La mayoría de las picaduras de las arañas resultan inofensivas; a lo sumo una pequeña hinchazón, enrojecimiento o leves reacciones alérgicas. Sin embargo existen algunas especies como la viuda negra, la atrax, la tarántula o la reclusa parda que, en caso de picadura, con las que conviene tomar medidas urgentes y acudir al médico de inmediato.

Qué hacer y qué no hacer ante una picadura

Para tratar una picadura:

  • Lavar el área afectada con agua y jabón.
  • Aplicar hielo.
  • Tomar medicación para el dolor en caso necesario.
  • Antialérgicos en caso de necesidad.
  • Buscar tratamiento médico ante síntomas graves.
Lo que no debe hacerse:

  • Tomar bebidas alcohólicas o remedios caseros.
  • Aplicar torniquetes en brazos o piernas afectados.
  • Quemar la herida.
  • Aplicar desinfectantes.
  • Chupar la herida.
  • Aplicar suero antiarácnido en la herida o en su alrededor.

Reclusa parda o araña violinista

La reclusa parda es una araña de apenas dos centímetros con una marca en forma de violín en el dorso, de ahí su nombre de araña violinista. Su hábitat natural está en climas cálidos y secos y suele estar en lugares tranquilos como armarios, sótanos, etc. No es agresiva, pero si se siente amenazada atacará. El veneno de la reclusa parda suele causar daño localizado en los tejidos adyacentes a la picadura. En algunos casos el veneno alcanza el torrente sanguíneo con riesgo de insuficiencia renal grave.

Aunque los síntomas pueden variar dependiendo de cada persona, y teniendo en cuenta que pueden parecerse a otras situaciones o problemas médicos, los más comunes son:

  • Comezón, enrojecimiento y dolor en la zona de la picadura. Dichos síntomas suelen aparecer al cabo de varias horas o incluso días.
  • Alrededor de la picadura aparece una zona de color azul o violácea, envuelta por un anillo blanquecino y otro anillo exterior más grande de tono rojizo, con lo que se asemeja a una suerte de diana.
  • La úlcera o ampolla se vuelve negra.
  • Dolor de cabeza y dolores en general por todo el cuerpo.
  • Erupción de la piel.
  • Fiebre.
  • Náusea o vómito.

La viuda negra

La viuda negra es una pequeña araña de color negro brillante con una mancha en el abdomen parecida a un reloj de arena. Prefiere los climas cálidos y su picadura libera una toxina capaz de provocar importantes daños en el sistema nervioso, por lo que es imprescindible un tratamiento médico de emergencia.

Aunque los síntomas difieren en cada persona, los más habituales son:

  • Calambres y rigidez muscular.
  • Dolor, hinchazón y enrojecimiento en la zona de la picadura.
  • Dolor de cabeza.
  • Mareo.
  • Ansiedad.
  • Sudoración.
  • Hinchazón en los párpados.
  • Náusea o vómito.
  • Salivación y lagrimeo.
  • Debilidad, temblores o parálisis, fundamentalmente en las piernas.

Atrax robustus

La araña Atrax robustus está considerada como una de las más venenosas y se la puede encontrar en el este de Australia. Es de color entre azul y negro o marrón brillante. Su tamaño es de 5 centímetros para el macho, que son los causantes de la mayoría de picaduras, y 6 o 7 centímetros para la hembra.

El veneno de la Atrax robustus produce una activación repetida y espontánea de las neuronas del sistema motor autónomo. Como curiosidad decir que el veneno de esta araña es muy peligroso para humanos y primates pero prácticamente inofensivo para otros animales.

Los síntomas asociados son:

  • Hormigueo en la boca.
  • Contracciones involuntarias de los músculos faciales.
  • Náuseas y vómitos.
  • Salivación excesiva.
  • Sudoración.
  • Dificultades respiratorias.
En los casos más graves puede producirse un coma y fallecimiento a los tres días. Existe un antídoto desarrollado en Melbourne que, desde su aparición, ha evitado que se haya tenido que contabilizar ningún otro desenlace fatal.

Tarántula armadeira

La tarántula armadeira es originaria de Sudamérica, con un tamaño que oscila entre los 3 y 5 centímetros, aunque sus patas pueden alcanzar hasta los 17 centímetros. Son muy agresivas y su veneno es muy potente. Para muchos es la más venenosa del mundo. Su comportamiento nómada es una razón más para considerarla un peligro. Pueden encontrarse dentro de las casas, en los coches, cajas, en la ropa, etc.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Alteraciones cardíacas.
  • Dolor.
  • Vómitos.
  • Sudor.
  • Visión borrosa.

Sicarius o araña cangrejo

La araña cangrejo también pertenece a la categoría de las arañas más venenosas. Es de tamaño mediano y habita en los desiertos y zonas arenosas de África del sur, por lo que no es frecuente tropezarse con una de ellas. Además no suelen estar mucho al descubierto y no son agresivas, razones todas ellas por la que apenas se reportan casos de envenenamiento debido a su picadura. Cabe señalar que no existe antídoto para el veneno de esta araña.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.