El anillo vaginal es un método anticonceptivo hormonal, pero la diferencia con los medicamentos orales es que se consigue el mismo efecto con una dosis menor de hormonas liberadas en tu organismo, y por lo tanto menos efectos secundarios.

El anillo, fabricado con un material plástico y flexible, libera la hormona mientras está en la vagina, el cuerpo va absorbiendo la sustancia impidiendo la ovulación y, por tanto, el embarazo.

Colocación

El anillo, parece muy grande, pero es totalmente flexible para una fácil aplicación, incluso más sencillo que un tampón. Además, el tipo de superficie que tiene es lisa y se desliza con facilidad en el interior de la vagina.

Con el dedo índice y el pulgar presionas el dispositivo para que quede casi plano, lo introduces en la vagina en una posición que te resulte cómoda y después lo empujas con el dedo hasta el fondo. Tanto la colocación como la retirada son totalmente indoloras. Una vez colocado, levántate y camina, si no notas nada es que está bien colocado.

No importa la posición que adopte el anillo una vez en el interior de la vagina, lo único importante es que no lo notes y te sientas cómoda, si lo notas, empújalo un poco más hacia el interior.

Retirarlo es aún más sencillo, solo has de introducir el dedo en la vagina hasta que lo toques, sujetas el anillo y estiras. Puedes eliminarlo en la basura normal de casa, pero no lo tires al inodoro.

No tengas miedo de no encontrar el anillo cuando tengas que retirarlo, por dimensiones, enseguida que introduzcas el dedo darás con él.

Es imposible perder el anillo en el organismo.

¿Cómo usarlo?

Tienes que llevar puesto ininterrumpidamente el dispositivo durante tres semanas, y retirarlo tras este periodo de tiempo para descansar una semana. De esta forma, siempre te quitas y te pones el anillo el mismo día de la semana, y procurando que sea la misma hora siempre.

Durante la semana de descanso es cuando menstruarás, más o menos al tercer o cuarto día de la retirada del anticonceptivo.

Tras la semana de descanso, vuelves a repetir la misma operación, es decir, siempre será tres semanas con arito y una para descansar.

Si tienes un aconteciemiento importante en el cual no quieres estar con la menstruación, pero has calculado que corresponde a las fechas donde la regla aparece, puedes obviar la semana de descanso y empalmar un anillo con otro, estarás un mes sin tener regla y disfrutarás del acto sin molestias. Esto solo debes hacerlo en casos específicos.

Otros

Has de tener en cuenta que este es un método anticonceptivo, pero no previene de infecciones de transmisión sexual, por lo que si tu pareja sexual no es estable o tienes dudas, lo recomendable es combinar el anillo con un método de barrera como es el preservativo.

Cualquier duda o consejo es preferible consultarlo con tu ginecólogo.

Conclusión

El anillo mensual vaginal anticonceptivo es un método más de planificación familiar, fiable y seguro.

Lo más importante a la hora de elegir tu método es que te sientas segura y protegida, y que lo uses correctamente.