La incorporación de las nuevas tecnologías al sistema educativo ha mejorado la forma de enseñar de los docentes al facilitarles recursos interactivos, pero también la de aprender de los alumnos. Los recursos TIC se han integrado en las aulas, sobre todo en estos últimos cursos, con proyectos vinculados a Educación 2.0 y permiten crear nuevas estrategias para el aprendizaje, más activo y participativo para el estudiante.

Uno de los medios que ha impulsado el cambio son las redes sociales. Gracias a las comunidades virtuales, alumnos y profesores pueden compartir e intercambiar contenidos, nuevos conocimientos, actividades o prácticas en un nuevo entorno de aprendizaje cuya característica más notoria es su carácter colaborativo.

Tecnologías y aprendizaje

La Fundación Orange ha publicado recientemente el informe "eEspaña 2011", en el que al analizar la situación actual en el ámbito de la Sociedad de la Información, recoge la opinión del profesorado sobre tecnología y enseñanza. Según el informe, los profesores parecen mantenerse todavía en la tecnología tradicional, ya que si bien el 83% de los docentes piensan que las TIC han mejorado su modo de enseñar, entre los recursos TIC que consideran importantes para el aprendizaje el 94% destaca el software educativo y los vídeos y el 86% el material online, muy por encima de otros recursos TIC más novedosos como los podcasts, destacados por casi el 49% y las redes sociales, por el 41%.

Sin embargo, tal y como afirma Juan José de Haro en 'Redes sociales para la educación', las redes sociales, al contar hoy en día con un gran número de usuarios, representan una oportunidad innovadora para trabajar los contenidos curriculares en el aula. Los alumnos conocen y utilizan las redes fuera de la escuela, por lo que su inclusión en las nuevas metodologías de aprendizaje "el ambiente de trabajo resulta agradable para ellos, con las ventajas que esto supone para el aprendizaje". J.J. Haro destaca su uso como una herramienta de enseñanza porque contribuye a fortalecer las relaciones entre profesor y alumno. "Facilitan la comunicación y mejoran la participación de los escolares, que se sienten a gusto al utilizarlas", afirma.

Uso de las TIC en el área de matemáticas

Entre todas las competencias curriculares, una de las más beneficiadas por las nuevas tecnologías es la competencia matemática. La red ofrece numerosos portales temáticos que complementan la enseñanza de esta asignatura. Su éxito radica en que el aprendizaje de las matemáticas no se fundamenta en la memorización de datos o en la comprensión de conceptos, sino que para comprender significados abstractos requiere el desarrollo previo de destrezas, habilidades y capacidades en las que la observación, el descubrimiento y la práctica son fundamentales, lo que dota a los alumnos un papel muy activo.

A través de los medios y recursos interactivos y multimedia, los alumnos pueden representar conceptos y recrear actividades matemáticas en el entorno tecnológico, lo que estimula la motivación en el aprendizaje de los alumnos. En el caso concreto de las redes sociales, esta motivación se ve reforzada por el carácter colaborativo y la relación de intercambio de conocimientos que se establece tanto entre alumnos, como entre alumnos y profesores y estos últimos entre ellos.

Redes matemáticas para alumnos

Juan José de Haro considera que los alumnos de más edad pueden utilizar las redes abiertas como Tuenti, Facebook o Twitter como herramienta de aprendizaje. Sin embrago, el acceso de los alumnos más pequeños a estas redes requiere un control de la actividad de los estudiantes que no siempre puede garantizarse, por lo que aconseja la creación de redes cerradas, "por el profesor o el centro educativo, de forma que se pueda controlar la actividad de los estudiantes".

Sangakoo y MicroMat, redes sociales para el estudio de las matemáticas

La red social Sangakoo es una red de colaboración en la que el alumno no solo gestiona la información sino que también la genera, creando sus propios problemas de matemáticas que puede compartir con otros usuarios de la red que se encuentren en su mismo nivel de conocimientos agrupados en tres niveles de dificultad. La red cuenta con más de 4.000 usuarios, que pueden acceder de forma gratuita a más de 100 temas matemáticos y a los ejercicios de cada uno de ellos y a los generados por otros usuarios. Además, Sangakoo también puede utilizarse de forma independiente y cerrada por los alumnos de un centro como complemento a su plan de estudios. En este caso, será el docente quien pueda proponer sus propios ejercicios a los alumnos y permitir que ellos interactúen con las actividades y generen sus propios ejercicios.

MicroMat es una red social basada en el microblogging (mensajes cortos en los que se basan algunas redes sociales) cuyo tema gira en torno a las matemáticas como disciplina docente.

Su carácter desenfadado es similar al de Twitter, permitiendo a los docentes compartir recursos, expresar sus ideas, difundir estrategias metodológicas e incluso consultar dudas a los compañeros. En definitiva, mantener un diálogo entre el profesorado de esta asignatura, siempre a través de mensajes de menos de 140 caracteres. El servicio permite registrarse de forma tradicional o bien desde la propia cuenta de Twitter o de Facebook.

Blogs para compartir las matemáticas

Con un carácter más modesto en su elaboración pero enriquecedor por las posibilidades que ofrecen, cada vez es más frecuente encontrar en la red blogs crados por profesores, o grupos de profesores que interactuan a través de ellos. Un buen ejemplo es el grupo de Diigo "Matemáticas compartidas", de acceso abierto y que ofrece a profesores y padres distintas propuestas interactivas.