La palabra tsunami debe su origen al japonés, siendo su significado “ola gigante que llega al puerto”. En realidad el tsunami es una serie de olas producidas a mucha distancia y empujadas con violencia por una fuerza de desplazamiento vertical y que al llegar a las costas pueden causar una gran devastación e introducirse en tierra muchos metros e incluso kilómetros.

Cómo se produce un tsunami

La causa más probable para que se genere un tsunami la constituyen los movimientos sísmicos que se producen en el lecho marino. Los maremotos, no obstante, para provocar un tsunami deben tener una magnitud mínima de 6,5 en la escala abierta de Richter, siendo realmente destructivos a partir de 7,5 y variando también su capacidad de devastación dependiendo de la profundidad donde se produzca el seísmo. Los tsunamis apenas son perceptibles en alta mar, pero al llegar a la costa disminuye su velocidad y aumenta su altura. Llegan de dos formas; bien como una masa espumosa sin excesiva altura, pero con una fuerza incontenible que lo arrasa todo a su paso. La otra forma es como una ola gigantesca de 20 metros de promedio que, en algunos casos, ha superado los 40 metros.

Aunque los maremotos, ciertamente, son la causa principal de los tsunamis, con un 96% del total, existen otros fenómenos capaces de desencadenar un tsunami, entre ellos las erupciones volcánicas, desplazamientos de lava o desprendimientos de glaciares. La caída de un meteorito también puede provocar un gran tsunami, algo que afortunadamente no hemos llegado a constatar aún.

Dónde se produce un tsunami

La mayoría de los tsunamis se registran en el Océano Pacífico, ya que allí, además de los muy comunes maremotos, debido al tipo de fallas que se encuentran entre Nazca y Sudamérica, también son habituales los fenómenos de subducción entre las placas, con el consiguiente desplazamiento de grandes masas de agua.

De todos modos, aunque en menor medida, se han registrado tsunamis en el océano Atlántico, en el Índico y en el mar Mediterráneo.

Daños ocasionados por un tsunami y prevención

Los daños más evidentes ocasionados por un tsunami, como es obvio, es la inundación de extensos territorios costeros. Otro tipo de daño menos visible pero igualmente a tener en cuenta es la destrucción del lecho marino, una situación que puede prolongarse durante años.

A mediados de los sesenta la preocupación por los tsunamis llevó a la creación de centros de prevención y estudio de los tsunamis, como el Centro de Detección de Tsunamis del Pacífico (PTWC), el Centro de Información Internacional de Tsunamis (ITIC) o el Sistema de Alerta de Tsunami Internacional (ITSU).

La comunidad internacional redactó en su momento un decálogo de recomendaciones para prevenir a los habitantes de las zonas con mayor peligro, aunque cabe señalar que su eficacia no ha sido mucha.

El tsunami más grande del mundo: vídeos y fotos

Sin duda, hablar del tsunami más grande del mundo es básicamente un ejercicio sin pretensiones de acercarse a la verdad. Los 4.500 millones de años de La Tierra habrán dado lugar a tsunamis tan espectaculares como devastadores. Hay que ceñirse, entonces, al brevísimo lapso de tiempo en que el hombre ha sido testigo de este desastre natural.

Entre los tsunamis más recientes está el conocido como Sumatra-Andamán de 2004 que afectó las costas de Sri Lanka en 2004, y cuya magnitud se ha cifrado en 9,3, provocando cerca de 230.000 víctimas. Las costas de Tailandia también sufrieron los devastadores efectos de un tsunami, al igual que Somalia y la India. Es el desastre natural más grande de la historia humana del que se tiene noticia.

En 1946 otro maremoto de magnitud 7,8 generó un tsunami que afectó las islas de Hawai, con olas de 35 metros.

Sumatra, con la erupción del Krakatoa, vivió en 1883 uno de los peores tsunamis de los que se tiene noticia, con olas superiores a los 40 metros. Otra erupción, en este caso del volcán Santorini, en Grecia, se supone que fue el causante de otro tsunami devastador que termino con la civilización minoica en el 1490 a.C. El terremoto de Lisboa generó igualmente un tsunami de grandes dimensiones.

Podéis seguir mis artículos en Twitter.