Para maquillar como los profesionales, primero hay que conocer unos trucos muy sencillos y fáciles de aplicar. Los pasos a seguir normalmente son: limpieza del cutis, hidratación correcta (dependiendo del tipo de piel), aplicación del corrector, aplicación de la base, polvos de fijación, mejillas, ojos y labios.

Limpieza e hidratación del cutis

Es importante tener una piel impecable y para ello se debe hacer una limpieza de cara como mínimo dos veces al día (con productos adecuados para cada tipo de piel). Por la mañana se recomienda una crema que elimine las impurezas, mientras que por la noche se buscará una crema que elimine también los restos de maquillaje. No sirve de nada aprender a maquillarse como un profesional si no se lleva a cabo esta sencilla rutina diaria. Un buen tónico después de la limpieza refrescará la piel, dejándola suave y tersa.

La piel se debe hidratar también dos veces al día (mañana y noche). La crema de noche suele ser un poco más fuerte, mientras que la diurna debe tener algún tipo de protección solar, ya que el sol es uno de los peores enemigos para la piel y además provoca la aparición de arrugas.

Corrector, base de maquillaje y polvos de fijación

El corrector se aplica sobre aquellas zonas que necesiten disimularse, como manchas, espinillas y arrugas. Hay que dejar que se seque antes de seguir con la base de maquillaje.

Ahora es el momento de utilizar de nuevo el corrector, para disimular las ojeras. Un truco muy sencillo es optar por un tono un poco más ligero que el de la base. Si se van a utilizar colores difíciles, como por ejemplo los tonos verdosos, es importantísimo aplicar siempre el corrector antes que la base de maquillaje. Se comenzará por aplicar una cantidad muy pequeña hasta que la zona quede cubierta completamente. Los correctores basados en tonos amarillentos funcionan estupendamente para las ojeras.

Algunas personas optan por bases naturales, porque al carecer de químicos son mejores para la piel. En cualquier caso, siempre se debe trabajar la base de maquillaje desde el centro hacia fuera (desde la nariz hacia los pómulos). Normalmente se necesitará aplicar más base en el centro de la cara que, por ejemplo, cerca de donde crece la raíz del pelo. Algunos profesionales sugieren que se aplique la base con los dedos aunque no es el método más higiénico; una esponja o cepillo darán unos resultados estupendos. Si la base elegida es líquida, habrá que recubrir y mezclar bien para que no aparezcan “líneas” en el rostro. Es importante su aplicación en el cuello para asegurar una uniformidad.

Se aplicarán los polvos de fijación en la "zona t" (frente, nariz y mentón). No hace falta cubrir el resto del rostro.

Mejillas y ojos

Ahora se puede empezar a aplicar el maquillaje en la zona de los pómulos. Se comienza aplicando en forma de círculo y se va mezclando ligeramente, tirando hacia arriba. Como toque final, una pequeña cantidad de color justo encima de la mejilla.

Los ojos se maquillan con tonos neutros o claros, aplicando luego los de tono medio y oscuro. Se puede empezar por un color natural en la zona de los párpados y luego ir añadiendo los colores más oscuros (dos tonos) sobre la zona del pliegue para crear profundidad. Aplicar en forma de “v” empezando por el exterior del pliegue hacia la nariz, y luego sobre la línea de las pestañas hacia fuera otra vez.

Por último se puede añadir un tono más claro debajo de la zona externa de la ceja (para iluminar la mirada) y por último aplicar delineador en el interior o exterior del párpado, según el efecto que se desee y el tipo de ojo. La raya en la parte exterior del párpado hará el ojo más grande, y en el interior crea un efecto contrario, aunque logra profundidad. El rímel se aplica desde la base de las pestañas hacia fuera repetidas veces, para crear ese aspecto voluminoso que es tan popular hoy en día.

Labios bien perfilados

Antes de emplear la barra de labios, es importante perfilarlos. Se utilizará un tono más oscuro o claro que el de la barra y, después de rellenar el color, se aplicará un poco de brillo justo en el centro del labio superior e inferior para dar volumen.

Si necesitamos más ideas y sugerencias, en sitios como curso maquillaje.net encontraremos trucos estupendos, como por ejemplo cómo maquillar ojos verdes para el look del día a día.