El alopurinol está especialmente indicado para reducir las concentraciones de urato así como para prevenir o eliminar depósitos de ácido úrico. El alopurinol se utiliza en el tratamiento de las manifestaciones que provocan los depósitos de ácido úrico, como por ejemplo la artritis gotosa, la formación de cálculos, los tofos cutáneos o afecciones renales con depósitos de cristales.

Dosis de alopurinol

La dosis deberá ajustarse atendiendo al control de las concentraciones séricas así como a los niveles de orina de ácido úrico. La dosis se administrará después de la comida en una sola toma, aunque si la dosis es superior a 300 mg. y se producen molestias gastrointestinales, será más adecuado dividir la dosis en varias tomas al día.

En general la dosis para los adultos será de 2 a 10 mg. por kg. de peso al día cuando se trate de alteraciones leves. Cuando se trate de una patología de carácter moderado la dosis se podrá aumentar entre los 300 y los 600 mg. diarios, mientras que en las alteraciones graves, la dosis se situará entre los 700 y los 900 mg.

En los niños menores de 15 años la dosis oscilara entre los 10 y los 20 mg. por kg. al día. Cabe señalar que el uso del alopurinol en niños no suele estar indicado, salvo en aquellos procesos malignos como la leucemia u otras alteraciones como el síndrome de Lesch-Nyhan.

Por lo que respecta a personas ancianas deberá administrarse la dosis mínima para lograr la reducción de uratos deseable.

Cuando existan alteraciones renales no debería tratarse con dosis superiores a los 100 mg. diarios, y solo incrementarla cuando la respuesta no sea satisfactoria. La dosis aún deberá ser menor si la alteración renal es grave.

El alopurinol durante el embarazo y la lactancia

Aunque se han realizado experimentos en ratas con dosis elevadas de alopurinol no hay datos concluyentes. Si bien se reportaron efectos indeseables para los fetos, siempre con dosis muy superiores a las habituales, hay que recordar que dichos efectos no siempre son extrapolables a los humanos. Teniendo en cuenta que tampoco existen estudios controlados sobre mujeres embarazadas, lo aconsejable es evitar este medicamento si no es estrictamente necesario.

En cuanto a la lactancia ocurre algo parecido. Se sabe que se excreta en la leche materna, pero desconociendo los efectos sobre el bebé, la recomendación no puede ser otra que la precaución con su uso o, mejor aún, suspender el tratamiento o la lactancia.

Efectos secundarios del alopurinol

Partiendo de la base de que los efectos secundarios son más probables cuando existen alteraciones renales o hepáticas, podemos decir que los efectos adversos más frecuentes consisten en reacciones cutáneas como prurito, maculopápulas o incluso descamación o lesiones purpúricas. En estos casos conviene interrumpir el tratamiento y probar, después, con dosis más reducidas.

Más raramente puede producirse una hipersensibilidad generalizada; reacciones acompañadas de exfoliación, linfadenopatía, fiebre, artralgia o eosinofilia. La vasculitis puede manifestarse en formas como la hepatitis, nefritis intersticial o epilepsia. En los casos excepcionales en que ocurra esto se suspenderá el tratamiento de forma permanente.

Otra posibilidad, también infrecuente, es la linfadenopatía angioinmunoblástica. Todo indica que es reversible al suspender el tratamiento, algo que deberá hacerse de inmediato.

Lo mismo sucede con la hepatitis granulomatosa. Se suspenderá el tratamiento. También parece ser reversible.

En cuanto a las alteraciones gastrointestinales, como náuseas o vómitos, puede evitarse en buena medida tomando el alopurinol tras las comidas.

Se han reportado algunos casos de trombocitopenia, agranulocitosis y anemia aplásica, aunque siempre asociado a pacientes con alteraciones renales.

Otros efectos que se han registrado ocasionalmente incluyen cefaleas, somnolencia, ataxia, depresión, parálisis, impotencia, estomatitis, vértigo, diabetes mellitus, hipertensión, cambios maculares, alteraciones visuales, bradicardia, uremia, hematuria, alopecia o ginecomastia.

Contraindicaciones del alopurinol

En primer lugar está contraindicado para todos aquellos pacientes que presenten hipersensibilidad a este fármaco o a cualquiera de sus componentes. También se estudiarán aquellos casos donde las alteraciones hepáticas o renales sean particularmente graves.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.