En el siglo XIX, varios ideólogos socialistas expresaron sus miedos y esperanzas acerca del futuro de la sociedad a través de una serie de propuestas que no podían ser llevadas a la práctica por no disponer - ni los respectivos Estados ni la población - de medios tecnológicos y monetarios con los que afrontarlas, lo cual llevó a Engels a identificarlos como "socialistas utópicos", meros soñadores que, lejos de centrarse en la realidad, dejaban volar su imaginación para crear, sobre el papel, mundos perfectos.

Y, aunque las corrientes marxistas y leninistas posteriores absorbieron - o disolvieron - estos movimientos en una oleada de materialismo y realismo total, parece que hoy en día se vuelve a este "socialismo soñador" del primer periodo y las "nuevas izquierdas" se desmarcan de los partidos tradicionales con propuestas extremas cuya base económica, jurídica o social real es, cuanto menos, dudosa. El programa electoral de la coalición Anticapitalistas, que concurrirá a las urnas el próximo 20 de noviembre en 13 circunscripciones, entre ellas Madrid y Barcelona, es un buen ejemplo de ello.

Empleo

La gran preocupación de los Anticapitalistas es como solucionar la elevada tasa de paro que se registra en estos momentos en España, y para ello propone una reducción de todas las jornadas laborales destinada a repartir el trabajo existente entre un mayor número de trabajadores. Eso supondría una reducción efectiva de lo que gana cada uno de los trabajadores pero desaparecería el desempleo.

Paralelamente, se propone la creación de puestos de empleo público en áreas como la sanidad, la educación o los servicios sociales, precisamente las mismas en las que se están efectuando recortes en la actualidad, y se plantea la necesidad de evitar que las administraciones públicas subcontraten a empresas privadas para este tipo de trabajos.

En relación a la capacidad adquisitiva de los trabajadores, proponen duplicar el salario mínimo interprofesional de los actuales 640 euros a unos 1200 euros, lo cual acercaría los salarios españoles a la media europea, y apuestan por una serie de medidas destinadas a garantizar la estabilidad económica de la población activa, evitando los recortes a las personas desempleadas y garantizando unos ingresos mínimos a todas las personas que no dispongan de rentas. En esa línea se apuesta por un subsidio para los jóvenes que aún no han encontrado su primer empleo.

Finalmente, pretenden aumentar los beneficios sociales relacionados con el trabajo, con un aumento de todos los permisos, entre los cuales el de maternidad, que debería ser idéntico para ambos progenitores.

Economía, industria, fiscalidad

La reconversión de la economía de la que hablan otros programas electorales también ocupa un lugar destacado en el de Anticapitalistas, con propuestas como la de impulsar "los sectores que sean útiles socialmente, viables materialmente, y ecológicamente sostenibles", lo cual parece implicar el fin de la preeminencia del ladrillo, muy por encima de la demanda.

Además, y ya que Anticapitalistas es un partido completamente antimilitarista, se exige la reconversión de la industria armamentística en una industria civil, y se afirma que la industria nuclear debería desaparecer, reconvirtiendo a sus trabajadores para las industrias energéticas limpias o para programas de destrucción y reciclaje de residuos, cosa que encajaría tanto con su idea de reconversión industrial como con sus inquietudes ecologistas. En la misma línea, se pretende modificar el sector terciario para proteger el territorio.

En cuanto a la fiscalidad, los cambios propuestos se basan en la idea de que son los que más tienen los que más deberían pagar, para lo cual se deben reducir los impuestos indirectos como el IVA y, a cambio, se deben eliminar los límites de cotización para los patrimonios más elevados.

Mundo rural: agricultura ecológica y respeto por los animales

Para el sector primario, se apuesta por "una reforma agraria que expropie a los latifundistas sin indemnización" y que priorice la productividad y la calidad de lo cultivado. Las tierras expropiadas deberían, para ello, quedar como de titularidad pública y deberían ser repartidas para su explotación entre pequeños arrendatarios dedicados a la agricultura ecológica o a las industrias artesanales, apostando por la recuperación de especies autóctonas. Además, se espera poder eliminar los sistemas de ganadería industrial para garantizar una vida digna a los animales.

En lo que respecta a la pesca, se trataría de garantizar la viabilidad y la sostenibilidad de las poblaciones marinas, combinando la pesca de alta mar y el recurso a las piscifactorías.

Vivienda y servicios públicos

Los Anticapitalistas proponen una "renacionalización" de los servicios publicos que se han privatizado en las últimas legislaturas y la colectivización del trabajo para que los propios trabajadores sean los que gestionen sus puestos de trabajo. Se trata de conseguir unos servicios que sean públicos al cien por cien. Para ello, además, se eliminarían las escuelas de élite, los programas destinadas a promover el bilingüismo y el apoyo a asociaciones privadas. La enseñanza sería 100% laica y la sanidad 100% gratuita.

En lo referente a la vivienda, las propuestas se articulan alrededor de la idea de que la vivienda es un derecho fundamental del ciudadano, y se orientan a garantizar el acceso de todos los ciudadanos a ese derecho, con subvenciones, alquileres bajos y, sobretodo, con la dación en pago como solución para el impago de las hipotecas.

Medios de comunicación y cultura

Recordando que los medios de comunicación deben estar al servicio del ciudadano y ser algo más que una simple forma de entretenimiento. Se propone entender los mass media como una via de comunicación social en la que, además de ocio, se pueda encontrar una fuente de conocimiento sobre el mundo y sobre la politica.

También se pretende aprobar una Ley de Información que regule el acceso de los ciudadanos a los archivos gubernamentales, como las que ya existen en otros países.

Libertad sexual

Finalmente, y en lo que atañe a los derechos sexuales, se pide un acceso libre y gratuito al aborto en todos los casos.