Existen decenas de especies distintas de Ancistrus que pueden llegar a verse a la venta, pero el más habitual en las tiendas de animales suele ser el Ancistrus triradiatus, tanto en su forma natural como en su variedad albina o de aletas largas. Nos centraremos en él para ir de ahí a la norma general, ya que la mayoría de Ancistrus tienen cuidados y costumbres similares.

Se trata de un pez pacífico, apreciado por su predilección por las algas y su tamaño moderado (10 cm), adecuado al espacio de que normalmente disponemos. Nunca debemos confundirlo con el Hypostomus plecostomus (Pleco) u otros Hypostomus, ya que éstos, aunque de aspecto similar, no son aptos para la mayoría de acuarios ya que suelen alcanzar grandes tallas (40 cm e incluso más).

Agua (pH y dureza)

El Ancistrus triradiatus proviene de Sudamérica, de cuencas como la del Río Orinoco o del Lago de Valencia, entre otras, de ahí que guste de un pH entre neutro y ligeramente ácido (6-7), y un agua blanda (hasta 10 ºdH).

Temperatura

La temperatura ideal para este pez se encuentra entre los 24 y los 28 ºC, ya que proviene de aguas cálidas. Puesto que la capacidad de intercambio gaseoso del agua cálida es menor, debemos asegurar una buena oxigenación de la misma por medio de aireadores o filtros en cascada.

Alimentación y eficacia contra las algas

Se trata de un pez principalmente herbívoro, que eliminará incansablemente cualquier crecimiento de algas en el acuario (siempre que no se trate de algunas de las especies de algas tóxicas y/o amargas que crecen durante estados deteriorados del agua, en estos casos la única forma de erradicarlas será realizando las correcciones oportunas de los parámetros del agua mediante cambios parciales o incluso totales, en casos extremos, y limpieza del acuario).

Además de algas, aceptará de buen grado casi cualquier alimento comercial para peces (ya que en realidad es omnívoro y un pequeño porcentaje de su dieta en la naturaleza es de origen animal, como insectos y crustáceos acuáticos), sin embargo no debemos limitar su alimentación a estos productos desecados, sino complementarla de vez en cuando con algo de alimento fresco como lechuga, espinacas, acelgas, y otras verduras, sobre todo si la cantidad de algas comestibles en el acuario es escasa o nula.

Es de vital importancia proveerle también de algún tronco, raíz o rama natural (las que venden en las tiendas de animales, previamente hervidas y lavadas con agua, son perfectas y seguras) donde pueda mordisquear para extraer celulosa y otras sustancias necesarias para el buen funcionamiento de su sistema digestivo.

Compatibilidad y comportamiento

Es un pez tranquilo y bastante fuerte una vez establecido, lo que lo hace un buen compañero para cualquier especie que comparta sus preferencias en los parámetros del agua y que no sea agresiva o demasiado activa.

Pueden, por tanto, vivir perfectamente con Pterophyllums u otros peces amazónicos (aunque en ocasiones de hambruna pueden llegar a molestar a los Symphysodon para robarles algo de mucosa de la piel, pero esto es muy raro en los Ancistrus y más común de otras especies "ventosa" como el Gyrinocheilus aimonieri, el cual puede llegar a ser muy agresivo), sin embargo serán molestados e incluso lastimados por algunos peces asiáticos de mal temperamento como los Puntius tetrazona, así que nunca debemos juntarlos con estos últimos.

Acuario

Habrá que disponer de un acuario previamente ciclado antes de introducir ningún pez, esto es imprescindible, ya que de ignorarlo y poblar el acuario antes de tiempo las sustancias nocivas podrían acumularse rápidamente hasta hacer enfermar o incluso matar a cualquier pez.

Una vez aclarado esto, es bueno saber que el Ancistrus procede de aguas con movimiento, así que algo de corriente en el acuario siempre será de su agrado, y si dirigimos la misma a la superficie ayudaremos al intercambio gaseoso, lo cual es esencial para estos grandes consumidores de oxígeno. También debemos proveerle de escondrijos que imiten su hábitat natural mediante rocas, troncos y abundante vegetación.

Unos 30 litros por pez adulto es una buena proporción, aunque también hay que tener en cuenta que son algo territoriales, por lo que es bueno disponer de bastante espacio. Un acuario de unos 80-90 litros está bien para una pareja, o un trío de 2 hembras y un macho, pero tendremos problemas si hay más de un macho en el acuario.

Reproducción

Si los cuidamos adecuadamente y disponemos de ambos sexos (lo ideal es solo una pareja), es muy probable que realicen una puesta en el acuario. La diferenciación entre sexos no es complicada, aunque hay que esperar a que lleguen a la madurez sexual para observarla.

Es entonces cuando se distinguen las ramificaciones en la parte superior del morro del macho, como un pequeño grupo de cuernos, evidentes si se compara cualquier ejemplar con una hembra, donde estarán ausentes.

Si tenemos la suerte de que se forme una pareja y deposite sus huevos en el acuario, veremos que el macho es quien cuida de la puesta, aireando continuamente los huevos para mantenerlos oxigenados y limpios.

Los alevines estarán seguros en el acuario siempre que no haya otros compañeros que puedan depredar sobre ellos, sin embargo para asegurar que no sean comidos y para evitar una superpoblación de Ancistrus en el acuario, podemos retirar los huevos antes de que eclosionen sifonándolos (de manera que nunca salgan del agua) e introducirlos en un acuario de cría (limpio, oscuro y bien aireado).

Una vez que salgan del huevo tendrán una reserva de alimento en su saco vitelino que les durará unos 8 días, posteriormente pueden ser alimentados con alimento en polvo o cualquier alimento desecado debidamente triturado.

Respetando sus necesidades tendremos unos bellos y pacíficos inquilinos, que además agradecerán nuestros cuidados manteniendo, a cambio, controladas las algas del acuario.