Emplear bien el idioma que se habla es importante, sobre todo para las personas que, como los periodistas o conferencistas, lo usan como herramienta de trabajo. En este sentido, el castellano es uno de los idiomas más difíciles que hay por su multiplicidad de verbos y sus diferentes preposiciones, entre otros factores.

Incluso entre la gente cuyo idioma materno es éste, suele haber confusiones en el uso de algunas conjunciones y palabras.

Por qué, porque, porqué, por que

Este caso produce frecuentes errores a la hora de escribir, sobre todo la última combinación.

  • Por qué. Según explica la Real Academia Española, es la combinación de la preposición por y el pronombre o adjetivo interrogativo o exclamativo qué. Se emplea en interrogaciones y exclamaciones directas e indirectas: “¿Por qué lloras?”, “yo no sé por qué me voy sin ti”, “¡Por qué caminos más bonitos me llevas!”. Es importante tener en cuenta que lo que lo diferencia en algunos casos de “porqué” es que no puede ser sustituido por términos como causa o motivo
  • Porque. Es una palabra átona. Su uso más común es de conjunción causal, y se emplea como introducción a la respuesta de por qué: “¿Por qué lloras? Porque estoy triste”; también sirve en oraciones subordinadas en las que se puede sustituir por puesto que o ya que: “Estoy llorando porque estoy triste por su partida”, “la ocupación no es total porque aún quedan plazas”. Otro uso de porque es como conjunción final seguida de un verbo en subjuntivo con sentido equivalente a para que: “Haremos todo lo posible porque se reestablezca”.
  • Porqué. Según la RAE es un “sustantivo masculino que significa causa o motivo, se usa precedido de determinante y su plural es porqués”: “No entiendo el porqué de tu conducta”, “averiguaremos los porqués del desahucio”.
  • Por que. Combinación de la preposición por con el pronombre relativo que. Se identifica porque puede anteponérsele un artículo (el, la, los, las) al relativo que y éste puede ser sustituido por otros relativos como el cual, la cual, los cuales, las cuales: "Ésa es la razón por que me dejaste".

Adónde, a dónde, adonde, a donde

Estos enunciados suelen generar confusión a la hora de saber cuándo se pone tilde, y si se escribe por separado o unido.

  • Adónde, a dónde. Adverbio interrogativo o exclamativo tónico que se refiere a una dirección o lugar. Introduce interrogaciones y exclamaciones directas, e interrogaciones y exclamaciones subordinadas indirectas: “¿Adónde vamos?”, “¡adónde llegaremos con tanta crisis!”,” tú sabes adónde quiero llegar”. Es interesante saber que en estos casos la RAE acepta igualmente la escritura de este adverbio por separado: “¿A dónde vamos?”, “tú sabes a dónde quiero llegar”. Pero también es necesario añadir que en las oraciones en las que no hay movimiento se debe usar el adverbio dónde; por lo que es incorrecto decir “¿Adónde estás?”, “Fulano me preguntó que adónde había estado”.
  • Adonde, a donde. Unión de la preposición a y el adverbio donde, es un relativo de lugar que expresa la dirección de un movimiento con el antecedente explícito o sin él: “Nos fuimos adonde estaba el perro”. Aunque hasta hace no mucho se especificaba el uso de uno y otro término –adonde en los casos en los que el antecedente, sustantivo o adverbio, estaba explícito; y a donde en los casos en los que no estaba señalado- la RAE ahora acepta el uso indistinto de las dos formas. Es incorrecto usar a donde y adonde en los casos que señalan situación, lo correcto es usar en donde: “Me voy a la playa, adonde me vi con mi antiguo amor”. En cambio, si es correcto emplearlos cuado significan junto a, o a casa de: “Voy a donde mi tía”, “el perro volvió adonde su dueño”.

Con que, conque, con qué

Un caso similar al anterior a la hora de escribir.

  • Conque. Según el Manual del buen uso del español, de Eugenio Cascón Martín, es una partícula consecutiva equivalente a así que, por tanto: “Esto es lo que hay, conque te puedes ir acostumbrando”. O como lo explica la RAE, enuncia una consecuencia natural de lo que acaba de decirse. También se emplea como interrogación o exclamación: “¡Conque esas tenemos!”
  • Con que. Es la preposición con seguida del relativo que, al igual que por que, puede llevar un artículo intercalado: “Ponte el vestido con que te declaraste”.
  • Con qué. Es una preposición seguida de un interrogativo o un exclamativo, similar al caso de por qué: “¿Con qué te cortaste el brazo?”.
Con el conocimiento correcto del uso de estos enunciados pueden evitarse errores que muchas veces se ven incluso en medios de comunicación, de ahí su importancia.