La hemoglobina es una sustancia presente en los glóbulos rojos. Cuando el nivel de glucosa en sangre es elevado durante un extenso período de tiempo, la glucosa se liga a la hemoglobina.

El examen de hemoglobina glicosilada permite determinar el promedio del nivel de glucosa en un período de tres meses.

Para el tratamiento de la diabetes se debe tomar conciencia plena de la importancia de practicar ejercicios de manera regular, y de las normas o conductas a seguir respecto de nuestra alimentación.

Alimentos recomendados en pacientes con hemoglobina glicosilada elevada

Al seleccionar los alimentos, deberán prevalecer aquellos con bajo índice glucémico, tales como verduras, hortalizas, frutas, leguminosas y cereales integrales.

Se recomienda consumir:

Verduras

  • Acelga.
  • Apio.
  • Alcachofa.
  • Berros.
  • Berenjena.
  • Brócoli.
  • Calabaza.
  • Calabacín.
  • Pepino.
  • Coliflor.
  • Espinaca.
  • Espárragos.
  • Lechuga.
  • Rábanos.
  • Tomate.

Frutas

  • Mandarina.
  • Melón.
  • Piña.
  • Manzana.
  • Mango.
  • Naranja.
  • Chirimoya.
  • Pera.
Las patatas, pan blanco, miel y productos de panificación industrial tienen un elevado índice glucémico y se recomienda evitar o restringir su consumo.

Los lácteos contienen grasas saturadas y colesterol, se recomienda escoger productos que sean descremados y de bajo contenido en azúcares.

Los productos de origen animal también son una fuente importante de colesterol y grasas saturadas, siendo aconsejable consumir carnes de pescado, pollo o pavo en lugar de carnes de vacuno, cerdo, cordero, vísceras y cecinas.

Los pescados contienen ácidos grasos esenciales que ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares, siendo muy recomendable el consumo de bacalao, jurel y salmón.

Las alubias, lentejas, garbanzos, habas, guisantes, soja y cacachuetes aportan proteínas pero contienen una importante cantidad de hidratos de carbono, por lo que deben ser considerados como sustitutos de cereales en el plan de alimentación de la persona que padece diabetes.

Alimentos que deben evitarse cuando se padece diabetes

Existen alimentos que contienen elevadas cantidades de azúcares y aportan calorías en demasía, por lo tanto se recomienda evitar su consumo.

Estos alimentos son:

  • Tartas elaboradas con azúcar.
  • Caramelos y golosinas.
  • Galletas dulces y galletas con relleno.
  • Mermeladas.
  • Pasteles.
  • Turrones.
  • Miel.
  • Leche condensada.
  • Helados.
  • Fruta confitada.
  • Chocolates.
  • Conservas en almíbar.
  • Jarabes.
  • Licores dulces.
  • Bebidas azucaradas.
  • Cereales con azúcar.
Por otra parte, es recomendable restringir o reducir el consumo de los siguientes alimentos:

  • Mantequilla, nata, margarina y quesos grasos.
  • Carnes de cordero, costillar y chuletas de cerdo.
  • Vísceras: hígados y sesos.
  • Cecinas y embutidos tales como longanizas, salchichas, mortadela y tocino.
  • Mayonesas y salsas.
  • Frituras, grasa de vacuno y manteca de cerdo.
Es importante evitar el consumo de alcohol y abandonar el hábito de fumar en aquellas personas que lo tengan, para reducir el riesgo de contraer alguna patología cardiovascular.

El ejercicio físico es de vital importancia, siendo recomendable caminar diariamente entre 30-60 minutos.

Hipoglicemiantes

Bajo prescripción y supervisión médica, se utilizan hipoglicemiantes orales en el tratamiento de la diabetes tipo II. Estos medicamentos pueden estimular la secreción de insulina del paciente o bien mejorar la utilización de la misma en el organismo.

Existen diferentes tipos de hipoglicemiantes en el mercado:

  1. Clorpropamida: es de acción prolongada, su efecto dura hasta 72 horas.
  2. Glibenclamida y Glipizida: actúan durante 24 horas.
  3. Tolbutamida y Glicazida: efecto durante menos de 24 horas.
  4. Buformina y Metformina: utilizadas en pacientes con sobrepeso.
  5. Tiazolidinedionas: mejoran la sensibilidad a la insulina.
  6. Metiglinidas: se usan antes de las comidas debido a su acción corta y actúan aumentando la secreción de insulina.
  7. Acarbosa: retarda la absorción de los hidratos de carbono a nivel intestinal.
Existen frutas que se consideran hipoglicemiantes naturales como las fresas, el melocotón y la toronja, esto se debe al alto contenido de fibra, la cual reduce la absorción de glucosa y regula su concentración en la sangre.

Se recomienda consumir las piezas de fruta entera con su piel, ya que de esta forma posee una mayor cantidad de fibra y una menor concentración de azúcares simples.