Es importante no olvidar el exterior de la casa a la hora de lucir los adornos navideños. Hay un montón de opciones a considerar para la decoración de Navidad en el jardín y otras áreas externas como puertas, muros, patios y ventanas. Se puede usar un tipo de adorno navideño sencillo basado sólo en luces o crear toda una temática de ilusión y fantasía con decoraciones animadas y grandes figuras hinchables.

Las decoraciones para exteriores están disponibles en diferentes tamaños y estilos; algunas llevan luces y otras no. Una decoración exagerada se considera de mal gusto, así que es importante aferrarse a la temática escogida. Lo que cuenta es que la selección de adornos navideños conlleve ese espíritu tan tradicional de la temporada festiva. El reto está en la buena selección de adornos y que estos sean adecuados para el exterior, así como conseguir una combinación efectiva con los alrededores y el vecindario.

Consejos

  • Leer siempre las instrucciones sobre todos los adornos que llevan luces y van conectados a la corriente.
  • Las luces que se colocan por fuera de la casa han de ser para exteriores. No se debe comprar luces de interior con la idea de que “fuera de la casa pueden quedar bien”.
  • No dejar los adornos navideños que van fuera para última hora. El estrés no ayudará a hacerlo correctamente y además se pone en juego una buena estética.
  • No es buena idea competir con los adornos de exterior con familiares o vecinos. Esto puede llevar a sobrecargas en la electricidad y un gasto de dinero innecesario.
  • Evitar el uso de adornos exagerados, demasiado grandes o que necesitan mucha potencia eléctrica.

Ideas

  • Si en el jardín ya hay abetos o pinos, ¿por qué no convertirlos en árboles de Navidad? Con unos pocos adornos navideños y luces de colores o blancas, quedarán realmente llamativos. Es importante no utilizar ningún tipo de decoración que pueda dañar las ramas como por ejemplo el alambre; o bombillas que se puedan calentar demasiado y en consecuencia quemarlas.
  • Recibir a los invitados con un camino de luces. Cualquier sendero que conduzca hasta la casa puede ser adornado con bonitas luces con forma de caramelos, pingüinos, estrellas, muñecos de nieve o luces pequeñas blancas y sencillas.
  • Las figuras como Papá Noel y los renos pueden pasar desapercibidas durante el día, pero una vez iluminadas llenarán el exterior de la casa con la alegría navideña. Se pueden conseguir en diversos colores y tamaños. Otras figuras con luces son la estrella de David, muñecos de nieve, calcetines gigantes y paquetes de regalos.
  • La corona navideña es muy importante y se suele colocar en la puerta de la casa. Las de pasto artificial no se estropean y vienen preparadas para el mal tiempo, pero una natural queda muy bien y será más que suficiente. Si este año la economía no ha dado para la corona, unas ramitas de acebo o muérdago pueden quedar de maravilla. Rematar el adorno navideño con unos arándanos y el típico lazo rojo.
  • Las ventanas son ideales para los adornos navideños. Se pueden poner pegatinas en forma de copos de nieve, forros tipo persianas con estampados típicos o en forma de papel de regalo, bolas de navidad y piñas. Las velas se verán desde fuera por la noche si no se corren las cortinas y dan un ambiente muy cálido y navideño.
  • Uno de los mejores accesorios para los adornos (y barato) es un control remoto para poder apagar y encender todas las luces del exterior. Se puede conseguir en la misma tienda donde se compran las luces.
Aunque es muy divertido comprar adornos navideños grandes para el patio, entrada o jardín, hay que acordarse de que luego habrá que almacenarlos durante 11 meses hasta la siguiente Navidad. ¡Buena suerte!