Muchos afirman no poder comer ají picante porque causa ardor estomacal. Otros renuncian al picante porque temen consecuencias como las hemorroides. En realidad, ya en 1857 la Academia Médica Francesa oficializaba el uso del ají picante contra todo tipo de hemorroides. El hecho es que esta planta no tiene contraindicaciones precisas, siempre que sea consumida con moderación. No es aconsejable para los niños y deben consumirlo con moderación aquellos que sufren de acidez de estómago, úlcera o hepatitis, dado que sus propiedades pueden causar irritación de la mucosa intestinal. Sin embargo, utilizado en las justas dosis terapéuticas, el Capsicum puede resultar beneficioso para algunas enfermedades.

Propiedades del pimiento en enfermedades cardiovasculares

El ají picante se aconseja como prevención del infarto y enfermedades cardiocirculatorias. Se ha demostrado que el consumo medido y constante del ají desciende el nivel de colesterol en la sangre y ayuda al corazón, actuando como vasodilatador con grandes beneficios para los capilares y las arterias coronarias.

Las semillas de Capsicum contienen ácidos poliinsaturados que disminuyen el riesgo de trombosis. La capsaicina actúa en el metabolismo de las sustancias grasas, impidiendo la acumulación adiposa.

Lo más importante no es consumir el pimiento en grandes cantidades, sino ser constante en la ingesta.

Efecto del ají picante en la arterosclerosis

El ají picante tiene propiedades vasodilatadoras debido a la capsaicina que se comporta como un antiagregante, mejorando la circulación periférica de la sangre. La vitamina PP da elasticidad a los capilares y la vitamina E aumenta la oxigenación de la sangre. Al ser el pimiento un fuerte saborizante ayuda a utilizar menos sal, fundamental para quienes sufren de hipertensión, una de las principales causas del envejecimiento de las arterias.

El chile en la prevención del cáncer

El estudio de las propiedades anticancerígenas del chile comenzó con la dieta Moerman, experimentada en Holanda en 1930. La dieta se basa en que los alimentos con yodo, ácido cítrico, vitaminas del grupo B, hierro y vitaminas A, E y C otorgan una justa oxigenación equilibrando el metabolismo para prevenir tumores.

Ayuda a una buena digestión

El ají picante favorece la secreción de jugos gástricos, por lo tanto, a la digestión. La capsaicina actúa sobre las prostaglandinas buenas y protege el estómago a través de la formación de mucus. También está demostrado que favorece la movilidad intestinal y combate el Helicobacter pylori.

El ají picante contra la depresión

En China, el pimiento es utilizado contra la depresión, sobre todo cuando se asocia a la inapetencia. En la India, la medicina ayurvédica sostiene que el ají estimula el espíritu y la sangre. En realidad la acción antidepresiva se debe al principio activo sobre los substratos metabólicos.

El Capsicum beneficia a las hemorroides

El consumo de pimientos puede ser beneficioso en la cura de las hemorroides disminuyendo la inflamación y el dolor. La capsaicina mejora el tránsito intestinal impidiendo el estreñimiento que es uno de los enemigos de las hemorroides. Además tiene un efecto antiinflamatorio y antitrombótico debido a la vitamina K2 que es antihemorrágica y a la capacidad característica del ají picante de “cerrar” las heridas, siendo atraídas las piastrinas, la fibrina y todos los materiales de reparación. De este modo se obtiene un aumento de sangre en la zona, lo que ayuda a la cicatrización.

Función afrodisíaca del ají

Estudios de la hormona VIP (vasoactive intestinal polypeptide) confirman la teoría del efecto afrodisíaco del ají picante. Esta hormona está implicada en el cierre de la comunicación arteriovenosa que origina la erección en el hombre y el orgasmo en la mujer. Cuando el organismo aumenta la producción de VIP, se dilatan los vasos periféricos y la circulación de la sangre aumenta junto a los latidos cardíacos y a la respiración. Las comidas picantes, al entrar en contacto con la mucosa intestinal liberan hormonas VIP.

El pimiento o ají picante también es utilizado en cosmética por su acción antibacteriana, necesaria para mantener una piel sana y eliminar impurezas. Derivados del Capsicum se emplean en la preparación de cremas, colutorios, lociones para el cabello y cremas para masajes.