Los antojitos son platillos típicos mexicanos que consume de manera cotidiana la población en general y que suelen encontrarse desde puestos callejeros, fondas (restaurantes pequeños de comida casera), restaurantes típicos, hasta en restaurantes de comida internacional.

Antojitos mexicanos, ¿son saludables?

Una de las características de los antojitos es que suelen tener como ingrediente principal, al maíz. Si bien pudieran ser la versión nacional del fast food, se diferencian de aquel en el sentido de que suelen ser más nutritivos porque en sus ingredientes se combinan, por ejemplo, leguminosas con cereales y se forma así una proteína de buena calidad.

Quizá su mala reputación radique en que en ocasiones se fríen en aceite (incluso manteca de cerdo) o por su alto contenido de carbohidratos, aunque hay que aclarar que los actuales problemas de obesidad y diabetes en México, están más relacionados con otros factores (falta de ejercicio, alto consumo de azúcar, harinas refinadas y comida chatarra, entre otros), que con los antojitos, los cuales desde hace siglos han formado parte de la dieta y gastronomía popular del mexicano.

Gastronomía de Hidalgo: antojitos típicos

El estado de Hidalgo se caracteriza por tener una rica y variada gama de comida típica regional, empezando por sus antojitos. Abajo se enlistan algunos de ellos, y cabe mencionar que a excepción de los tradicionales pastes de Pachuca (que son una herencia de la colonización inglesa del lugar y que por ello están hechos de harina de trigo y rellenos de guisados diversos), todos se elaboran con maíz.

  • Tlacoyos
  • Molotes
  • Enchiladas
  • Tulancingueñas
  • Morelianas
  • Esquites
  • Gorditas
  • Pastes
  • Guajolotes

Tlacoyos de Tenango de Doria

Los ricos tlacoyos se preparan con masa de maíz rellena de alberjón cocido, una leguminosa pequeña y redonda, altamente nutritiva. Se cuecen a fuego lento en comal y se acompañan de salsa verde, cilantro y queso fresco y rábano picado.

Molotes de Acaxochitlán

No solo se consumen y preparan ahí, sino también en mercados y tianguis el resto del estado. Los molotes, del náhuatl molitic ("cosa enredada"), se elaboran con masa de maíz y tienen una forma cónica, ligeramente alargada. Suelen rellenarse de papa o frijol y se fríen. Se acompañan de salsa verde o roja.

Enchiladas típicas de Hidalgo

En todo México hay diferentes recetas sobre cómo preparar enchiladas, uno de los antojitos más tradicionales. En Hidalgo, en particular en Tulancingo, se preparan de la siguiente manera:

Ingredientes

  • 6 tortillas de maíz
  • 1 lechuga orejona rebanada en tiras delgadas
  • 1 cebolla
  • 3 chiles verdes (ajíes picantes)
  • 6 a 8 tomates verdes (tomatillo)
  • 1 diente de ajo
  • Queso fresco rallado
  • Aceite
  • Sal
En un comal o sartén amplio de fondo grueso, añadir unas 3 o 4 cucharadas de aceite. Cuando esté caliente, colocar las tortillas (ver fotos abajo) y darles la vuelta antes de que se doren, de forma que se calienten y suavicen con el aceite caliente. Escurrir y colocar en un plato.

Preparar la salsa verde: cocer en un recipiente con agua los tomates y los chiles hasta que suavicen y cambien de color. Sofreír un tercio de cebolla y el ajo cortado a la mitad en el comal donde se sofrieron las tortillas. Licuar junto con los tomates, los chiles y su agua de cocción hasta obtener una mezcla homogénea. Sofreír la salsa en el mismo recipiente donde se cocieron los tomates y añadir sal al gusto. Bajar la flama y dejar sazonar durante varios minutos, hasta que espese ligeramente. Si está un poco ácida, añadir media cucharadita de azúcar y apagar.

Preparación de las enchiladas

Colocar nuevamente las tortillas en el comal, a fuego medio. Añadir una cucharada de salsa verde y esparcirla en toda la superficie. Añadir lechuga, cebolla picada y queso rallado. Girar un poco para que doren ligeramente y servir bien calientes.

Tulancingueñas, morelianas, esquites y gorditas

Las tulancingueñas son una especie de quesadilla de jamón y queso amarillo, típica de Tulancingo. Las morelianas son muy parecidas a las tostadas, con la diferencia de que se les pone col finamente picada. Los esquites, son granos de elote tierno preparados con mantequilla, queso fresco, chile picado, epazote y mayonesa, a diferencia de los preparados en el estado de Morelos, que son caldosos.

Las gorditas son tortillas de maíz de menor diámetro y de mayor espesor, de ahí su nombre, cuyo centro y orillas son presionados con los dedos a manera de "fuerte", con el fin de que no se salga el interior: cebolla, salsa y queso.

Guajolotes de Tulancingo

Tulancingo, Hidalgo, es la segunda ciudad importante después de Pachuca, la capital del estado. En 2008 se realizó ahí el llamado Proyecto Gastronómico y el Primer Premio a la Gastronomía Tulancinguense. De ahí son originarios los tradicionales "guajolotes", que nada tienen que ver con este tipo de aves, sino que se trata un curioso y delicioso antojito elaborado con pan, frijoles, tortillas y salsa verde. La tradicional receta para preparar guajolotes es la siguiente:

Ingredientes (4 personas)

  • 4 teleras (pan salado de textura y sabor parecido al baguette)
  • 1 taza de frijoles refritos
  • 8 tortillas de maíz
  • 1 lechuga orejona
  • 1 cebolla pequeña
  • Queso rallado (puede ser fresco o el tradicional queso de tenate hidalguense)
  • Salsa verde
  • Aceite, el necesario

Preparación de los guajolotes

Cortar las teleras longitudinalmente y cubrir la cara interna con frijoles refritos y unir las dos mitades. En un comal o en un sartén de fondo grueso, añadir unas tres cucharadas soperas de aceite. Cuando esté caliente, colocar la parte externa de la telera y presionar con una pala, de forma que se sofría ligeramente por ambos lados. Apartar.

Cortar la lechuga en tiras y picar la cebolla en cubos pequeños. Preparar las enchiladas (dos) como se indicó antes, doblarlas y colocarlas dentro de la telera, de forma en que las uniones queden en el centro. Poner nuevamente al fuego presionando ligeramente con la pala, por ambos lados. Servir bien caliente en un plato.

Existen otras versiones del guajolote, donde se le añade carne deshebrada de pollo, salchicha o huevo cocido en rebanadas, pero la receta original es esta.

Por fortuna, en el estado de Hidalgo existen muchos restaurantes y cafeterías que ofrecen platillos típicos regionales, por lo que la tradición difícilmente se perderá. Como la Cafetería Hidarte, de Pachuca, que ha rescatado recetas tradicionales de Hidalgo. En Tulancingo, uno de los lugares más tradicionales y que no se deben dejar de visitar, es el restaurante-cafetería La Verbena, ubicado en pleno corazón de la ciudad, en el Jardín La Floresta.

No cabe duda que la gastronomía hidalguense es amplia y exquisita. Solo basta organizarse un fin de semana para realizar una ruta gastronómica a sus pueblos y ciudades y probar desde las típicas tulancingueñas hasta los guajolotes y quedar no solo satisfecho, sino con ganas de regresar y probar platillos nuevos o, por lo menos, de preparar en casa estas recetas típicas hidalguenses.