La familia es el pilar fundamental en la sociedad, a fin de evitar una crisis financiera en el hogar durante las fiestas navideñas, la colaboración de todos sus miembros se hace inevitable.

El presidente regional del Instituto Mexicano de Ejecutivos en Finanzas (IMEF), Gerardo Muñoz Campos, expresó que: “se deben de evitar gastos superfluos durante la temporada decembrina y en cambio, es imprescindible ahorrar parte del aguinaldo pues la situación económica del país para el próximo año, podría recrudecerse".

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO, CON VÍDEOS!!!!

Navidad en familia, el mejor regalo

Hay actividades que pueden ser desarrolladas por los niños y adolescentes, y otras necesariamente por los padres de familia. Es muy importante que se incluya a todos los miembros en las labores navideñas, a fin de que ayuden con los trabajos y con los sentimientos que pueden fluir en ésta época.

Adornos navideños: reciclar, reusar o estrenar

En los meses anteriores a la Navidad, las personas tienden a planificar lo que realizaran en diciembre, se empieza por una revisión en los armarios para identificar si los adornos de la temporada pasada se encuentran en buenas condiciones, se pueden renovar, reciclar o si definitivamente no es posible utilizarlos una vez más.

Decoración navideña barata

No se debe de gastar mucho dinero para que el hogar luzca radiante en Navidad, una idea navideña sencilla y económica puede ser realizar alguna de las siguientes propuestas.

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO, CON VÍDEOS!!!!

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII