En este mes de agosto ha sido programado el lanzamiento oficial del circuito “Caminando por el Apu Pariacaca”, el cual está incorporando al turismo rural comunitario los caminos ancestrales de las poblaciones peruanas alto andinas de la Reserva Paisajística Nor Yauyos-Cochas (RPNYC), creada mediante Decreto Supremo del 3 de junio de 2001 para proteger los ecosistemas en coexistencia con las actividades de las comunidades.

Este nuevo circuito será presentado los días 2 y 3 en el distrito de Conchayllo, ubicado en la provincia de Jauja, región Junín, entre los cerros Tranca, Andas y Antacocha, y en el distrito de Tanta, pequeño pueblo pintoresco andino ubicado en la cordillera occidental del centro del Perú en la provincia de Yauyos, perteneciente a Lima, la capital.

Posteriormente, los días 18 y 19 será presentado un nuevo circuito de caminos en el distrito de San Lorenzo de Quinti, perteneciente a la provincia de Huarochirí en la capital Lima, ubicado en la parte sur-centro de la provincia a 2.800 metros sobre el nivel del mar (msnm) y creado el 21 de junio de 1825 durante el gobierno de Simón Bolívar. La historia étnica de este acogedor distrito nos señala que su población era tribal y muy guerrera.

Reserva Paisajística Nor Yauyos-Cochas

La Reserva Paisajística Nor Yauyos-Cochas comprende parte de la provincia de Yauyos (región Lima) y Jauja (región Junín) y con sus 221.268 hectáreas es una de las zonas de mayor belleza escénica del Perú. Tres cordilleras cruzan el territorio: Llongote, Pishcahuajra y el nevado Pariacaca que es el que más destaca en la cadena montañosa más amplia de los Andes centrales o Cordillera Huarochiri.

Estas cordilleras dan lugar a innumerables lagunas de aguas turquesas y cristalinas adornadas de bellas cascadas de color blanco que contrastan con el azul profundo de su cielo, grandes cañones y quebradas, bosques de queñuales, rodales de puyas, y complejos arqueológicos.

Nor Yauyos ha sido cuna de la cultura de los Yauyos, cuyos vestigios se ubican en lugares como Huamanmarca una de las ciudadelas preincas más importantes del Perú que se destaca por sus numerosas andenerías y donde se encuentran ruinas preincas, así como el antiguo pueblo de Huaquis, declarado zona monumental y paisajista del Perú.

También el distrito de Laraos es uno de los más antiguos de la provincia de Yauyos. Su amplia historia emerge desde la época preincaica. Su antecesor pueblo, Sinchimarca era cuna de forjadores pero también valientes y belicosos –como todas las tribus que conformaban los Yauyos–, quienes además pusieron tenaz resistencia antes de ser anexados al Imperio Incaico.

Nevado Pariacaca

Atravesando la Reserva Nor Yauyos-Cochas por el Camino del Inca (Phapaq Ñan) llegamos al pueblo de Tanta, pero siempre teniendo a la vista el Nevado Pariacaca, que tiene dos cimas identificables, la mayor de 5.750 msnm, y que fue y sigue siendo el Apu tutelar de la sierra de Lima, el cual está rodeado de territorio que atesora evidencias de adoración y divinidad de los antiguos pobladores.

Otra ruta importante es la del Camino del Inca que une Jauja y Pachacámac, siempre bajo la atenta mirada del Nevado Pariacaca, así como también el recorrido desde Abra Shacasha que culmina en el distrito de Tanta.

Apu Pariacacca, dios principal de la cosmovisión andina

Cuenta la leyenda que este Apu nació de cinco huevos en el cerro Condorcoto, ubicado en Huarochirí, en Lima. El Apu y sus hermanos salieron de estos cinco huevos convertidos en cinco halcones, los que al tocar tierra se convirtieron en hombres y empezaron a caminar.

Al enterarse de la existencia de un dios fingido llamado Tamtañamca que se hizo adorar por los pobladores, se enojaron y se convirtieron en lluvia arrasando las casas al mar sin dejar que nadie se salvara. Después de cumplir con su castigo, el Apu subió al Nevado Pariacacca que hoy lleva su nombre.

Adoración al dios Pariacaca

En el camino de peregrinación desde el templo de Pachacámac, en Lima, hasta la ciudad de Jauja, en Junín, entre los límites de las regiones de Lima y Junín se encuentra el adoratorio de la montaña sagrada del dios Pariacaca. Este camino de peregrinación, que es de la época del Tahuantinsuyo, es parte importante de los Caminos del Inca.

Según la mitología andina el dios Pariacaca, cuyo nevado tiene su cumbre más alta a los 5.750 msnm, era uno de los más venerados en la antigüedad. Esta adoración de los incas y de las culturas preincas se debía a que en esta gran montaña estaba el dios creador del agua, la lluvia y los vientos y era una fuente de vida, ya que de esta nacen y se forman muchos ríos y lagunas y cascadas que son las principales fuentes de agua y de vida.