Fue en su casa de Pedreña (Cantabria) a los 54 años de edad y rodeado de sus tres hijos, familiares y amigos, cuando le ha llegado el final al hombre que introdujo el golf en España. Dos años y medio antes, en octubre de 2008, se le detectó un tumor cerebral que le obligó a ser intervenido hasta en cuatro ocasiones y a permanecer dos meses ingresado en el Hospital La Paz, en Madrid. Tras dicha convalecencia se refugió en su casa, y aunque reapareció en público en contadas ocasiones, fue un día antes de fallecer cuando sufrió un empeoramiento severo de su condición neuronal.

Severiano Ballesteros fue sobrino de golfista, Ramón Sota, y su padre, jardinero en el campo de golf de Pedreña, siempre tuvo presente este deporte desde su niñez. Con 7 años ya utilizaba un hierro tres en la playa cercana a su casa en Santander, siendo en el Abierto Británico de 1976 cuando se dio a conocer, con 19 años, al utilizar un swing que parecía girar 360 grados, acompañado de creatividad y pasión por el golf.

Con 21 años se dio a conocer internacionalmente

Tres años después, en 1979, ganó su primer Abierto Británico en Royal Lytham. Después llegaría su primera chaqueta verde en el Augusta National. En la década de los ochenta, vendrían más victorias en los Open de España y Escandinavia, el Campeonato de la PGA de Australia, el Dunlop japonés, el Mundial “Match Play” disputado en Inglaterra, diferentes trofeos (Lacome, Wetchester, Classic, Sun Alliance PGA, Sun City Challenge) o el Open de Irlanda, entre otros. En los años noventa y principios del 2000 fue descendiendo poco a poco, ya que jugaba esporádicamente debido a sus problemas y dolores crónicos de espalda. Finalmente en el año 2007 anuncia su retirada definitiva.

La Fundación Seve Ballesteros

Un año después se le diagnostica un tumor cerebral y durante el tiempo que estuvo con el tratamiento fue cuando decidió constituir la Fundación Seve Ballesteros, una institución privada sin ánimo de lucro dedicada al fomento y apoyo de la investigación de tumores cerebrales, y acercar al deporte del golf a jóvenes sin recursos económicos. Tarea que simultaneaba con el diseño de campos de golf y organizador de torneos, destacando el Seve Trophy, una competición similar al Ryder Cup al enfrentar a las Islas británicas con Europa continental.

87 títulos en toda su carrera

En total Ballesteros llegó a acumular 87 títulos. Destacan cinco Campeonatos del Mundo Match Play, dos primeros puestos en el Master Augusta, y tres en el Open Británico. Cincuenta de ellos en el circuito europeo, siendo el responsable de que Europa brillara en la Copa Ryder. Aparte fue reconocido recibiendo el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes y la Medalla de Oro por parte del Parlamento de Cantabria.