Quien más, quien menos, todo el mundo ha ganado algo de peso durante el invierno, ya sea por las comilonas navideñas o por las tardes con la espalda encajada entre los cojines del sofá devorando "chucherías" mientras en la tele pasan el telefilme de las cuatro y la lluvia cae incesantemente -¡otro día más!- al otro lado del cristal.

Pero ahora todo eso pasó. Vuelve a brillar el sol, los días son más largos y es hora de averiguar como adelgazar..

Una buena dieta para adelgazar: la dieta hipocalórica.

Conviene huir de las dietas-milagro que prometen adelgazar rápido. Su único efecto es una pérdida rápida de peso (en su mayor parte líquidos) que luego vuelve a recuperarse: el temido efecto yo-yo.

Una persona necesita entre 2.000 y 2.500 kilocalorías diarias. Si se ingieren más de esas kilocalorías y no se hace nada para quemarlas, el cuerpo las almacenará en forma de grasas que, en caso de alta demanda en algún momento, volverá a transformar en energía.

Por ello, para quemar grasas es necesario seguir una dieta tal que aporte menos calorías de las que el organismo necesita. De este modo, el propio cuerpo comenzará a quemar sus reservas de grasas para mantenerse en marcha.

Por eso, por lo general bastan con unos pocos reajustes para conseguir reducir la ingesta de calorías, sin dejar de lado ningún grupo de alimentos, ya que todos son necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

El mejor truco para adelgazar: comer cinco veces al día

Desayuno, tentempié a media mañana, almuerzo, merienda y cena, como cuando éramos pequeños. Todos los médicos y dietistas coinciden en destacar la importancia de ir comiendo en pequeñas cantidades a lo largo del día. Además, así cuando lleguen las comidas principales (almuerzo y cena) no tendremos tanta hambre y podremos controlar mejor lo que comemos.

Es importante recordar que los hidratos de carbono será mejor consumirlos a primera hora de la mañana, ya que son energía de liberación lenta que se va quemando a lo largo del día. Los hidratos de carbono que comamos para la cena se convertirán directamente en grasa en las horas de sueño, al no poder ser quemados, por lo que haremos bien en evitarlos a partir del mediodía.

Las comidas intermedias (tentempié de media mañana y merienda) deberán estar basadas en las frutas y los lácteos. En general, se puede comer tanta fruta como se desee a lo largo del día, ya que es una manera excelente de eliminar la sensación de hambre.

Ya en las comidas principales, conviene hacer una dieta equilibrada que incorpore verdura, pescados, carne (evitar la carne de cerdo) e hidratos de cabrono, éstos en muy pequeña cantidad y a ser posible sin mezclarlos nunca con carnes. Si nuestro plato favorito son los macarrones con salsa boloñesa pero queremos perder peso, tendremos que aprender a disfrutar en su lugar de unos macarrones con verduras a la plancha.

Las carnes (pollo, a ser posible) y pescados deberán estar siempre cocinados a la plancha o al vapor, al igual que las verduras.

Si lo que quieres es adelgazar rápidamente, deja de comer bollitos

Lo sabemos, la jornada en la oficina es larga y la máquina de snacks nos llama poderosamente. ¡No caigas en la tentación! Llévate fruta a la oficina (manzanas, naranjas, mandarinas) y come una pieza cuando tengas hambre. Ten siempre en tu mesa una botellita de agua y bebe sorbitos cortos. Dado que es necesario beber entre 1'5 y 2 litros de agua al día, eso te ayudará a controlar el "hambre por aburrimiento" y la retención de líquidos.

¿Sabías que el ejercicio físico es tan placentero como el chocolate? Ejercicios para adelgazar.

Pues sí, durante el ejercicio físico nuestro cerebro produce endorfinas, las hormonas del placer, en grandes cantidades. Además, tiene un efecto relajante y favorece el descanso nocturno.

Si has tenido un día duro en la oficina, recorrer el último trecho de camino hasta el portal a pie es la mejor manera de librarte de las preocupaciones y llegar con la cabeza despejada. Si además el paseo lo hacemos a paso rápido estaremos haciendo un excelente ejercicio que nos ayudará a perder algunos gramos de grasa.

Claro que, si de placer y ejercicio físico se trata, existen otras maneras de conseguir la pérdida de peso deseado, igual de efectivas y mucho más divertidas. Según diferentes cálculos científicos, durante veinte minutos de sexo se pierden aproximadamente 150 calorías, las mismas que tras pasar un rato paseando vigorosamente o subiendo y bajando escaleras.

¡Cuidado con los cócteles! Las copas te harán retener líquidos

Los cócteles pueden ser deliciosos; y sus efectos euforizantes, la sal y la pimienta de una noche en compañía de nuestras amistades. Pero tienen un peligroso efecto secundario: la retención de líquidos. Un problema hacia el que las mujeres están más predispuestas, pero del que los hombres tampoco escapan.

Por eso, después de una noche de excesos es aconsejable hacer al día siguiente una dieta rica en alimentos diuréticos, como los espárragos, junto con una abundante ingesta de agua, que hará que el cuerpo elimine el líquido que ha retenido durante la noche.

El índice de masa corporal y la ayuda de tu médico para conseguir adelgazar rápidamente.

Cuando la desviación del peso ideal es severa, lo más indicado es visitar al médico de familia, quien determinará nuestro índice de masa corporal, nos proporcionará nuestra propia dieta hipocalórica y hará un seguimiento del peso, llegando a enviarnos a un dietista si es necesario.

Para cuando la desviación del peso ideal es más leve, basta con recuperar viejos hábitos de buena alimentación para que el cuerpo vuelva a su estado natural, recordando siempre que cuanto más cerca estemos del momento de acostarnos, más escasas deben ser las comidas.

En otras palabras, y como reza la sabiduría popular: "hay que desayunar como un rey, comer como un campesino y cenar como un pordiosero".