El pasado 2 de noviembre, el Estado sureño de California en la Unión Americana vivió un ejercicio democrático histórico que hasta el momento no ha tenido la suficiente difusión, al menos en México. Se trató de la primera convocatoria para que la población expresara su opinión sobre el uso “recreativo” del cannabis.

Leyes para el control de la mariguana en EEUU

La Proposición 19 como ha sido llamada esta iniciativa, buscaba liberar el consumo de mariguana con algunas restricciones parecidas a las que pesan sobre el alcohol. Los usuarios legales no podrán ser menores de 21 años y se plateaban sanciones a quien maneje bajo los efectos de la yerba o la consuma en público.

Otro de los fines de la propuesta fue gravar y controlar la producción de cannabis, autorizando comercios específicos para su venta. La medida resultaría en cuidar la salud de los usuarios, ofreciendo un producto de mejor calidad respecto al que se consigue en el mercado negro, además los traficantes perderían su poder económico que se traduce en corrupción y violencia para transformarse en ingresos fiscales que beneficien a la población.

Desde un principio, la propuesta 19 se sabía perdida aunque se esperaba una contienda cerrada entre la población que la apoyaba y la que expresaba su rechazo. La proposición estuvo respaldada por sectores importantes de la población californiana.

Activismo progresista en favor de la mariguana en California

Entre los grupos que destacaron en el impulso de la iniciativa están la Liga de Votantes Latinos, el Consejo de Iglesias de California, la Asociación Nacional de Oficiales Latinos y la Asociación Nacional de Policías Negros. Personajes como el cantante Sting, la actriz Susan Sarandon, un ex jefe de la policía de San José llamado Joe McNamara y el multimillonario George Soros también promovieron el sí a la “19”.

Una carta abierta a los votantes de California, firmada por la organización Law Enforcement Against Prohibition (Aplicación de la Ley contra la Prohibición) declara que los jueces, oficiales de policía, fiscales, oficiales de correccionales y otros que trabajan en la aplicación de las leyes han visto el fracaso abismal que ha tenido la criminalización del consumo de cannabis, fenómeno que solo ha beneficiado a los grandes cárteles de la droga y sus aliados.

Peor el remedio de la droga que el mal que produce

Los argumentos que sustentan la campaña para despenalizar el consumo de mariguana se basan en cifras sociales y económicas, un aproximado de 60.000 personas al año son arrestadas en California por traer un poco de yerba, lo que de alguna manera desvía la atención de la seguridad pública a delitos más graves.

Afirman que el Gobierno estatal destina mayor presupuesto al proceso penal de consumidores de cannabis que a la educación superior. Y en el caso de que se aprobara la propuesta se generarían aproximadamente 1.400 millones de dólares de impuestos sin contar lo que se ahorraría en dejar de perseguir este delito.

Ignorancia y miedo a la mariguana, alimento de reaccionarios

Esta campaña tuvo su contrapeso con declaraciones muchas veces repetidas sobre los míticos efectos de la mariguana y el peligro que representa para la juventud. Grupos conservadores continúan utilizando las justificaciones de la prohibición que emanaron en los años 40.

Consecuencias negativas en los centros de trabajo y vialidades por estar bajo los efectos de la mariguana, el aumento en la disponibilidad para que hagan uso de ella los menores de edad y que esta sea un aliciente para probar con drogas más fuertes; afirmaciones sin sustento científico que continúan causando gran efecto en una sociedad desinformada.

Al respecto, se manifestaron totalmente en contra algunos influyentes políticos como el gobernador californiano saliente Arnold Schwartzenegger y la senadora demócrata Dianne Feinstein. La Cámara de Comercio, la Iglesia Católica y algunos jefes policiacos también rechazaron la medida.

Aliados que no participan, contra la Proposición 19

Los cerrados resultados de la jornada se dieron a conocer un día después y fueron adversos para los promotores de la Proposición 19, los argumentos mil veces masticados de la ultraderecha estadounidense tuvieron mayor influencia en los votantes, aunque es importante mencionar que el abstencionismo por parte un amplio sector de la juventud que ya no confía en sus instituciones fue pieza clave en el referendo.

A pesar de los dos millones de dólares invertidos en promover la aprobación de la “19” jóvenes menores a los 25 años no participaron en el ejercicio de consulta ciudadana y eran ellos los que destacaban en las encuestas como los principales simpatizantes de la propuesta.

Planes a corto plazo sobre la despenalización del cannabis en California

Aquellos que apoyan la despenalización del cannabis en California no consideraron una derrota este primer acercamiento que tuvo la ciudadanía con el tema, por el contrario, aseguran que es una oportunidad de reforzar el debate en el Estado e incluso extenderlo a Washington, Oregón y Colorado para que se aprueben propuestas similares en el 2012.

Probablemente, en un futuro cercano esta propuesta tenga eco en países latinoamericanos como México, donde algunos partidos políticos han propuesto despenalizar la mariguana terapéutica y el consumo.