La Feria contará con la presencia de una decena de galerías rusas, en representación del programa Focus Rusia, el evento Solo Pojects: Focus Latinoamérica y Opening, dirigido a jóvenes galerías europeas, que aglutinará una selección de centros con menos de 8 años de antigüedad procedentes de diferentes puntos del continente con especial interés por los países emergentes.

El certamen es un referente del mercado de arte español y una de las citas más importantes del arte contemporáneo. Impulso de galerías de arte y coleccionistas, además de ser una herramienta fundamental para la difusión, promoción y gestión del arte en nuestro país, la feria ha tenido la capacidad de acercar el arte contemporáneo a todos los públicos.

Los 25.000 visitantes de la primera edición, en 1982, distan mucho de los 148.000 registrados en 2010, o los 182 periodistas acreditados en aquel año de inicio de actividad, de los 3.222 de la última convocatoria.

A lo largo de sus 30 años de existencia más de 4 millones de personas han visitado la feria, quienes han tenido la oportunidad de contemplar y adquirir alguna pieza de las miles que durante estos años se han expuesto.

Treinta años creando arte

Mientras ARCOmadrid ha ido creciendo hacia la profesionalización, la proyección exterior y la consolidación de los aspectos específicamente de mercado, España ha asistido a la formación de una importante infraestructura museística y expositiva, así como a la consolidación del coleccionismo y al desarrollo de todo un sistema que ha dado firmeza al mercado del arte.

En este sentido, es necesario valorar que durante estos 30 años de actividad, ARCOmadrid ha fomentado la creación de importantes colecciones, como la de la Fundación Coca Cola, el Musac o Bergé, entre otras muchas, al tiempo que ha sido difusor de las actividades de los museos, y ha significado una fundamental vía de entrada del arte internacional en nuestro país. La Feria ha servido además, como herramienta decisiva para la difusión de los artistas españoles en el extranjero.

Catalizador en todo este proceso, Arcomadrid ha facilitado los contactos, dinamizando el mercado y ha hecho posible el establecimiento de un diálogo internacional, haciendo especial hincapié en Latinoamérica y Europa, gracias a una destacada presencia de galerías y artistas iberoamericanos y europeos en sus programas.

Su apuesta por el arte emergente, con el objetivo de crear un patrimonio artístico, tiene sus máximas expresiones en la Colección de la Fundación ARCO, iniciada en 1987 y la Asociación Amigos de ARCO un proyecto que extiende su área de influencia a la investigación, la integración de las artes y la formación.