Prácticamente ninguna adaptación al cómic de una película tiene tanta fama como Alien. La historia ilustrada, basada en el filme de Ridley Scott. Pero es que muy pocas cuentan como autores tan míticos en el mundo del cómic como el guionista Archie Goodwin y el dibujante Walter Simonson. Ellos hacen que esa fama sea más que merecida, con un trabajo fiel al filme pero al mismo tiempo con personalidad propia, una novela gráfica fascinante y trepidante, espectacular en todo momento y, ahora, luciendo como merece gracias a la remasterización de los originales.

‘Alien’, Heavy Metal y Dark Horse

Diábolo Ediciones publica Alien. La historia ilustrada al precio de 15,95 euros. Heavy Metal editó originalmente Alien. The Illustrated Story en la primavera de 1979, antes incluso del estreno de la película, en mayo del mismo año, en una época en la que no había tanto interés en los spoilers o en reventar las sorpresas de los filmes más esperados. El volumen publicado ahora por Diábolo con el material remasterizado de esta obra aparece prácticamente de forma simultánea a la edición original en inglés que edita Titan Books.

Los cómics sobre la franquicia cinematográfica de Alien siempre han llevado el sello de Dark Horse. Esta novela gráfica, publicada antes del nacimiento de dicha editorial en 1986, es no sólo la excepción sino el único cómic sobre esta franquicia que existió hasta que en 1988 se publicó la adaptación de Aliens. El regreso, ya por parte de Dark Horse. Heavy Metal, la versión norteamericana de Metal Hurlant, se hizo con los derechos del filme y publicó a finales de los años 70 varios libros relacionados con Alien, incluyendo este cómic.

Versión remasterizada de ‘Alien. La historia ilustrada’

Han transcurrido nada menos que 33 años desde que esta versión en viñetas de Alien se publicó por primera vez. El mundo del cómic ha cambiado por completo, los acabados de un cómic son completamente diferentes a cómo eran entonces. Una remasterización es siempre una operación delicada porque tiene una deuda con los lectores originales. Sin embargo, la de Alien es magnífica. Se nota una mejora en el color, en las texturas y en los acabados pero no deja de ser una novela gráfica de finales de los años 70. El encanto sigue ahí. Y la maestría también.

En el libro no hay explicaciones de cómo ha sido el proceso, más allá del agradecimiento a Walter Simonson por su ayuda y a los profesionales encargados de la restauración, pero es fácil localizar por Internet páginas de la obra en su formato original para comparar cómo se han recuperado estas 61 páginas de historia. El libro cambia su portada original, que retrataba parte del Nostromo bajo un gigantesco rótulo con el título de Alien, por la reproducción de parte de la primera viñeta en la que se puede ver a la criatura en todo su esplendor.

El dibujo de Walter Simonson

Los diseños de H. R. Giger para la película, la criatura y su entorno, están muy presentes en la adaptación al cómic. No obstante, Simonson va mucho más allá de la simple traslación del celuloide al papel. El dibujante ya tenía experiencia en la adaptación del cómic de una obra de ciencia ficción, Star Wars, pues fue uno de los ilustradores de la serie regular que Marvel publicó tras el estreno de su primer filme en 1977, pero si una obra define a Simonson en su etapa en Thor.

La novela gráfica de Alien es visualmente intensa. Cualquiera que la haya leído tiempo atrás, con independencia del tiempo transcurrido, tendrá grabadas en su cerebro imágenes como la primera visión del Nostromo, la de la nave alienígena en ese planeta remoto y desconocido, el Jinete Espacial (ahora de moda otra vez gracias a Prometheus, dirigida igualmente por Ridley Scott), la sangrienta salida del alien del pecho de Kane, el primer plano de las mandíbulas de la criatura o su ataque a Dallas entre las sombras. Sublimes viñetas todas ellas.

El guión de Archie Goodwin

Si Simonson es un veterano de las adaptaciones de ciencia ficción, mucho más lo es Archie Goodwin, uno de los nombres más relacionados precisamente con los cómics de Star Wars que editó Marvel. Él fue el encargado de escribir numerosas historias bajo los pseudónimos de R. S. Helm y Russ Helm. También se ocupó de adaptar al cómic películas como Encuentros en la tercera fase (Steven Spielberg, 1977) y, recogiendo otra vez un filme dirigido por Ridley Scott, Blade Runner (1982).

Su guión para Alien. La historia ilustrada, basado en el que rodó Ridley Scott de Dan O’Bannon basándose en el argumento del propio O’Bannon y Ronald Shussett, es hábil. Cuando otros necesitan largas miniseries de cuatro o seis números para condensar una película, Goodwin se basta con 61 páginas, sin eliminar nada, para recoger la esencia de todas y cada una de las escenas que Scott monta en su filme y escribir una historia compleja y fascinante, redonda en muchos aspectos.

El mejor cómic para entrar en el mundo de ‘Alien’

Es difícil que un aficionado de la saga llegue a Alien a través del cómic, que no haya visto ninguna de las cuatro películas de la franquicia, las dos que reunieron a esta criatura con Predator o la reciente Prometheus, especie de precuela del Alien original. Pero si es el cómic la puerta de entrada a este fascinante universo de cine, no hay mejor forma de entrar que a través de Alien. La historia ilustrada. La película es un clásico, pero su adaptación al noveno arte también lo es. Los seguidores de Goodwin y Simonson, y los nostálgicos del cómic de aquellos años, también tienen una cita obligada con este volumen.