Hay alrededor de 2700 especies de serpientes, y aproximadamente un 20%, a nivel mundial son peligrosas para el hombre debido a la toxicidad de su veneno. Los venenos de las serpientes son neurotóxicos y proteolíticos, el primero actúa sobre los tejidos del sistema nervioso central, inhibiendo, principalmente, impulsos respiratorios y cardiacos, y el segundo favorece la lisis proteica.

Mordedura de serpiente

Es una herida producida en un tejido por la penetración de los dientes de una serpiente. Las mordeduras que no son venenosas se tratan como cualquier herida punzante, pero las producidas por especies venenosas o no identificadas precisan un tratamiento inmediato. El paciente debe permanecer en un ambiente tranquilo y para retrasar la absorción del veneno, se debe aplicar un torniquete constrictivo o una bolsa de hielo sobre la zona de la herida.

Es aconsejable practicar una incisión cutánea y aplicar vacío sobre la herida para favorecer la hemorragia y la eliminación de la sustancia tóxica. Se dispone de algunos antídotos específicos contra el veneno de ciertas especies de serpientes y las medidas terapéuticas generales consisten en la administración de analgésicos y sedantes, antibióticos y profilaxis antitetánica para evitar las infecciones ocasionadas por agentes patógenos presentes en la boca del reptil.

Fiebre por mordisco de rata

Cualquiera de las infecciones transmitidas al hombre por el mordisco de rata o ratón, se caracterizan por fiebre, cefalea, malestar general, náuseas, vómitos y rash. En Estados Unidos, la enfermedad es provocada por streptobacillus moniliformis, y se caracteriza por la presencia de rash en palmas y plantas, artralgias, cicatrización rápida de la herida y una duración de dos semanas.

En el extremo oriente, la fiebre por el mordisco de rata está originada por spirillum minus, y cursa con rash asimétrico en las extremidades, ausencia de sintomatología articular, fiebre recidivante, inflamación en el lugar de la herida, linfadenopatía regional y duración de cuatro a ocho semanas. La recidiva es frecuente. El tratamiento con penicilina por vía intramuscular es eficaz para las dos formas de la enfermedad. La fiebre por mordisco de rata producida por streptobacillus moniliformis se denomina fiebre de Haverhill.

Picadura de araña

Herida punzante producida por los quelíceros de una araña, artrópodo relacionado con las pulgas y los piojos. De las 30,000 especies de arañas existentes, menos de 100 producen picaduras y sólo algunas son venenosas. La araña viuda negra es un arácnido venenoso extendido por diferentes partes del mundo. Su veneno produce perspiración, espasmos abdominales, náuseas, cefalea y vértigo en muy distintos grados de intensidad.

Los niños pequeños, ancianos y cardiópatas son los que más se afectan, pudiendo precisar hospitalización además de la administración de un antídoto, que es un agente para inmunización pasiva. Las contraindicaciones son: hipersensibilidad conocida a este producto o al suero de caballo. Entre los efectos secundarios más graves se encuentran las reacciones alérgicas.

Fiebre por arañazo de gato

Esta enfermedad es debida al arañazo o mordedura de un gato sano. Se caracteriza por inflamación y formación de pústulas en la zona de la piel lesionada con un aumento del tamaño de los ganglios linfáticos del cuello, la cabeza, la ingle o la axila al cabo de dos semanas. Aunque el paciente suele mostrarse asintómatico, a veces presenta fiebre y malestar general.

Leptospirosis

Enfermedad aguda infecciosa producida por la espiroqueta leptospira interrogans y transmitida por la orina de animales salvajes y domésticos, en especial, ratas y perros. La infección en el hombre se produce por contacto directo con la orina o los tejidos del animal infectado, o por medio del agua y el suelo contaminados. Se observan ictericia, hemorragia cutánea, fiebre, escalofríos y dolor muscular.

En el estadio agudo se puede aislar la espiroqueta en la orina y en la sangre. Durante la convalecencia se encuentran anticuerpos. El tratamiento con penicilina o tetraciclina puede ser eficaz en los primeros días de la infección. Es esencial la sustitución de líquidos y electrólitos si la enfermedad es muy grave. Suele tener un curso suave y autolimitado, pero las infecciones graves pueden dañar los riñones y el hígado. Deben controlarse los signos vitales y la tensión arterial, y se manipularse con cuidado las muestras de orina del paciente para evitar la extensión del germen. La enfermedad grave se denomina enfermedad de Weil.

Histoplasmosis

Es una infección originada por la inhalación de esporas del hongo histoplasma capsulatum. La histoplasmosis primaria se caracteriza por presentar fiebre, malestar, tos y linfadenopatía; suele curar espontáneamente quedando pequeñas calcificaciones en los pulmones y los ganglios linfáticos afectados. La histoplasmosis evolutiva es una forma diseminada, a veces mortal, que se caracteriza por úlceras en la boca y nariz, hepatoesplenomegalia, adenopatías e infiltración extensa y grave de los pulmones.

La infección confiere una inmunidad detectable mediante la prueba cutánea de la histoplasmina, que permite seleccionar a aquellos individuos que pueden trabajar en los terrenos contaminados sin riesgo de enfermar. Es más frecuente en los valles de Ohio y del Missisipi.

Las manifestaciones bucales son: lesiones nodulares, ulcerativas o vegetantes de mucosa bucal, encía, lengua, paladar o labios. Las zonas ulceradas suelen estar cubiertas de una membrana gris inespecífica e indurada.