Ocinum basilicum, más conocida como albahaca, es una planta muy apreciada por sus propiedades aromáticas y gastronómicas. La fitoterapia, no obstante, muestra sus indudables características medicinales, menos conocidas, pero igualmente interesantes.

Descripción de la albahaca

Conocida también como alfábega, basílico o hierba real, la albahaca es una planta anual de la familia de las labiadas que cuenta con numerosas variedades y que puede alcanzar hasta el medio metro de altura. Originaria de la India, la albahaca posee hojas ovadas o lanceoladas, anchas, jugosas y aromáticas, con un haz más oscuro que el envés, desprendiendo un agradable aroma que recuerda al limón. Las flores están agrupadas en espigas y son blancas o rosadas. La época de floración coincide con el verano.

La albahaca: recetas y gastronomía

La albahaca constituye uno de los condimentos más utilizados en cualquier cocina. La albahaca es uno de los ingredientes fundamentales para hacer el famoso pesto italiano tan común en las pastas, que se prepara con aceite de oliva, ajo, piñones y, por supuesto, hojas troceadas de albahaca. También la sopa pistou, de la cocina de la Provenza francesa, cuenta entre sus ingredientes estrella con la albahaca.

Se recomienda utilizar la albahaca fresca, ya que cocida pierde su aroma y cualidades. Ideal en combinación con el tomate, con las ensaladas en general y con todo tipo de pastas. Sazonando tortillas y revueltos, así como diversos tipos de pescado y marisco, la albahaca aporta un punto de calidad. Otras combinaciones interesantes son las berenjenas, pimientos morrones o calabacines. La albahaca se puede congelar. Muy recomentable su uso para aromatizar aceites y vinagres.

Usos y propiedades medicinales de la albahaca

El aspecto más destacado de la albahaca está en su esencia, rica en metilcavicol, estragol, linalol, cineol y eugeno. En su composición también destaca la presencia de saponina. Todo ello confiere a la albahaca sus propiedades aperitivas, digestivas, espasmolíticas, diuréticas, carminativas y ligeramente sedantes. Es rica en vitamina C, y utilizada de modo externo es analgésica, vulneraria –para calmar las irritaciones cutáneas– y antiséptica.

La albahaca está especialmente indicada para los problemas de desnutrición, espasmos del aparato digestivo y digestiones lentas o pesadas. Igualmente útil resulta para las jaquecas y la tos. En su uso externo es efectiva en las heridas, eczemas y dolores musculares.

Otros trastornos y afecciones para los que la albahaca puede utilizarse son el insomnio, la depresión, el agotamiento, los estados febriles, la faringitis, la laringitis, los parásitos intestinales y las dispepsias nerviosas. También activa el sistema inmunológico y favorece el aumento de los anticuerpos.

La albahaca es carminativa, por lo que ayuda a disminuir la presencia de flatulencias y cólicos. También ayuda a aumentar la secreción de la leche materna y su cualidad desinflamante resulta efectiva para aftas, acné o pezones irritados. Es cicatrizante y antiséptica.

Sus usos son muy diversos: desde cataplasmas, pomadas, tinturas o bálsamos, hasta lociones, compresas, jarabes, jabones o cremas. En la decocción –100 gr. de hoja seca por litro de agua– sirve para hacer gargarismos para llagas, inflamaciones o mal aliento.

Cultivo de la albahaca

La albahaca puede cultivarse con facilidad en cualquier jardín, huerto o maceta. Requiere humedad aunque no tolera el exceso de agua –encharcamientos–. Se requieren suelos con buen drenaje y, preferiblemente, en lugares soleados. Lo ideal es regarlas tres veces por semanas, si están al sol, o una vez por semana si su ubicación es más umbría. Se recomienda no mojar las hojas. Se trata de una planta muy sensible a las heladas. Al igual que el hombre, los caracoles también aprecian mucho la albahaca, por lo que conviene estar vigilante y tomar las oportunas precauciones. Si el objetivo no es recolectar las semillas conviene cortar las flores para mantener en grado óptimo el sabor y aroma de las hojas.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.