La especie humana desde sus inicios posee la capacidad de sentir una emoción llamada amor, que permite otros sentimientos como la empatía, la simpatía, la compasión, la solidaridad, la lealtad, entre otros y hace que las personas se mantengan unidas en familia.

Pero cuando el amor traspasa la barrera de lo normal, esta situación ya no puede ser llamada amor, sino que se convierte en obsesión.

Significado de amar

El amor es un sentimiento puro y quien lo sienta será capaz de entender muchas cosas, de permitir otras y de no pedir nada a cambio.

Amar es desear la felicidad de la persona amada, sin importar si aquella persona está cerca o no o si siente lo mismo.

En el amor, ya sea de pareja, filial o de amistad, los celos son normales porque el ser humano es un egoísta innato, pero esos celos son inofensivos, ya que solo manifiestan cierto nivel de temor y en la mayoría de los casos son necesarios.

Las personas que aman de verdad están pendientes de la seguridad de su ser amado, de su tranquilidad emocional, de darles alegría sin recibir nada a cambio y conocen cosas importantes de esa persona.

En caso del amor de pareja, el deseo sexual es uno de los parámetros más importantes de dicho amor, también la comunicación, los celos en nivel normal, el respeto y la comprensión y en casos de rupturas sentimentales la resignación.

Lo dañino de la obsesión

La obsesión es un sentimiento de fijación hacia algo o alguien. Se produce por el estado anímico de la persona y existen varias clases de la misma.

La persona que está obsesionada con otra dice amarla profundamente y es tan egoísta, que pide obligatoriamente ser amada de la misma forma, pero en su estado psicótico puede causar mucho daño.

El obsesivo a menudo es violento, extremadamente celoso, posesivo, con baja autoestima, impredecible, con cambios repentinos de humor, extremadamente observador y atento a cada movimiento de su víctima.

En el caso de las parejas esta obsesión puede conllevar a fuertes peleas con golpes y crímenes pasionales por celos.

También están las personas que se obsesionan con sus hijos, hermanos, amigos, entre otros y también es una tendencia peligrosa, ya que puede desencadenarse en desastre.

Como saber si es una persona obsesiva

Lo mejor es observar a una persona en la que se tiene interés cuando recién se empieza a conocerla, antes de comprometerse más.

Las pautas para conocer a un candidato o candidata potencial a ser una persona que sufre de delirio de obsesión se presentan a continuación.

  1. Llamadas constantes al celular, al trabajo o a la casa para controlar lo que la persona está haciendo
  2. Celos excesivos, extremistas e infundados
  3. Control compulsivo en la vestimenta y accesorios que se usa
  4. Adicción extrema e incontrolable por la limpieza, el orden, la alimentación, el peso, la belleza, entre otros.
  5. Fuerte sentimiento de posesión
  6. Tendencia de querer estar en todo momento acompañando a la persona de su interés
  7. Enojos exagerados y repentinos por situaciones sin importancia. Por ejemplo enojarse con el mesero en un restaurante por no haberle llevado lo que pidió.
  8. Amenazas que pretendan infundir miedo en caso de un engaño o de una ruptura
  9. Comportamiento compulsivo por un familiar cercano
En caso de toparse con personas que tengan uno o varios de estos comportamientos, lo mejor es alejarse a tiempo y en caso de desear ayudar, sería recomendable contactar con un familiar que colabore, ya que la obsesión es una fijación de tipo mental y la única manera de combatirla es con ayuda de un especialista y en muchos casos la cura suele tardar años.