No sería muy exagerado afirmar que Ubuntu pocas veces deja indiferentes a los usuarios del sistema. Si la versión precedente ya era razonablemente buena (a pesar de que su entorno de escritorio, Unity, no llegó llegó a covencer a todo el mundo por igual), esta última, la 11.10, y pese a mantener el mismo entorno, creemos que supera con buena nota las expectativas depositadas en ella. Además de la probada estabilidad del sistema, su fiabilidad y seguridad, Ubuntu 11.10 (Oneiric Ocelot) corre que se las pela; es más fluído, ofrece una mayor velocidad de respuesta y, visualmente, pese mantener su filosofía minimalista, ha mejorado su aspecto general, en parte, gracias a una mejor y más racional presentación de los iconos contenidos en el botón Dash, organizados de un modo más y mejor estructurado.

Oneiric Ocelot: más compatible y más rápido

Esto aparte, al realizar la obligada comparación con versiones anteriores, Ubuntu 11.10 optimiza aún más su ya conocida integración y compatibilidad con periféricos, aumentando el rango y número de estos. Conectar una cámara, una impresora o cualquier otro dispositivo, asegura un funcionamiento rápìdo y efectivo.

Otro de los aspectos más interesantes es la velocidad de carga y, sobre todo, de ejecución de aplicaciones, de programas o de cualquiera de los procesos que el sistema lleva a cabo. Ubuntu Ocelote carga rápidamente en cualquier ordenador por escasos recursos que este disponga. Mientras que otros sistemas operativos tardan en cargar el sistema, y aún se demoran algún tiempo más en establecer una conexión a Internet, Ubuntu 11.10 emplea mucho menos tiempo en la carga completa de todos sus archivos de sistema y su conexión a Internet es prácticamente instantánea.

Nuevo look y nuevo kernel

El renovado look que presenta Ubuntu se hace más patente en el Centro de software del Sistema. Esta popular herramienta no solo tiene ahora un aspecto más atractivo, sino que la utilización y navegación a través de su pantalla, y esto es lo importante, resulta más práctica, cómoda y fluida, recordando, en cierto modo, las tiendas online de Apple o i-Tunes. El rediseñado interfaz para esta versión permite ver los programas recién instalados, clasificados por categorías y por la evaluación que los usuarios han hecho de ellos. El aspecto general del sistema puede ser visualizado en 2D o en 3D.

El motor del sistema también ha sido renovado. Una de las características más importantes de la nueva 11.10 es que se trata de la primera versión Linux que incorpora el Kernel 3.0. Otro de los cambios más significativos (y también discutidos) ha sido el reemplazo de Evolution por Thunderbird como cliente de correo por defecto. Decimos discutidos, porque Thunderbird no cuenta precisamente con una legión de entusiastas adeptos y -todo hay que decirlo- Evolution ha sido y sigue siendo un producto de calidad más que contrastada.

Otras novedades destacables

Bastantes e interesantes:

  • Sustancial mejora en el consumo de recursos gráficos con respecto a la versión precedente.
  • Nueva pantalla de conexión y login de usuario con todas las opciones de inicio de sesión disponibles (Gnome shell, classic Gnome, Ubuntu 2D, Plasma KDE, etc).
  • Mayor velocidad y mejoras en el rendimiento general del sistema.
  • Unity dotado de nuevos filtros selectivos.
  • Nautilus 3 (explorador de archivos) con nuevo interfaz, más optimizado.
  • Nuevo aspecto y contenidos del botón de inicio o Dash y las preferencias de apariencia del sistema con espectaculares fondos de pantalla.
  • Deja Dup como herramienta de copias de respaldo o backup's.
  • Nueva versión LibreOffice 3.4: más integración y mejor rendimiento.
Finalmente, y aunque no representa una novedad con respecto a la versión 11.04, es conveniente destacar la potenciación del almacenaje en la nube por medio de Ubuntu One: la vinculación entre los servicios en linea y el Sistema se ha visto aumentada, tal y como los nuevos tiempos demandan.