La realidad en torno a la sexualidad es que existe un número de personas que pese a ser normales no sienten apetencia sexual ni interés en mantener relaciones sexuales con otras personas, son los llamados asexuales.

Definición de asexualidad

La asexualidad consiste en la falta de atracción sexual hacia otras personas independientemente del sexo, lo que conlleva una falta de interés en tener relaciones sexuales con otros.

Las personas asexuales no piensan que tengan un problema, sino que se consideran completamente normales. La asexualidad no es ningún tipo de trastorno, ni sexual ni de ningún otro tipo, sino que es una cuestión del gusto de cada persona. Donde surge el problema, es cuando estas personas no aceptan que son asexuales o si pretenden convertirse en sexuales por la relación que tengan con otras personas.

Diferencias entre las personas asexuales

Las personas asexuales pueden diferenciarse entre sí tanto en su forma de entender el sexo como en sus relaciones con su pareja.

Los hay que solo se excitan sexualmente y desean masturbarse en soledad. Consideran que tanto el sexo como los orgasmos no deben practicarse con otra persona, ya que para ellos tienen el carácter de acto privado. La frecuencia con la que se masturban las personas asexuales puede ser igual o inferior a la de las personas sexuales. Hay personas que ni siquiera tienen interés por la masturbación.

Otro tipo de personas asexuales solo se excitan sexualmente cuando utilizan la fantasía para este menester (fantasías sexuales, pornografía), si bien no tienen interés en practicar dichas fantasías con otros. También hay personas sexuales que tienen fantasías de este tipo pero que tampoco las llevan a la práctica. Tanto uno como otros, solo se excitan sexualmente con la imaginación, pero la práctica de dichas fantasías en circunstancias reales no les resulta excitante. También existen personas asexuales que no sienten ningún tipo de excitación con la fantasía.

Distintas clases de asexualidad

Dentro del grupo de los asexuales, los hay que sienten atracción amorosa hacia otras personas. Pueden enamorarse y desear abrazar, acariciar a alguien en concreto, aunque en dicho acercamiento no habrá ningún tipo de componente sexual ni de relaciones sexuales, solo el gesto propio de abrazar, acariciar y estar cerca de la persona que quieren.

Hay casos en los que las personas asexuales no llegan al enamoramiento, sintiendo en su lugar una especie de amistad y de atracción especial por alguien, pero sin tener el menor interés en mantener relaciones sexuales o de pareja.

A quiénes no se considera como pesonas asexuales

A una persona no se la considera asexual cuando su falta de apetencia de relaciones sexuales se debe a algún tipo de enfermedad mental o física. La depresión es una enfermedad que puede suprimir la apetencia sexual mientras dura, pero dicha apetencia reaparece cuando la persona se recupera.

La persona asexual lo ha sido así toda la vida. Tampoco son consideradas personas asexuales, aquellas que en determinadas circunstancias pierden la apetencia sexual, bien por problemas de pareja o económicos.

Como consecuencia de la presión que ejerce la sociedad para que seamos personas sexuales, puede darse el caso de que determinadas personas asexuales piensen que sufren algún trastorno o que tienen algo malo. Debido a eso, cuando alguna persona asexual descubre que la asexualidad también existe y de que es su propio derecho el no sentir deseo de practicar relaciones sexuales, puede sentirse reconfortada, y más al saber que existen muchas personas como ella.

La asexualidad afecta más mujeres que a hombres

En 1983, se realizó un estudio por el cual se concluyó que la asexualidad afectaba al 10% de las mujeres y al 5% de los hombres.

Las personas asexuales son completamente normales, que no sufren ningún tipo de patología, y que es su derecho el no querer participar en ningún tipo de relación sexual, ya que este hecho no constituye ningún tipo de anormalidad.