No fue asesinado por Salieri como Milos Forman y Peter Shaffer así lo cuentan en "Amadeus". Sin embargo muchos de los fans de "Eine Kleine Nachtmusik" no pueden quitarse de la cabeza que Wolfgang Amadeus Mozart murió exhausto por las triquiñuelas de un hombre envidioso. ¿Qué hay de cierto en la vida del genio austriaco? Sus obras sí son reales y numerosas pese a que vivió menos que Bach, Beethoven y Handel. He aquí una lista de sus mejores composiciones.

Sinfonía 5. KV22. Mov.1. Allegro

Para muchos, elaborar una lista de las mejores obras de Mozart es simplemente inconcebible. ¿Qué autoridad existe en el mundo para afirmar qué es lo mejor o lo menos inspirado del trabajo de Mozart? Dice Constanze, su mujer, que en medio de sus tantos paseos por la naturaleza el genio, siempre optimista, lloró desconsoladamente. Sentía que se iba a morir y desgraciadamente la música no iba a salvarle. Llorar resulta contagioso si uno se imagina al genio arrugando el rostro y limpiándose la cara mojada con la manga de la camisa. A ningún niño le gusta saber que se va a morir. Este irrelevante homenaje de obras selectas habría poco alterado su alicaído estado de ánimo.

¡Qué alegría para él cuando se le decía que estaba convaleciente! Pronto sería un ser libre de nuevo. Por poco tiempo, a decir verdad, hasta que el cuerpo le obligara a esconder los espejos y escupir sangre cuando le sangraban las encías. La cama era una jaula para el pequeño inventor de sinfonías, óperas, singspiels, conciertos para piano, clarinete, flauta, arpa, sonata. Casi como un pájaro más de simpático Papageno.

Con sentimiento de culpa uno cae en la tentación de intentar medir al genio como si hubiese un muchacho cualquiera. Aquel que nunca fue a la escuela como habría hecho cualquier chico de su edad. Bendito sea él. ¿Un modo de humanizarle? Puede ser. ¿Un modo decadente de banalizarle? También. ¿Un modo de rebajarle e insultarle? También

Sinfonía 5. KV22. Mov.2. Andante

Aunque ¿qué habría sido de él rodeado de sujetos incapaces de entender? Era un infante cuyos piecitos no podían llegar al suelo sentado en ese taburete; pero que hizo temblar la sala cuando aprendió a caminar. Era su presencia de niño superdotado, entre tanta imbecilidad arrodillada, lo que seducía al clero y la nobleza que como caracoles babosos venían a comer del talento de Mozart.. Sí, el Papa también movía sus antenas de caracol y daba de mordiscos a una hoja jugosa llamada Amadeus.

Sinfonía 5. KV22. Mov.2. Molto allegro

La escuela le habría arruinado como suele pasar con todo aquello que puede superar al maestro. Algo tan fácil para Mozart que asesinó a sordos y mediocres directores de orquesta. Y obtuvo una terrible respuesta. No es parte de la ficción de Milos Forman. Le pellizcaron en los mofletes con el famoso: "Pone Ud. pone muchas notas, Sr. Mozart".

¿Qué habrían hecho sus contemporáneos con un compañero de escuela semejante? ¿Lo habrían acosado? Hubiese sido objeto de burlas y atropellos. Insultos en pleno siglo XVIII sobraban para lastimar a un niño. ¿Qué no ha inventado el ser humano para desaparecer a los inventores? Las cadenas suelen resistir el peso de un hombre. Y no es exageración. Solo Galileo puede compararse a Mozart. Y solo Mozart puede compararse a Galileo. Así el pequeño Wolfi compuso esta sinfonía, la Quinta, ¡con 9 años!

No estamos ante simples garabatos de alguien que no ha descubierto el sexo. Es una obra perfecta. Para quienes puedan imaginar otras teorías, no es Leopold, su padre, quien sopló al oído del niño. No hubo más autor que Mozart. ¿En dónde podía estar su mente cuando Amadeus compuso esto? ¿Qué acababa de escuchar? Nunca dejó un diario el pequeño joven.

Sinfonía 35. KV385. "Haffner". Mov.1. Allegro con spirito

Aunque la música como el mejor dentista le arrancó a tiempo la infancia, aquella pieza dolorosa en la dentadura de todo niño sensible, no puede decirse con seguridad que fue realmente feliz. Todos irremediablemente deben pasar por la infancia o la inquisición aun con el sufrimiento que trae vivir 18 años bajo la opresión y la necedad de otros niños con los que debe bajarse de nivel. Como la teoría de la evolución; pero a la inversa. Habría sido una tortura para Mozart tocar para un ejército de simios.

Sinfonía 35. KV385. "Haffner". Mov.3. Menuetto. y Mov.4. Finale

Aunque Praga sí supo ser agradecida con Mozart, y por eso nuestro amigo estuvo a tiempo de componerle una de las más hermosas sinfonías, la 38. Todo lo contrario con Viena que nunca supo darle su lugar y prefirió al italiano Salieri. Por eso Mozart no dedicó a Austria nada. Lo que se dice... "nada".

Sinfonía 36. KV425. "Linz". Mov.1. Adagio - Allegro spiritosso

Sin embargo antes de detenernos, hay que recordar una obra bellísima de Mozart, la 36. La compuso en menos de un día. y se la dedicó a la ciudad de Linz por recibirle como lo que era: un príncipe.

Sinfonía 38. KV504. "Praga". Mov.1. Adagio - Allegro

Pese a vivir casi postrado en la cama, no pensó jamás en el suicidio. Sin embargo eso no lo hacía ser más equilibrado. A Mozart lo que los adultos hacían, le costaba asimilarlo. Ocuparse de lo mundano era un tedio insopportabile para él.

No, ya no era un niño se decía mientras se veía en el espejo. Envejecía aunque la idea no le gustara en absoluto. La gente comenzaba a hablar de otro genio tan o más complicado que él, de padre alcohólico desafortunadamente: Ludwig van Beethoven.

Para bien de su salud mental, a diferencia del padre de Ludwig, Leopold nunca probó una gota de licor ni se abalanzó sobre Wolfgang para zarandearle si fallaba con el piano.

Muerte del genio

Acababa de cumplir 35 años el jueves 27 de enero de 1791. Le quedaban 313 días hasta el fatídico lunes 05 de diciembre. Si el estado de coma puede considerarse más bien un preámbulo de la muerte, entonces solo le quedaban 311.

Suena el reloj. El niño Mozart debe comenzar a vestirse para componer, dar clases, ir a un concierto, y componer. Se acostaba componiendo y se levantaba componiendo. Casi como si se tratara de una erección nocturna y matutina.