El senado argentino tratará en su recinto, el próximo miércoles 14 de julio, el proyecto de ley de matrimonio homosexual para aceptarlo o rechazarlo. En realidad se trata de una ley que permite la modificación del artículo 172 del Código Civil, que dirá: “El matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos, con independencia de que los contrayentes sean del mismo o diferente sexo”.

El proyecto de ley ya cuenta con media sanción por parte de la Cámara de diputados, una de las dos ramas en que se divide el Congreso de la Nación Argentina. Pero el debate y votación de los senadores no tiene final previsible ya que la medida divide horizontalmente a todos los sectores del espectro político y social de la nación.

Legislación internacional

Son nueve los países que han incluido en sus legislaciones la posibilidad que parejas del mismo sexo puedan constituir legalmente un matrimonio civil. Ellos son Holanda (2001), Bélgica (2003), España y Canadá (2005), Sudáfrica (2006), Noruega y Suecia (2009) e Islandia y Portugal (2010).

Hay otros que han adoptado ciertas formas legales de protección a las uniones homosexuales, como por ejemplo Alemania, Australia, Austria, Dinamarca, Finlandia, Francia, Hungría, Israel, Reino Unido, Suiza, etc. Inclusive en seis estados de los Estados Unidos de América estas uniones cuentan con protección legal.

En Argentina a partir de diciembre del año 2009 la justicia autorizó el casamiento de 9 parejas, siendo la de Álex Freyre con José María Di Bello la primera en hacerlo en Latinoamérica.

Historia breve

Durante el presente año el proyecto ingresó a la cámara de diputados el 15 de abril siendo aprobado en comisión y en el recinto el 6 de mayo (media sanción) con 125 votos a favor, 109 en contra y 6 abstenciones, pasando a senadores. El día 19 un grupo de sacerdotes católicos se expresó públicamente a favor de la norma.

El 31 del mismo mes, se llevó a cabo una marcha frente al congreso en contra de la ley. En esa oportunidad, la diputada Cynthia Hotton expresó que “la mejor alternativa es un plebiscito”.

El 1 de junio, en la primera audiencia pública para escuchar opiniones de diversos sectores el productor teatral Pepe Cibrián, apoyando la iniciativa legal, lee un texto alusivo a García Lorca.

El 28 de junio, (Día del orgullo gay) se realizó frente al congreso un recital de rock en apoyo de la iniciativa con la presencia de músicos reconocidos: Fito Páez, Vicentico, Pedro Aznar, etc.

El día 6 de julio, la Comisión de Legislación General del Senado trató el tema pronunciándose en contra y fijó fecha de votación en el recinto para el día 14 de julio. Al iniciarse la sesión representantes del sector laico católico entregaron más de quinientas mil firmas de ciudadanos que se expresaban en contra de la ley.

El día 9 de julio, la presidenta Cristina Fernández defendió el derecho de las minorías al referirse al proyecto de matrimonio gay (como se ha dado en llamarlo en los medios) y tomó partido a favor. El obispo Bergoglio en una carta dirigida a sus sacerdotes se expresó sobre la ley diciendoque “es la pretensión destructiva del plan de Dios”, enfrentando abiertamente al gobierno.

A favor

Entre los que apoyan abiertamente la futura norma se cuentan Cristina Fernandez (actual presidenta), el diputado Néstor Kischner (ex presidente) quién dijo que “el país debe dejar definitivamente visiones discriminatorias y oscurantistas”, los gobernadores Scioli y Binner, el jefe del bloque oficialista Miguel Pichetto, el rabino Daniel Golman, dirigentes radicales como Gerardo Morales y Nito Artaza, la Federación Argentina de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, la Comunidad homosexual Argentina (CHA), entre otras asociaciones.

La oposición

Dentro de la oposición política se presenta como alternativa promover una ley que contemple la unión civil entre personas del mismo sexo. La pareja tendría ciertos derechos como el de herencia o posibilidad de adherir a una obra social, pero no daría lugar a la adopción o a la posibilidad de que uno de los dos pueda someterse a tratamientos de fertilización asistida.

La Iglesia Católica, fiel a sus principios doctrinarios, se ha expresado en contra del citado proyecto a través de sus máximos representantes. A las declaraciones de sus obispos se suma la marcha que el día martes 13, se llevará a cabo ante el congreso de la nación. Están comprometidas en esta movilización la iglesia católica, parte de la evangelista y la congregación islámica. La medida según sus organizadores está a favor del matrimonio heterosexual y su consigna es: “Los chicos tenemos derecho a una mamá y papá. Matrimonio entre varón y mujer”.

Más allá que se apruebe o no el proyecto, lo importante es que en la sociedad argentina se ha instalado el debate sobre la necesidad de reconocer los derechos a las minorías homosexuales, eliminando miedos y prejuicios ante lo diverso y lo distinto.