La artrosis es una enfermedad degenerativa de los cartílagos de las articulaciones, las cuales se degradan con el paso del tiempo.

La artritis es una inflamación de la articulación que puede ser causada por diversos factores y aparecer a cualquier edad.

Diferencias entre artritis y artrosis

En la artritis el dolor se puede sentir aun sin estar usando la articulación, puede suceder de noche y en reposo. La rigidez se nota a la mañana, apenas uno se levanta y dura aproximadamente media hora.

En la artrosis, al contrario, el dolor aparece cuando se usa la articulación: por ejemplo la rodilla no duele en reposo, en cambio se siente al estar mucho tiempo de pie, esforzando el punto crítico.

Los cuidados de ambas enfermedades son también diferentes. La artrosis debe ser prevenida, sobre todo si hay alguna malformación como la displasia congénita de cadera. El dolor se controla con analgésicos y cuidando de no cargar excesivamente las articulaciones.

La artritis se cura solo en el momento en que aparece y es tratada con antiinflamatorios.

Artritis reumatoidea

Es una enfermedad inflamatoria crónica de las articulaciones, que empeora progresivamente si no se interviene a tiempo. Este tipo de artritis provoca dolor e hinchazón en las manos, pies, dedos, rodillas, codos y cuello.

Una ecografía realizada a tiempo puede decidir la suspensión de los fármacos, si en seis meses ha presentado una continua remisión. Pasados los doce meses en remisión, se puede decir que la enfermedad ha desaparecido.

Artrosis

La artrosis no es solo una cuestión degenerativa, como se creía hasta hace poco tiempo, sino que existe también un componente inflamatorio.

Hay evidencias de la asociación que existe entre obesidad, artrosis y dolor. Las personas con sobrepeso son más propensas a sufrir artrosis por la sobrecarga de peso, especialmente en las rodillas.

Pero además interviene otro factor: la grasa acumulada en el organismo produce una serie de sustancias como leptina, resistina y adiponectina, que tienen diferentes funciones. La leptina es una hormona encargada de comunicarle al cerebro la cantidad de grasa presente en el organismo, actuando sobre la sensación de hambre. A través de su acción sobre el hipotálamo, la leptina interfiere en todo el sistema endócrino.

Recientemente se ha descubierto que la leptina tiene acción directa sobre el metabolismo de los cartílagos, favoreciendo la inflamación y convirtiéndose, por lo tanto, en una de las causas de la artrosis.

Nuevos fármacos para la artrosis

Para las personas que sufren artrosis las medicinas se transforman en una constante cotidiana que puede traer serias consecuencias colaterales. Algunos remedios dañan el estómago provocando sensaciones desagradables y dolorosas.

Hoy existen nuevos medicamentos para preservar el aparato digestivo, como por ejemplo el coxib; pero la terapia más novedosa se basa en el empleo de enzimas (enzimas de ananá, flavonoides y tripsina). Estudios recientes han demostrado que se puede llegar a abandonar casi por completo la antigua medicación.

Remedios naturales para la artrosis

Es importante desarrollar regularmente una actividad física como natación, bicicleta o gimnasia terapéutica.

Es aconsejable beber jugo de naranja porque posee carotenoides, los cuales son indicados para prevenir cualquier enfermedad articulatoria.

El consumo regular de pescado ayuda a los procesos inflamatorios. Los ácidos grasos omega 3 favorecen la formación de una sustancia antiinflamatoria que impide la creación de nuevos focos de inflamación.

Las modernas técnicas por imágenes como la ecografía, la tomografía y la resonancia magnética ayudan a un diagnóstico precoz y a un monitoreo continuo para conocer la evolución de las enfermedades.