Todos los días nos topamos con personas de diferentes culturas, religiones, diferentes niveles sociales y profesionales. Algunos muy, muy, pero muy felices, sonrientes, simpáticos, atentos, serviciales, tanto así, que empalagan con su exagerada dulzura.

¿Quién es alergico al amor?

Científicamente es igual de perjudicial estar sobrealimentado que desnutrido. De la misma forma podemos comparar nuestra nutrición emocional.

Existe un tipo de persona que está siempre muy ocupada, constantemente busca compañía, sexo, divertirse, entretenerse con alguien, pero no se envuelve sentimentalmente. No quiere sufrir. Se protege de ser traicionada, engañada y utilizada. Besa muchos sapos o ranas perdiendo su tiempo en busca de su pareja ideal. Esa pareja que tiene todo lo que considera debe de poseer la mujer o el hombre que merezca su corazón, mejor dicho, sus logros. La persona que compartirá su título profesional, su posición económica, que sea su trofeo de exhibición, su orgullo, pero no la que lea o conozca su alma.

El alérgico al amor tiene muy bien definida la persona con quien le gusta estar. Precisamente, busca siempre a aquellos llenos de amor y con la necesidad de dar amor. De algún modo necesita irse inmunizando contra lo que lo mantiene solitario, soltero, solo en muchas noches, días, meses y años.

Aunque encuentra totalmente ridículo el ser romántico, atento y detallista. Sabe lo que tiene que decir para enamorar a quien le gusta. Eso lo juega para impresionar y atraer a sus piernas a su presa. Luego se olvida de seguir nutriendo a su pareja. Esta última, por falta de alimentación afectiva, consume toda su reserva de amor hasta que se enferma con la frustración y el desencanto. Dos sentimientos muy fuertes que debilitan el corazón de una persona que ama.

El alérgico al amor solo acepta caricias cuando extraña el afecto de una madre y necesita protección. Se conforma con unas cuantas, no muchas, porque se siente abacorado, asfixiado. No está acostumbrado a recibir cariño. Es un efecto parecido a como tomarse una aspirina para calmar el dolor por cuatro horas. ¿Quién les acarició cuando fueron niños? Están acostumbrados a ser uno entre muchos, nadie es especial. Son personas que solo necesitan la presencia de otra a su lado. No los toques, solo acompáñalos. Escúchalos y no hables de ti porque no tienen espacio para almacenar, aprender, procesar información o experiencias de otros.

Las personas que son alérgicas al amor son egoístas. En su mundo puedes entrar por invitación y cuando lo crean necesario. Están en la espera de buscar los defectos de los demás, las debilidades, para criticar y juzgar. Si les das la mano en algo, los ayudas, ellos esperan que se lo cobres de alguna forma. Se sienten en deuda pero no quieren pagar o devolver el favor. Es por eso que pocas veces piden ayuda. Al toparse con una persona altamente espiritual o amorosa, muchas veces abusan de su nobleza. Dan por sentado de que él o ella es así y no tienen que pagarle con nada, de eso se encarga Dios.

¿Qué pasa cuando se exponen al amor?

Huyen, escapan, se ausentan de quien los ama. En su mente, en su interior, no se creen merecedores de amor, de afecto, de cariño y caricias. Se preguntan: ¿Por qué me ama? ¿Qué he hecho para merecer su amor? ¿Qué quiere sacar de mí? Su piel se eriza de solo pensarlo. Es como un ataque de pánico que les invade y rápidamente vuelven a su cueva o lugar seguro, donde confían solo en ellos mismos.

¿Cómo vacunarlos con amor?

Los médicos recomiendan que el paciente que es alérgico a una cosa, se exponga gradualmente a aquello que le da la reacción alérgica. Tomará tiempo, pero poco a poco el exponerse al amor lo inmuniza y puede llegar a amar. Muchos acuden a refugiarse en religiones. El amor de Dios los cobija sin contacto físico y es incondicional. Alabar a Dios, rezarle, no les es problema. Dios no exige, y muy importante, perdona. Ayuda sin esperar. A él nada le debes.

Siempre habrá una o dos personas especiales de quien aprender. Usualmente son del sexo opuesto y han sido amigos incondicionales que lo aman a pesar de no ser correspondidos. Los alérgicos al amor siempre tienen gente que los ama aunque ellos no lo saben. No reconocen el amor. De ellos consumen las siguientes vitaminas:

  • A = amistad, apoyo
  • B = bendiciones
  • C = cariños, caricias, compromiso
  • D = detalles, dedicación
  • E = emociones gratificantes
  • F = fortaleza, fidelidad
  • G = gratitud
  • H = humildad, honor
  • I = intimidad
  • J = justicia
  • R = respeto propio y por los demás
  • S = sacrificio, sabiduría
Si reconoces que eres alérgico al amor, comienza tu tratamiento lo más pronto posible. Si no lo eres, felicidades. El que tiene, siempre da para compartir con los demás.