Los animales vertebrados conforman un subfilo de gran diversidad que comprende alrededor de 62.000 especies. A lo largo del proceso evolutivo, los vertebrados han colonizado todo tipo de ambientes, adaptándose a los medios terrestre, aéreo y acuático.

La evolución de los animales vertebrados

Los vertebrados hacen su aparición en el mapa evolutivo en los inicios del Paleozoico, en lo que se conoce como “explosión cámbrica”, hace unos 525 millones de años. Al principio carecían de mandíbulas y su esqueleto era cartilaginoso; eran los agnatos. Fue en el siguiente periodo, el Ordovícico, cuando harían acto de presencia los gnatóstomos; los peces con mandíbula que, en el periodo Devónico, ya serían muy abundantes. No en vano nos referimos a este periodo como la “edad de los peces”. Buena parte de los agnatos fueron extinguiéndose al tiempo que aparecían los laberintodontos; una forma transitoria entre peces y anfibios.

Los reptiles aparecen durante el periodo Carbonífero, convirtiéndose en los primeros vertebrados que se independizaron del medio acuático. Los reptiles ya eran muy abundantes en el Pérmico, al final de la Era Paleozoica. Se trataba de los anápsidos y los sinápsidos, siendo estos últimos la rama de la que evolucionarían posteriormente los mamíferos.

Entrados ya en la Era Mesozoica, anápsidos y sinápsidos quedaron relegados por los diápsidos; los verdaderos dominadores del Mesozoico. Los diápsidos comprendían a los lepidosaurios y los arcosarurios. Estos últimos se clasifican entre ornitisquios y saurisquios; de los saurisquios destaca el grupo Theropoda, del cual evolucionarían las aves durante el periodo Jurásico. La gran extinción de los dinosaurios a finales del Cretácico dejaría el terreno libre a la evolución y dominio de los mamíferos, que hasta entonces habían permanecido en un discreto segundo plano.

Clasificación de los animales vertebrados

La clasificación de los vertebrados más comprensible, por decirlo así, incluye a los mamíferos, los anfibios, los reptiles, los peces y las aves. En términos más científicos, empleando para ello la clasificación Linneana, se agrupan de la siguiente manera:

La superclase de los agnatos la conforman los vertebrados sin mandíbula y se divide en dos clases; Cefalaspidomorfos-Petromyzontiformes, con las lampreas como representantes, y la clase Myxini.

La superclase Gnatóstomos, que comprende a los vertebrados con mandíbulas, se divide en cuatro clases, dos ellas ya extinguidas; los acantodios y los placodermos. Las otras dos clases son los condrictios, como el tiburón, y los osteicios; los peces óseos.

La tercera superclase es la de los tetrápodos, en la cual están incluidas cuatro clases; anfibios, reptiles, mamíferos y aves.

Características de los animales vertebrados

Los animales vertebrados se caracterizan por poseer simetría bilateral, un cráneo que protege el cerebro y esqueleto cartilaginoso u óseo.

Los vertebrados poseen un aparato circulatorio cerrado, con sistema sanguíneo y linfático. Su corazón está dividido en 4 cámaras, en el caso de mamíferos y aves, 3 cámaras en anfibios y reptiles y 2 cámaras en el caso de los peces. Estos últimos cuentan con un circuito sistémico y otro branquial.

El sistema respiratorio de los vertebrados es branquial en la mayoría de animales acuáticos, y pulmonar en los terrestres. Los anfibios emplean dos tipos de respiración: pulmonar y a través de la piel.

Los vertebrados están dotados de un sistema nervioso central, que comprende el encéfalo y la médula espinal, y un sistema nervioso periférico con numerosos ganglios y nervios. Sus órganos sensitivos están muy desarrollados y especializados.

El aparato digestivo de los vertebrados es completo y se puede dividir en boca, faringe, esófago, estómago, intestino y ano. El estómago presenta tres regiones diferenciadas, a excepción de los rumiantes, con cuatro cavidades. El sistema excretor está compuesto por el aparato renal y las glándulas sudoríparas.

El sistema reproductivo de los vertebrados es sexual -exceptuando algunos peces- con fecundación interna o externa, tanto en el caso de ovíparos como vivíparos. Los mamíferos son los vertebrados que presentan una mayor complejidad.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.