La Policía inglesa ha confirmado que la cantante Amy Winehouse ha sido hallada muerta a las 17 horas (horario español) en su piso en el barrio londinense de Camden Town. La causa de su fallecimiento es todavía desconocida. La última vez que se le vio en público fue el pasado miércoles en el teatro 'The Roundhouse' de Camden Town. Amy bailaba con su ahijada, Dionne Bromfield.

Su voz de contralto podía ser muy melódica y extraordinariamente potente a pesar de que estaba encerrada en un diminuto cuerpo. Saltó a la fama con 20 años recién cumplido y con un disco, ‘Frank’ de jazz y rythm and blues dedicado a Sinatra. La joven cantante londinense además de vocalista era la autora de gran parte de las letras del disco. La crítica de la prensa musical británica alabó su estilo y su revival soul.

Una vida plagada de escándalos

Su estilo de vida y sus adicciones a la droga envolvieron su vida como estrella musical. En 2006 sus letras relataban sus experiencias con el estrellato. También con la atención mediática que despertaba su estilo de vida para los medios sensacionalistas ya que era una fuente inagotable de historias, fotografías (con sus moños sesenteros, maquillaje extremo, tatuajes y delgadez enfermiza).

Quizá por ello no ocultó que canciones como ‘Rehab’ (sobre la negativa de ir a una clínica de rehabilitación para drogadictos) y ‘You know I’m no good’ (Sabes que no soy buena) no ocultaban su desordenada vida personal. Pero por encima de todo con Back to black, Amy y su productor Mark Ronson lograron la aclamación internacional por su disco.

En agosto de 2007 fue ingresada por una sobredosis de heroína, éxtasis, cocaína, ketamina y alcohol. Las historias sobre su tempestuoso matrimonio con Blake Fielder-Civil además ayudaron a crear esa imagen de juguete roto. Una historia de amor-odio, penas de cárcel por tráfico, divorcio (julio de 2009) y ocasionales reconciliaciones. Antes, en la edición de los premios Grammy de 2008 arrasó ganando en cinco categorías de las seis a las que optaba a ser galardonada.

Desde entonces cada vez fue más frecuente que las noticias sobre su vida oscurecieran su vida artística. Y ella misma contribuyó a estropear su imagen suspendiendo conciertos u ofreciéndolos en lamentables estados de ebriedad. Borracheras que extendió a diferentes situaciones: una discusión en un hotel caribeño de Santa Lucía que le quería impedir que tomara el sol en top-less (y se desnudó completamente), quedarse dormida durante el discurso del rey zulú Goodwill Zwelithini en la inauguración de un restaurante o hace un mes cuando suspendió su gira tras ser abucheada en un escenario de Belgrado en el que apenas se mantenía en pie.

Desgraciadamente Amy Winehouse ingresa a sus 27 años en el trágico ‘Club de los 27’ junto a otras grandes leyendas del rock, como Janis Joplin, Jimi Hendrix, Brian Jones (Rolling Stones), Jim Morrison (The Doors), Kurt Cobain (Nirvana) o Sid Vicious (The Sex Pistols), quienes sucumbieron ante el peso de la fama y su angustia existencial.