Obviamente, no hay problemas si se busca una berlina, ya que ese hueco está cubierto por el Rapide. En el segmento más inferior de la marca tampoco hay rivalidades, porque el Cygnet es el único modelo que pertenece al segmento de los utilitarios (menos mal, por cierto). El problema se encuentra al buscar un modelo deportivo.

A elegir se encuentran el V8 Vantage y Vantage S, el V12 Vantage, el DB9, el DBS (todos ellos en versiones coupe y descapotable) y por encima de ellos el One-77. Todos ellos muy parecidos e igual de atractivos. Pues bien, a esta nutrida gama se ha acabado de sumar el Virage.

El Aston Martin Virage representa el escalón intermedio entre el entre el DB9 y el DBS

Con sus 490 caballos, el Virage se situa exactamente entre sus hermanos de gama, ya que el DB9 (modelo inferior) cuenta con 476 cv, y el DBS con 517. Todos ellos comparten un mismo motor, un V12, que también se encuentra en alguno de los otros modelos de la marca.

Con este motor, las prestaciones del Virage resultan mucho más que aceptables. Con sus 299 km/h de velocidad máxima y los 4,9 segundos necesarios para llegar a 100 km/h desde parado no se le puede considerar lento. Aunque teniendo en cuenta a sus rivales, la cosa cambia. Obviamente uno de sus principales rivales se encuentra en Ferrari, no en la carrocería del 458 Italia, sino en la del California.

Analizando las prestaciones de uno de sus principales contendientes, el Ferrari California, los resultados hablan por si mismos. El California, que acaba de ser renovado, cuenta con un V8 que le lleva hasta más de los 300 km/h y necesita menos de 4 segundos para llegar hasta los 100 km/h. Aunque el Virage resulte ligeramente más lento (debido al mayor peso), realmente no creo que a nadie le moleste estas diferencias de tiempo.

El Virage cuenta con un nivel de lujo típico de los modelos de Aston Martin

Si hay una cosa en común entre todos los integrantes de la gama de la marca británica, es el lujo y la atención por el detalle. Incluso el pequeño Cygnet (que es un Toyota iQ modificado) puede estar orgulloso de tener un interior de calidad muy superior a la media.

Debido a esto, era de esperar que el Virage no fuera menos. Y no lo ha sido. Con el mismo diseño que el DB9 y el DBS, el interior del Virage se diferencia por el empleo de las costuras en color naranja, pero en la abundancia de materiales como el cuero de primer nivel, las inserciones en aluminio... los tres modelos resultan idénticos.

El Aston Martin Virage tiene disponible un equipamiento totalmente completo

Como es habitual en Aston Martin, el Virage cuenta con todo lo necesario para satisfacer hasta a los inconformistas. Desde navegador, caja de cambios automática con levas tras el volante, numerosos airbags, ESP, sensores de aparcamiento hasta frenos cerámicos todo lo imaginable está disponible de serie en el Virage. De todas formas siempre quedarán las opciones, pero a un precio bastante inalcanzable.

Hablando del precio, no resulta sorprendente el hecho de que el Virage tenga un precio de venta ligeramente por encima de los 220.000 €. Teniendo en cuenta sus rivales, el Virage se presenta como una opción muy a tener en cuenta, como también lo son el DB9 y el DBS, en mi opinión sus dos mayores enemigos.