Loren Mosher fue un psiquiatra, profesor clínico, experto en esquizofrenia y fundador del proyecto "Soteria". Soteria ofrece alternativas a la hospitalización y tratamiento con drogas de las enfermedades mentales crónicas relacionadas con los estados psicóticos.

Algunos datos biográficos de Loren Mosher (1933 - 2004)

Hoy, sábado 3 de septiembre, se celebra el 78 aniversario del nacimiento de un gran hombre, un profesional de la medicina que no dudó en denunciar el abuso y uso destructivo de los antipsicóticos en personas que podían recuperar su salud mental sin utilizarlos o por lo menos en dosis mínimas, y por lo tanto no estar expuestos a los efectos secundarios y adictivos de la mayoría de estos medicamentos, que incluye por ejemplo: psicosis, depresión, disminución del proceso cognitivo, sin mencionar los problemas físicos que pueden también acarrear.

Su denuncia pública le costó la pérdida de su posición social en el mundo de la psiquiatría en EEUU, siendo ignorado por la mayoría de sus compatriotas, mientras que en Europa crecía la admiración a su proyecto.

A pesar de ello, Loren Mosher siguió adelante con Soteria, siendo hoy día un ejemplo a seguir para ayudar a los "enfermos mentales" a recuperar su salud en muchos países de Europa entre ellos, Suecia, Finlandia, Alemania, Suiza y Hungría.

Mosher se hizo famoso por su carta dirigida a la Asociación de Psiquiatras Americanos en 1998, en la cual renunciaba a ser parte de la asociación y explicaba claramente su desacuerdo en la forma en que los pacientes estaban siendo tratados con una innecesaria cantidad de drogas a la que estaban sometidos como resultado de las influencias de ciertas compañías farmacéuticas.

¿Qué es el proyecto Soteria?

Loren Mosher dedicó toda su vida profesional en búsqueda de soluciones para ayudar a personas diagnosticadas con esquizofrenia o sufriendo de psicosis crónicas, desarrollando formas innovadoras basadas en lo que se podría llamar "tratamiento moral", defendiendo en todo momento los derechos humanos de los pacientes. Siendo el paciente trasladado a residencias, lugares más parecidos a hogares familiares, evitando los internamientos en hospitales psiquiátricos así como la utilización de drogas.

El razonamiento detrás de esta posición viene de la reflexión obtenida tras comprender que la violencia que normalmente se utiliza en los centros hospitalarios, unida a la toxicidad de los medicamentos que se suministran como rutina, impiden la recuperación total y posible de las personas.

En Soteria los que trabajan en estos llamémosles "hogares", son los responsables de ayudar en la recuperación del individuo a través de compartir las tareas propias de la vida ordinaria con los pacientes así como dejar abierta una puerta para que la amistad y confianza crezcan y por lo tanto devolverles la seguridad en sí mismos, la estabilidad emocional y finalmente superar la crisis. Una de las características es escuchar sin juzgar.

Excepciones al uso de antipsicóticos u otras drogas psiquiátricas

Solo es aconsejable el uso moderado de antipsicóticos en extremas situaciones como por ejemplo, violencia incontrolable o situaciones suicidas. Incluso en estos casos es muy importante tener siempre en mente la disminución de la dosis tan pronto como sea posible hasta llegar a cancelar por completo dichas drogas.

De gran relevancia es utilizar este método desde el principio en que aparecen los síntomas, ya que a los pacientes que se les trata con ciertos tipos de drogas les es difícil poder prescindir de ellas, a causa de los efectos secundarios que estas producen puesto que se mezclan con los problemas propios de los estados alterados de conciencia.

El proyecto de investigación de Soteria empezó en San José, California, en 1971. Los estudios obtenidos después de años de seguimiento, han demostrado que las personas que han sido ayudadas de esta forma tienen los mismos o mejores resultados que aquellas en las que se les ha tratado de manera convencional, con drogas y/o internamiento hospitalario y además un gran porcentaje de ellas no necesitaron ni medicación, ni posterior internamiento hospitalario, por lo tanto incluso desde el punto de vista económico, implica un sustancioso ahorro en los gastos de salud pública.

Algunas de las características del proyecto Soteria

Después de muchos años de experiencia con pacientes como director del Centro de Estudios para la Esquizofrenia del Instituto Nacional de Salud Mental de EEUU (Center for Studies of Schizophrenia of the National Institutes of Mental Health) e influenciado por los resultados de las investigaciones en Tavistock Clinic durante 1966-67 en Londres, dirigida por y RD Laing, e influenciado por Anna Freud,Dr Mosher aceptó la conclusión de Laing en la que describe a la esquizofrenia como una reacción a una situación insoportable para el individuo y por lo tanto la solución no se obtiene ignorando los factores que le rodean tanto a nivel personal como social, y no se puede reducir a una simple enfermedad del cerebro, poniendo incluso en duda que sea realmente una enfermedad ya que no existe suficientes datos científicos para basarla, por ejemplo, en la genética del individuo.

En sus trabajos científicos como por ejemplo Alternativas a la hospitalización (Alternatives to hospitalization, 1994) comparte sus experiencias con L. Burti, del movimiento de Franco Basaglia, psiquiatra y neurólogo italiano que ha sido una de las mayores influencias en el avance humano de la psiquiatría en Europa en el siglo XX.

Implicaciones personales y sociales de las "enfermedades mentales"

Las consecuencias sociales y personales para los individuos categorizados enfermos mentales pueden destruir cualquier futuro no solo por el estigma que se les causa en la sociedad sino porque queramos o no admitirlo, se les considera algo así como "ciudadanos de segunda mano", ya que muchos de sus derechos humanos son violados para el resto de sus vidas.

Por lo tanto, Soteria es una propuesta real muy esperanzadora, una realidad que goza de seguidores en todos los ámbitos y debería ser una guía para todos aquellos que tienen alguna relación con los sufrimientos humanos derivados de lo que actualmente se denominan "enfermedades mentales" sean pacientes, familiares, amigos o profesionales de la salud.

Fuentes :