El control de natalidad es cada vez más variado. Existen diferentes métodos que ofrecen distintas ventajas y contras, que serán más o menos adecuados de acuerdo a las necesidades de cada persona. Para esto es necesario tener en cuenta el estado de salud de cada persona, la frecuencia con la que se tienen relaciones sexuales y la cantidad de personas con las que se las tiene. Vale la pena investigar para saber cuál es el método más indicado de acuerdo a la edad y realidad de cada persona en edad fértil para poder elegir mejor y luego chequear con el ginecólogo.

Las relaciones sexuales deben ser tomadas con responsabilidad ya que el no hacerlo puede traer además de embarazos no deseados, problemas muy serios para la salud.

Métodos anticonceptivos naturales

La interrupción del coito es tal vez uno de los más populares, utilizado generalmente entre jóvenes. Sin embargo la efectividad de este método es solo del 75 por ciento en caso en que realmente se retire el pene de la vagina en el momento de la eyaculación, cosa que muchas veces no sucede.

Para mayor efectividad es aconsejable el uso de espermicidas, que no tienen riesgo para la salud y protegen contra algunas (no muchas) enfermedades. Sin embargo estos son efectivos si se aplican de 5 a 30 minutos antes del coito y tienen duración de hasta una hora únicamente.

El método de Billings es otra opción natural, aprobada por algunas religiones y que consiste en tener relaciones durante los días no fértiles del ciclo menstrual, es decir los días que no se esta ovulando ni por ovular. Este método ayuda al autoconocimiento en las mujeres ya que mediante a la observación del flujo vaginal pueden determinar sus días fértiles. Es más fácil de usar para aquellas que tienen un ciclo menstrual regular que para aquellas con ciclos irregulares. Su efectividad dependerá en gran parte de ello. Hay que tener cuidado ya que algunas infecciones vaginales pueden ocasionar cambios en el flujo y provocar confusiones.

Métodos anticonceptivos de barrera

El condón, es tal vez el método anticonceptivo más popular, no solo por su practicidad sino también porque es barato, de fácil uso y porque protege además contra enfermedades de todo tipo incluso el HIV, también puede ser utilizado con espermicidas para optimizar su efectividad. Debe colocarse con el pene erecto que ha de retirarse de la vagina cuando todavía esta en erección. Su efectividad es de más del 90 por ciento cuando se utiliza de manera correcta.

Otra buena opción es la esponja, cuya efectividad varía del 75 al 90 por ciento. La mayor de las ventajas de esta elección es que 24 horas después de insertada protege contra muchas enfermedades venéreas, su principal contra es que muchas veces causa irritación vaginal, ya que deber ser humedecida antes de ser insertada.

El método más utilizado por gente que ya ha tenido hijos es el DIU. Su mayor ventaja es que no interfiere en el coito y que una vez colocado ya es efectivo. Sin embargo para que siga cumpliendo su misión, es necesaria una visita al ginecólogo cada 3 a 6 meses para que el mismo revise su estado. El momento de su colocación puede ser dolorosa y causar hemorragias e incluso trastornos de la regla.

Métodos anticonceptivos orales

Las pastillas anticonceptivas, más conocidas como la píldora, son otra alternativa muy popular, tienen una efectividad del 97 al 98 por ciento. Además regulan los ciclos menstruales y protegen contra el cáncer de ovarios y de endometrio. Sin embargo deben tomarse todos los días sin excepción y es muy fácil olvidarse. Raras veces tienen efectos secundarios como retención de líquidos, nauseas entre otros. Otro dato a tener en cuenta sobre este método es que no puede utilizarse durante demasiada cantidad de años seguidos.

La sexualidad responsable es fundamental para no poner en riesgo la salud propia ni la de los demás así como para no traer al mundo niños no deseados. Teniendo una sexualidad responsable se podrá tener una sexualidad plena. Para esto es fundamental informarse y consultar con el propio ginecólogo si el método anticonceptivo seleccionado es el más apto para el tipo de vida sexual de cada persona.