El Día de Muertos es una de las tradiciones vivas más importantes en México, no se sabe a ciencia cierta el origen de ésta tradición pero se cree que tiene que ver con el llamado Festival de los Muertos, el cual era llevado a cabo por los aztecas.

Origen del Día de Muertos

Se dice que el Día de Muertos es una mezcla de costumbres prehispánicas, a fin de ayudarlos a pasar del reino de Mictlán al del dios Tlalocan.

En México se celebra el Día de Muertos el 1 de noviembre, es cuando se dice regresan los niños, los no-natos y los no bautizados. Y el 2 de noviembre, los difuntos mayores.

Día de Muertos, importancia

Esta celebración está considerada por la Unesco como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad. Fue declarado éste día el 7 de noviembre del 2003 en París, Francia. El director general de la Unesco, Koïchiro Matsuura indicó que “es la festividad más importante del patrimonio vivo de México y del mundo, está considerada como una de las expresiones culturales más antiguas y de mayor relevancia entre los grupos étnicos del país”.

Debido a lo anterior la importancia de conservar esta tradición y continuar pasándola de generación en generación, aunque actualmente existen muchas influencias, como por ejemplo el Halloween.

Leer el artículo completo con vídeos

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII