En el sureste del Estado de Hidalgo se ubican los municipios de de Tepeapulco y Apan, que conservan una interesante historia y patrimonio cultural dignos de conocerse por el turista nacional e internacional. Apa, Apam o Apan, es como se le ha denominado a esta población, su topónimo es una palabra náhuatl que significa “en o sobre el agua”. Mientras que Tepeapulco significa: "lugar donde baja agua del cerro".

En la época prehispánica la región de Tepeapulco y Apan perteneció a Acolhuacan, por lo que daban tributo al tlatoani de Texcoco. Después de la derrota conocida como la Noche Triste, los conquistadores españoles pasaron por esta región rumbo a Tlaxcala. Hernán Cortés reclamó para sí la encomienda de Otumba- Apan – Tepeapulco en donde habitaban nahuas y otomíes. Sin embargo, sus enemigos le quitaron la encomienda en 1524 y estuvo en poder de Diego de Ocampo. El 13 de mayo de 1531 se creó el corregimiento de Tepeapulco y en 1623 la alcaldía mayor tenía su sede en Apan, para 1787 se transformó en una subdelegación de intendencia de México.

Los llanos de Apan junto con Calpulapan y Tepetlaoxtoc fueron los principales productores de pulque formando un triángulo. La charrería considerado el deporte nacional tuvo su origen en esta región. Durante la lucha insurgente figuró en la región Francisco Osorno. En 1869 dejaron de ser del Estado de México y pasaron a formar parte del Estado de Hidalgo. En el siglo XIX se decidió que el ferrocarril Mexicano que conectaba a la ciudad de México con Veracruz pasaría por Apan, lo que le permitió fortalecer su economía.

Evangelización de la región Tepeapulco - Apan

Durante la etapa novohispana fue parte del radio de acción franciscana que tenía como centro a Texcoco, desde donde los frailes iniciaron la evangelización de Calpulalpan, Tepeapulco, Apan. En Tepeapulco se fundó primero el convento, en 1527; su primer custodio fue fray Andrés de Olmos, destacado nahuatlato, quien escribió obras de teatro para evangelizar a los naturales tomando como base los sermones de san Vicente Ferrer.

Posteriormente de 1558 a 1560, fray Bernardino de Sahagún escribió los primeros memoriales, que se constituirían en la base de sus investigaciones y obras más extensas sobre la cultura náhuatl como la Historia General de la Nueva España.

Iglesia de La Asunción Apan

En 1570 se construyó el convento de la Asunción de Apan atendido por la orden de san Francisco hasta la secularización que se llevó a cabo en 1772. La iglesia y convento son de estilo barroco, construcción de mampostería y cantera. Tiene acceso por un pequeño atrio. Su traza es de cruz latina, su nave es reforzada con contrafuertes. La fachada presenta arco falso, 8 columnas estriadas, cuatro de estilo toscano y cuatro tritóstilas. En el centro hay un relieve de la Asunción de la Virgen. Se observa el escudo franciscano de las cinco llagas y torre campanario de dos cuerpos.

En el interior hay un hermoso retablo dorado con estípites, que nos señalan que es de la variante churrigueresca. Se compone de dos cuerpos con su remate y cinco calles, en sus nichos hay imágenes de santos franciscanos. Existen óleos en la sacristía y en el bautisterio de san Andrés Avelino, san Ildefonso, bautizo de Jesucristo y de san Agustín. Una capilla anexa está dedicada a la Virgen de los Dolores, se inició su construcción en 1851 y se terminó en 1855. El ex convento es actualmente casa cural y oficinas parroquiales.

Atractivos turísticos de Tepeapulco

Tepeapulco cuenta con dos sitios arqueológicos, Huapalcalco y Tecolote I. Su iglesia, con su atrio y ex convento de san Francisco, ahora museo arqueológico; su cruz atrial, con elementos de la pasión de Cristo, estilo tequitqui; la fachada del templo es de estilo plateresco, su caja de agua es una de las más interesantes en el país.

La laguna de Tecocomulco, las haciendas pulqueras, son de sumo interés junto con su gastronomía figura la barbacoa, los chinicuiles, escamoles, etc. Así que para el próximo fin de semana visite Tepeapulco y Apan, seguro le encantará.