Los artrópodos son invertebrados dotados de un exoesqueleto formado por distintas capas; una capa superficial llamada epicutícula, con una función impermeabilizante y una capa más gruesa denominada procutícula que, a su vez, se divide en exocutícula, más rígida, y endocutícula, más flexible.

Los artrópodos, evolutivamente hablando, pueden considerarse una de las especies más exitosas, ya que constituyen más de 80% de todas las especies animales. Los artrópodos incluyen a los insectos, las arañas, los crustáceos y los miriápodos.

Los arácnidos

El grupo de los arácnidos incluye unas 100.000 especies y está constituido por las arañas, los escorpiones, los ácaros y los opiliones. Fueron los primeros artrópodos en colonizar el medio terrestre y los primeros fósiles datan de hace unos 500 millones de años. Se trata de artrópodos quelicerados con respiración aérea que carecen de antenas, mandíbulas, alas y ojos compuestos. Muchos ejemplares poseen glándulas con las que fabrican telas o glándulas secretoras de veneno con las que paralizan a sus presas. Son carnívoros y su alimentación suele estar compuesta, básicamente, de insectos. Son artrópodos de desarrollo directo; o sea, pasan por sucesivas mudas, aunque no experimentan metamorfosis. La reproducción se lleva a cabo cuando el macho introduce un espermatóforo en las vías sexuales de la hembra. Para ello utiliza un ritual de acercamiento en el que suele ofrecer un regalo (una presa) que, muchas veces, no impide que sea devorado por la hembra.

Los crustáceos

Los crustáceos comprenden unas 30.000 especies. Muchas especies presentan un exoesqueleto duro compuesto por una sustancia quitinosa, aunque la única característica común es la de contar con dos pares de antenas. Los crustáceos poseen mandíbula, respiración branquial, extremidades birramificadas y su medio natural es el acuático. Se reproducen sexualmente mediante fecundación interna y, habitualmente, presentan metamorfosis con larvas pelágicas. Algunas especies pueden subsistir a profundidades superiores a los 1.000 metros, vivir en la superficie del agua o incluso en el medio terrestre, como algunas especies de isópodos. Su sistema circulatorio es abierto y poseen un corazón dorsal. Pueden poseer ocelos, ojos compuestos o ambos al mismo tiempo. El gusto y el olfato está radicado en las antenas y las piezas bucales.

Los insectos

Los insectos son artrópodos cuya característica más destacable reside en su cuerpo, dividido claramente en tres partes; la cabeza, el tórax y el abdomen. Otra particularidad de los insectos es que son los únicos invertebrados que poseen alas y los únicos animales con 6 patas. También son los más numerosos, con unas 800.000 especies, y los que se han adaptados a todos los medios posibles, con excepción del mar.

Poseen exoesqueleto (esqueleto externo) formado por tres capas; la cutícula, la epidermis y la membrana basal. El movimiento es posible gracias a unas articulaciones formadas por finas membranas. La cabeza está formada de varios segmentos fusionados. Los ojos pueden ser simples o compuestos. Poseen antenas que pueden ser cortas o muy largas. Su aparato bucal puede cumplir diversas funciones; masticar, chupar, masticar y lamer o picar y chupar. El tórax también se divide en tres segmentos; prototórax, mesotórax y metatórax, con un par de patas en cada segmento. El abdomen consta de 11 segmentos, situándose los apéndices genitales en el octavo y el noveno. Su reproducción es sexual en la mayoría de casos, y también la mayoría son ovíparos. Tienen un aparato circulatorio abierto y su respiración es traqueal. El sistema nervioso en ventral y formado por ganglios.

Los miriápodos

Los miriápodos incluyen más de 10.000 especies y comparten con los insectos la presencia de antenas y mandíbulas, así como la respiración traqueal, pero a diferencia de estos solo presentan dos partes en su cuerpo; la cabeza y el tronco. Su apariencia se asemeja a un gusano, aunque se distingue claramente por la dureza de su estructura debido a las sales minerales. La cabeza posee ojos simples (aunque en ocasiones carecen de ellos) y mandíbula con función masticadora. El tronco presenta un número elevado de segmentos con un par de patas en cada uno como mínimo. Se distinguen cuatro clases, los paurópodos, los quilópodos, los sínfilos y los diplópodos. Su hábitat habitual son las zonas húmedas.

En el caso de los miriápodos la reproducción se lleva a cabo cuando el macho deposita un espermatóforo que la hembra recoge, en algunos casos con cópula directa, pudiendo ser la fecundación tanto externa como interna. Los miriápodos son ovíparos en su mayoría y su dieta es tanto herbívora como carnívora.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.